IV Congreso de la CiberSociedad 2009. Crisis analógica, futuro digital

Ponente/s


Resumen

Contenido de la comunicación

1. ORÍGENES DE LA CREACIÓN DE REDES

El trabajar con grupos de estudiantes de preparatoria y secundaria en modalidad no escolarizada por un periodo de doce años, me motivó a buscar la mejor manera para emplear un aprendizaje estratégico, para que el estudiante rompiera con esa barrera de tan sólo interpretar  información, cuestión que se traduciría en un índice de fracaso escolar. Por ello estoy trabajando dentro de este esquema: pensar, decir, y hacer en Red

Todo comenzó, cuando decidí, ser un Facilitador de Redes. Hubo quiénes se atrevieron a preguntarme: ¿por qué  andaría por ahí instalando cables en los ordenadores?; ¿por qué  habría de cambiar mi profesión? A lo que definitivamente les comenté con mucha paciencia,  (cualidad que considero  deberíamos cultivar todos, siendo profesionales de la docencia). Vivimos definitivamente dentro de otro contexto socio –histórico, un mundo digitalizado, cada vez más dinámico, donde la pizarra electrónica y  las plataformas  de educación a distancia, están siendo un modelo cada vez más aceptable ante esta inmediatez, que siendo analítica, podría citar muchos defectos, pero eso en realidad hoy no viene a discusión, ante este cambio infinito de  posibilidades  que vislumbramos.

Negroponte, nos advierte de lo que será el “mundo digital” y lo que significará constituir un “ser digital” y tener una “vida digital”. Resalta lo preparados y pendientes que debemos estar, puesto que esta sociedad futura no se encuentra a distancias de nosotros sino mas cerca de lo que pensamos; y los que  tienen una ideología pasada, quedarán desenfocados del sistema (Negroponte, 1999).

Es evidente que desde la óptica de la dialéctica local-global, que define al llamado fenómeno de la globalización, las crisis globales de sentido y las amenazas que se ciernen sobre la identidad convierten a los nacionalismos excluyentes, en tanto reacción antropológica natural, no en una mera reacción, sino en uno de los ingredientes constitutivos esenciales de este nuevo "des-orden" social (Vidal, 1997/1998). A ello debemos responder digitalmente.

2. ¿QUE ES LO QUE REALMENTE FORMAREMOS?

Es el momento en que los paradigmas educativos en la teoría y  la práctica  pedagógicas se pongan a la altura de dichas transformaciones  que  se están desarrollando actualmente. Entonces,  ¿no deberíamos cambiar  la estructura de la dinámica  educativa  predominante, si  el   contexto   actual  así  lo  requiere? ¿Están los educadores del sistema educativo actual dentro del contexto de adaptación  de la enseñanza a los cambios históricos que están teniendo lugar? ¿Están preparados para el uso de la tecnología? ¿Que queremos formar?  ¿Sujetos predecibles, sujetos amoldados?

Tenemos una gran responsabilidad antes los dispositivos pedagógicos como conjunto de reglas disciplinarias reguladoras de la creación, emplazamiento y oposición de las subjetividades resultantes (en relaciones diferenciales consigo mismo, con los demás, y con la verdad). Frente a ello, ¿es posible construir sujetos verdaderamente dialógicos, abiertos, hipertextualmente constituidos?

Es aquí donde  la dialogía representa el factor principal de resistencia a lo pensado, dicho, hecho. Donde planteo la sustitución del modelo estructural-funcionalista por el nuevo Paradigma (hermenéutico) de la relación y del pensamiento del límite: la interpretación emplazante-desemplazante frente al objetivismo metafísico.

Estamos ante  una grave  crisis  global de sentido,  y el  aparato lingüístico que manejamos NO nos está ayudando. Es momento de adecuarnos. Y un  verdadero  Facilitador del Aprendizaje sería lo óptimo dentro de  este contexto; es decir, con la creación de  un ambiente adecuado de aprendizaje B-Learning, nuestro objetivo es realizar un  trabajo Interactivo, Constructivista,  que despierte el interés,  que motive a los implicados  a expresar sus propias ideas, contribuyendo: a que los compañeros sean   partícipes   de  sus   propias    conquistas   en  el  ámbito  del   saber, formando   sujetos verdaderamente dialógicos.

 Para conseguir esto creo que, al diseñar un trabajo en red,  aquí es importante resaltar que una red, no es una mera madeja de cables. La red a la que me refiero es una serie de nodos interconectados entre sí, alumnos, maestros, investigadores, todos aquellos implicados en la creación emplazante-desemplazante del sí mismo. Manuel Castells define el concepto de red como "conjunto de nodos interconectados. Un nodo es el punto en el que una curva se intersecta a sí misma. Lo que un nodo es concretamente, depende del tipo de redes a que nos refiramos" (Castells, 1997: 506).  El sistema de Red, al que me refiero es aplicable a cualquier área educativa o ámbito social.  Pero no debe cerrarse solo a este campo o nivel, éste deberá ser solo el punto de partida de este trabajo,  porque si lo limito, o cierro, entonces caería en una contradicción de la funcionalidad que representa. La RED, se debe tener presente, como en todas las actividades escolares, a disposición del interés real  de los alumnos.

En la práctica he corroborado, que al implementar el trabajo en Red, los alumnos obtienen un desarrollo de la responsabilidad, la capacidad de aprender por sí mismos, además de una capacidad de análisis, síntesis y auto evaluación. Aprenden a  identificar y a resolver problemas, utilizan la toma de decisiones mediante el pensamiento crítico, trabajan por ende en equipo, tienen una buena comunicación y van en aumento el desarrollo de habilidades sociales, y de su autoestima. Referente a este último punto, me preguntaba un psicólogo, que ¿como  estimaría un cambio en  su autoestima? A ello respondí que en muchas ocasiones se acercan familiares a comentarme lo seguros de sí mismo que se encuentran, que hemos contribuido para lograr de principio que ellos se sientan motivados a estudiar, y después a estimularlos en el desarrollo de sus habilidades de relación.

 3. PROPUESTA: LA RED COMO  DINÁMICA DEL SISTEMA EDUCATIVO

Debemos advertir y aceptar que en la actualidad han surgido nuevas redes, nuevos espacios educativos, sin limitaciones de espacios escolares y trabajo en aulas presenciales y telepresenciales. Sin duda, estos tiempos nos han mostrado una ruptura del monopolio del saber, de la Escuela como Institución totalitaria, una ruptura del determinismo unidireccional.

No podemos seguir trabajando con los clásicos modelos educativos, quién se aferra a ellos esta definitivamente fuera del contexto. La gran causa es definitivamente tanta deserción y fracaso  de las escuelas “escolarizadas”. En verdad me preocupa mucho que nuestros jóvenes estén abandonando las aulas convirtiéndose en cifras de la deserción educativa. En el periodo de 1995 al 2000, las edades de  los estudiantes con los que trabajaba, fluctuaban de 25 a 40 años. Y a partir del 2008 he tenido una población mayor en jóvenes de entre 15 a 24 años. ¿Qué están haciendo en algunas escuelas “escolarizadas”?, Solemos escuchar que nuestros colegas se quejan del grupo que ese año les ha tocado y, generalmente, ¡la culpa es de los alumnos!, ¡que no quieren estudiar!, ¡que son indisciplinados! Todas las quejas intentan justificar, en el fondo, el fracaso del profesional. ¡Están aniquilando la posibilidad de estudio de los jóvenes! ¿Qué creen lograr los profesores, directivos, etiquetando a  los jóvenes, y creyéndose poseedores de la verdad absoluta, preocupados solo por cumplir  con sus cargas administrativas,  llenando “satisfactoriamente”  sus objetivos de papel? ¿Comprendieron las auténticas necesidades de los alumnos? No, esa no es la cuestión. Se ha matado incluso a la democracia. Galeano hace referencia a esto en una metáfora del cocinero: les pregunta a los animales con que salsa quieren ser cocinados, y una gallina responde, “yo no quiero ser cocinada”, a lo que el cocinero le dice:  “eso no está en cuestión, solo elige la salsa” [1].

Se nos ha permitido prescindir de la democracia. Todo lo visto como un cambio, una opción diferente, es llamado anarquista, raro. ¿No será el miedo a lo diferente los que nos convierte en dominados?

 El miedo al “Otro” y lo “Otro” es el conformador mismo de una sociedad (global), abocada a su infinita auto-reproducción normalizadora. Lo cual da vida a unos sujetos atrapados en un imposible esencialismo, que encuentra su anti-dialógica razón de ser en la desconfianza, y en el violento rechazo de todo lo que no encaja en esa Identidad replegada sobre sí misma en la ignorancia (Vidal, 2005). Forma parte de la lógica organizadora de cualquier sistema de ideas por el simple  hecho de resistirse a la información que no es conveniente o que se no debe integrar. Las teorías resisten a la agresión de los argumentos contrarios o que transgreden, tienden a manifestar esta resistencia.

Es momento de transgredir esa línea unidireccional del proceso educativo hegemónico, ubicándolo en un contexto más dinámico, Entonces aquí entra el trabajo en Red, con los jóvenes y adultos; armar  nuevas redes que nos enriquecen, nos hacen  más productivos que la rutinaria aula. Generando dinámicas, y  siendo más abiertos, más dialógicos, lejos de un sujeto determinado por la estructura, sino un sujeto determinándose, al determinar la propia estructura que lo determine, rizomáticamente.

Tomando el principio de incertidumbre como punto de partida para hacerlo productivo y desenvolvernos a través de él, la certeza elimina el conocimiento, el “ya lo sé”. Y, entonces, dejo de buscar. Pero conocer es enfrentarse continuamente a lo nuevo, a estar en un continuo movimiento, hasta buscar en el silencio donde ya no existen las palabras. Ahí, en ese mundo exquisito también es posible encontrar el conocimiento.

Julio Cabero Almenara, Catedrático de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de Sevilla, conversó con la Red de Escuelas Medias sobre la importancia de la formación del profesorado en relación con TIC, entre otros temas. ¿Cómo hace el docente que está preparado para trabajar en total soledad ante esta situación de trabajo colaborativo, en comunidad? ¿Como se enfrenta al desafío de trabajar en red?

Creo que solo se puede creando espacios para que los profesores trabajen colaborando entre ellos. Creando espacios en donde un profesor que ha tenido una práctica exitosa invite a otro a probar con ella. Crearle oportunidades para que los profesores puedan crear. De ahí que yo digo que hay que mimar al profesor, si se quiere que el profesor cambie, que colabore, cree redes, hay que crear también la posibilidad de que el profesor tenga tiempo, y tenga Internet” [2].

Internet es el corazón de un nuevo paradigma sociotécnico, que constituye en realidad la base material de nuestras vidas y de nuestras formas de relación, de trabajo y de comunicación. Lo que hace Internet es procesar la virtualidad y transformarla en nuestra realidad, constituyendo la sociedad red, que es la sociedad en que vivimos. (Castells, 1997)

Ya es de todos conocido que la educación unidireccional, crea individuos dóciles, sumisos. Se busca al hombre sumiso al modelo, obtenemos al hombre que se desea, para los fines que se desea. Pero ya es tiempo de romper con la concepción de que el maestro es el que piensa, y de que el alumno solo tiene la ilusión de que habla, pero solo repite lo que dice el maestro, no experimenta dudas, ni condena el orden establecido. “Un buen alumno “, repite lo que se le dice, rechaza el pensamiento crítico, y se convierte en un loro sin opiniones, un adolescente sin identidad. Yo como maestra soy un compañero del dialogo, más no poseedora absoluta de la verdad. Hay que despojarnos de la arrogancia que en muchas ocasiones nos impide ver la Otredad. Debemos ver al alumno como un ser humano con capacidad creadora, genio capaz de transformar la realidad, de construir creando, pensando, creyendo. Cultivemos el diálogo del saber, La verdadera solución de los conflictos internacionales también está en el diálogo que parece tan difícil y lejano pero posible afirma Habermas.

La actitud coherente ante la multiformidad de la vida no consiste en simplificar, sino más bien en complejizar: comprender que los seres, entes y procesos que constituyen la trama de lo real no son reductibles a las abstracciones formales y matematizantes que la soberbia intelectual de los humanos ha estipulado hasta el presente como modo de apropiación cognoscitiva de la realidad. (Morin y Kern, 1993).

La ciencia de la educación que se constituya en torno a este nuevo paradigma deberá promover el ejercicio de las diferentes vías que poseen los seres humanos para entablar comunicación entre sí. Esto es, una educación que apele al valor de la afectividad, la emotividad, para conformar conocimientos, destrezas y actitudes que hagan que la vida en conjunto sea más grata para todos. La educación no tiene porque ser estresante, debe gozarse, disfrutarse, mis alumnos salen alegres de sus asesorías, y  algunos  padres me han llamado para comentarme que llegan contentos a sus casas. Esto para mí es más que satisfactorio. Creando ambientes agradables damos resultados gratificantes. Me sucedió hace unos meses, tuve la dicha, porque aunque sean situaciones desagradables, debo reconocer que de éstas aprendo mucho. Una maestra  molesta conmigo.  ¿La razón?  Mi hijo no saco textualmente los derechos de los niños, de la página que ella había ordenado, y él los busco en Internet, (finalmente cumplió con la tarea), pero a la salida de clases me habla muy molesta. Su hijo había cometido una barbaridad, le había llamado injusta. Como se había atrevido a llamarla así, solo por no querer revisarle la tarea que no era sacada textualmente del libro de valores llevado por el colegio de primaria. Creo que  mucho más que transcribir una hoja de un libro, podemos accesar a diferentes fuentes de información.  Lo opuesto al diálogo, y a la educación, son éstas posturas dogmáticas de “maestros “o “educadoras” que están matando al mundo. Por favor no elijan este trabajo tan preciado e importante quién no tenga vocación, innovación ni paciencia. Hay muchos maestros binarios sabelotodo, pero si no transmiten, ¿de que sirve?

El profesor establece el tema, el segundo propone un ámbito en el que el alumno puede escoger lo que más le interese. Se trata de motivar u orientar desde la lejanía, es decir, se trata de proponer sin imponer, de acompañar sin dirigir[3].

Cada alumno es diferente, lleva un ritmo diferente, y por ende avanza diferente, no puedo hacer que se detengan los que llevan prisa, porque entonces desertarían de sus estudios, y a los que requieren una atención más personalizada se les proporciona. Creo que cuando aprendamos a conocer con quiénes trabajamos, podremos encauzar el potencial de cada alumno. Sencillo,  a mí me gusta mi trabajo, y busco siempre crear oportunidades de trabajo en un ambiente grato de estudio y de resultados satisfactorios.

Cuando hablan mis alumnos, con sus voz titubeando, sus gestos, su mirada tímida, pero logrando  a fin de cuentas que  emitan sus opiniones, mucha riqueza. Percibo ahí detrás de cada idea, de cada opinión a medias. Este para mí es el inicio de una existencia, de un grito de aquí estoy, déjame salir, quiero ser parte del futuro.

Ante esta sociedad emergente, necesitamos la triple función dialógica, recursiva y holográfica (Vidal, 2003), una red indeterminada, en constante cambio, trasformándose acorde a las necesidades de sus integrantes. Un día ejerzo dirección y otro día la recibo, orden y caos, porque si se encuentra ya normalizada, ese día muere la red. Siempre innovando, creando, produciendo. Buscamos transformar a los estudiantes en sujetos activos, dialógicos, orientarlos hacia un mercado laboral cada vez mas competitivo, que precisa de habilidades como la flexibilidad, capacidad de movilidad, trabajo en equipo, aprendizaje colaborativo, siempre innovador, constantemente transformándose. Una comunicación intercultural como respuesta positiva no solo al principio epistemológico de la complementariedad de los puntos de vista, sino a la elaboración de unas identidades individuales colectivas y abiertas en el sí mismo como alteridad, construyéndose en el otro. Es  atrevernos transdisciplinariamente a innovar, a crear colectivamente un cambio social (Vidal, 2003). Un entorno B-Learning nunca definido, siempre modificándose, abierto a lo posible, ocasionando caos en la premisa del Estado Educativo como Institucional, y generando orden, continuo y discontinuo, nunca determinado, siempre en constante creación.  Es decir,  pensar y  actuar en RED.

 NOTAS:

[1] Galeano, Eduardo. Locuras animadas 7 de enero 2009, de http://www.youtube.com/watch?v=5_CEiEwExh4

Bibliografía/Referencias


  • BALL, Stephen J., 1989 La Micropolítica de la escuela. Barcelona: Paidós.

  • CASTELLS, Manuel, 1997, La Era de la Información. Economía, sociedad y cultura. Vol. 1. La sociedad red, Madrid: Alianza Editorial.

  • FOUCAULT, Michel, 1979, Microfísica del Poder. Madrid: La Piqueta.

  • MORIN, Edgar y KERN, Anne Brigitt, 1993, Tierra Patria. Buenos Aires: Nueva Visión.

  • NEGROPONTE, Nicholas ,1996. Ser Digital México, México: Océano.

  • VIDAL, Rafael, 2005, Capitalismo (disciplinario) de Redes y Cultura Global del Miedo. Buenos Aires: Ediciones del Signo.

  • VIDAL, Rafael, 2003, Identidad, poder y conocimiento en la «sociedad de la información. Introducción al estudio de la temporalidad como eje del análisis hermenéutico. Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes [en línea], recuperado el 3 de octubre de 2009, de http://www.cervantesvirtual.com/FichaObra.html?Ref=11545 . ISBN: 84-688-5920-6.

  • VIDAL, Rafael, 1997/1998, "Nacionalismo y globalización: localización-deslocalización simbólica del espacio social", en Stylistica. Revista Internacional de Estudios Estilísticos y Culturales de la Universidad de Sevilla, nº 5, pp. 155-174.


CC0 (Equivalente a Dominio Público)