IV Congreso de la CiberSociedad 2009. Crisis analógica, futuro digital

Ponente/s


Resumen

Las operaciones retóricas nos ayudan a comprender con más orden y sistematicidad los elementos comunicativos propios de los blogs. Un recorrido por dichas operaciones nos lleva a comprender ciertos elementos peculiares de esta nueva vía de comunicación. La Retórica muestra su fecunda capacidad para ajustar y englobar en su contexto adecuado cualquier acto comunicativo.

Contenido de la comunicación

PRESENTACIÓN

Desde el nacimiento de Internet hacia finales de los años sesenta y con el asentamiento y difusión social de los medios de comunicación telemáticos digitales dos décadas después, se han abierto caminos importantes en el ámbito de la transmisión y difusión de ideas, así como en el establecimiento de nuevas líneas de creación o, en su caso, de replanteamiento de nuevas posibilidades creativas y comunicativas. Cuando parecía que el camino estaba ya marcado y podía ser suficientemente fructífero albergando en sí un gran abanico de dichas posibilidades comunicativas, la denominada Web 2.0 (FUMERO & ROCA, 2007; COBO ROMANÍ & PARDO KUKLINSKI, 2007) ha ampliado y hecho aún más compleja la deriva de la comunicación –que es siempre intracomunicación e intercomunicación– en la era digital haciendo de ella una comunicación totalmente compartida y participativa. Los blogs[1] –y, más específicamente, los weblogs– (BRADY, 2005), con su gama amplia de manifestaciones, incorporan, junto a formas más tradicionales o continuadoras del espíritu analógica, algunas de las parcelas más representativas del espíritu inherente a la Web 2.0

La Retórica (ALBALADEJO, 1989; PUJANTE, 2003), por su parte, es una ciencia clásica del discurso que ha sabido adaptarse a los sucesivos cambios de continentes y contenidos, y se articula como una disciplina especialmente importante para iluminar muchos de los elementos representativos y comunicativos de los modernos discursos de nuestra “era virtual”. Esta iluminación de la Retórica no es la de una disciplina que intenta explicar “lo nuevo” a partir de “lo antiguo”, sino que constituye, en la actualidad, una herramienta fundamental para comprender muchos de los mecanismos de creación textual contemporáneos.  De esta forma, la Retórica puede aportar un importante bagaje teórico para el análisis de cualquier fenómeno comunicativo, pero también –y sobre todo–,  administra un elevadísimo número de herramientas conceptuales y prácticas para la realización de análisis exhaustivos de tales fenómenos.

En el presente trabajo realizaremos un recorrido por las distintas operaciones retóricas aplicadas al fenómeno de los blogs y sus aspectos intercomunicativos.

LAS OPERACIONES RETÓRICAS[2] EN LOS BLOGS

La Retórica estudia, desde el punto de vista de la enunciación, los mecanismos constructivos que el productor de un texto utiliza para su elaboración desde la intelección hasta la acción o “pronunciación”; desde el punto de vista de la recepción, en sentido inverso,  podemos rastrear asimismo, desde el texto ya elaborado y “pronunciado”, los mecanismos macrotextuales y los elementos referenciales que han dado lugar a la especificidad textual de una obra dada.[3]

En las líneas que siguen, realizaremos un recorrido por las operaciones retóricas en los blogs. Por razones de economía de espacio y de operatividad teórica, haremos referencia a los aspectos más singulares de la comunicación retórica en los cuadernos de bitácora digitales y obviaremos los aspectos que les son parejos en otro tipo de textos.

LA INTELLECTIO

La primera operación retórica que se produce al componer cualquier tipo de texto es la denominada intellectio (CHICO RICO, 1988; ALBALADEJO & CHICO RICO, 1998). Es preciso advertir, sin embargo, que la separación neta entre unas operaciones y otras es más teórica que práctica, dado que, en la producción efectiva de un texto concreto, muchas operaciones compositivas son simultáneas. Como decíamos, la intellectio es el punto de partida de la composición textual: para escribir sobre cualquier tema, tenemos que realizar un proceso intelectivo acerca de dicho tema y otras cuestiones que lo circundan. En el caso de los blogs –y de cualquier otra forma comunicativa que utilice la informática como vehículo general e Internet como modo de transmisión particular–, es preciso acudir a la distinción de Marc Presky entre “nativos digitales” e “inmigrantes digitales” (PRENSKY, 2001). Para que se produzca una comunicación digital, su productor (o productores, en el caso de obras colectivas o con procesos enunciativos complejos) ha de tener un conocimiento mínimo de las herramientas informáticas para elaborar un blog.

Los nativos digitales son las personas que han nacido y se han desenvuelto, desde su infancia, en un contacto directo con la informática y los ordenadores. Los inmigrantes digitales, por su parte, son las personas que han accedido al mundo de los ordenadores con una cultura analógica de base en su infancia. En este último caso, el proceso de conocimiento-adaptación al mundo digital ha supuesto una conversión-traducción del mundo analógico al mundo digital. Por supuesto, hablar de mundo analógico y de mundo digital no supone contraponerlos como entes excluyentes, dado que ambos pueden convivir de forma armónica. Frente a estos nativos o inmigrantes digitales, estarían los “analfabetos digitales” o, lo que es lo mismo, aquellas personas que no se desenvuelven con relativa soltura en el mundo de la informática y las comunicaciones a través de Internet.

La escritura de un blog supone, por lo tanto, desde el punto de vista intelectivo, un conocimiento de ese mundo digital, o en todo caso, la intervención de un intérprete-mediador que realizase un proceso de transducción desde los textos base hasta los textos finales. Hablamos de un proceso de interpretación-mediación (DOLE?EL, 1986; 1990; ALBALADEJO, 1998) porque la información transvasada hacia otro soporte adquiere una entidad diferente a la de la escritura lineal en su forma escrita analógicamente.

En la composición de un blog, además del conocimiento somero de qué es y qué formas puede adoptar, es imprescindible también el conocimiento de las plataformas que nos permiten escribirlo. En primer lugar, contaríamos con los sitios web que permiten crear un blog de forma gratuita y siguiendo unos pasos muy sencillos, como el caso de Blogger y WordPress. En segundo lugar, contaríamos con las personas que disponen de un dominio e instalan dentro de él un blog. Este segundo paso es algo más complicado que el primero, ya que es necesaria la intervención de un tercero o unos conocimientos algo más profundos, dado que es necesaria la instalación de un programa que gestione el blog. En la actualidad, el programa que nos permite realizar este proceso con más sencillez es WordPress, que tiene algunas ventajas sobre su “hermano menor” en la versión de pago. Por supuesto, la Red alimenta y retroalimenta la información que todo creador-compositor-escritor de blogs necesita. Los sitios especializados y las consultas en los buscadores aportan toda la información necesaria.

LA INVENTIO

Una vez supuestos esos conocimientos previos del concepto de blog y sus aplicaciones, el proceso de conocimiento continúa. La operación retórica de inventio rastreará los motivos referenciales para la composición del cuaderno de bitácora digital. En este proceso inventivo es muy importante la asunción o no de un proceso de interiorización digital, puesto que esta forma de comunicación digital asume y comprime muchos modos de comunicación muy diferentes.

El productor debe tener muy claro, desde el punto de vista de la inventio, el modelo de blog que quiere crear. Puede crearse un blog con un contenido predominante visual, soporte para muchos fotógrafos, pintores y creadores digitales y/o conceptuales; hay blogs en los que predomina el mensaje escrito; otros optan por el videoblog o el podcast, según atienda esencialmente al vídeo o a un mensaje locutado; por fin, puede optarse por técnicas mixtas que impliquen más de uno de los elementos mencionados. Entre todas estas posibilidades, hay quienes optan por una traslación digital de un proceso eminentemente analógico. Es el caso de los autores que escriben una novela en este formato, que tanto recuerda a las novelas por entregas; la de creadores audiovisuales que dan salida a sus productos mediante alternativas más económicas y de más fácil distribución; la de proyectos de radio que no dependen ya de una concesión de banda para su emisión, etcétera.

Toda esta casuística recuerda, de un modo u otro, la de los medios de comunicación tradicionales y no se separa de la consideración de una Web 1.0, es decir, poco interactiva o interactiva de forma secundaria. Existen medios de comunicación que sólo existen en su manera tradicional. Es el caso de los periódicos, emisoras de radio o cadenas de televisión que no tienen presencia en Internet. También hay medios de comunicación que comparten una existencia analógica con una presencia digital en la Red. Los modelos de negocio y las necesidades de expandir mercados han motivado que esto sea cada vez más frecuente. Por último, existen medios de comunicación con una presencia únicamente digital en la Red. En estos dos últimos casos, las tradicionales fronteras motivadas por el canal de difusión se han roto. Así, la moderna inventio de los medios de comunicación en la actualidad provoca un salto a la multimedialidad y la interacción. La prensa ya no es un medio de difusión lenta y sin contenidos multimediales, ya que puede incorporar animaciones, vídeos y locuciones. La radio no es ya un medio únicamente instantáneo y momentáneo, ya que la posibilidad de descarga de sus archivos de audio rompe con esa dimensión única, a la par que los sitios web de las emisoras incorporen mensajes escritos y gráficos. La televisión, por último, es una televisión “a la carta” y que enlaza también con contenidos escritos y gráficos que traspasan el eje vídeo-acústico momentáneo.

Por lo tanto, el proceso inventivo del modelo de blog es un punto de partida necesario para la articulación posterior de cualquier tipo de contenido. En este proceso, también es necesario el conocimiento de algunas herramientas tecnológicas. No todas las plataformas ni todas las variedades de blogs, gratuitas o de pago, permiten realizar todas estas operaciones inventivas.

Por otro lado, el proceso inventivo también se haya presente a la hora de configurar un blog colectivo, con diferentes niveles de usuarios. Pueden existir uno o más usuarios con accesos de administrador, que permiten gestionar todos los mecanismos del blog, pero también pueden establecerse otros niveles de acceso, con posibilidades para acceder y/o cambiar ciertos aspectos del contenido.

LA DISPOSITIO

Una vez creado el blog y pergeñada su articulación genérica, es necesario pasar a su composición en el campo macroestructural de la dispositio. Las posibilidades dispositivas de un blog son, por regla general, mucho más sofisticadas que las de una creación en un soporte tradicional, incluso en las de un elevado grado experimental. Todo comienza por elegir una plantilla o theme, matriz estructural de la cual se derivan muchas consecuencias compositivas. La plantilla global que se emplea permite muchas variantes, en forma de plugins o de widgets. Los plugins son complementos o aplicaciones asociados a un programa que no afectan a su desarrollo principal pero que permiten aportar nuevas funciones. Los widgets, por su parte, son pequeñas aplicaciones que sirven mejorar los servicios de un programa desde un punto de vista funcional. Sea en su configuración básica o en una configuración más avanzada por medio de cualquiera de estas aplicaciones, los temas de un blog permiten elegir una determinada cabecera, un tipo de letra base, la estructuración del blog en una o más columnas, delinear un sistema de vínculos a las entradas más comentadas, a un motor de búsqueda, a cierto número de entradas con carácter aleatorio y otras muchas funciones. El grado de variantes composicionales de un blog, por lo tanto, es muy elevado, incluso cuando se opta por modelos de tema relativamente sencillos. También existen en el mercado diseñadores de temas premium, normalmente de pago, que realizan el papel de mediador-intérprete dispositivo y que aumentan las posibilidades de composición a niveles profesionales.

En cualquiera de los casos, el usuario tiene un panel de administración que le permite transducir con más facilidad todos los contenidos, tanto en el plano macroestrucutural como en el plano microestructural.

LA ELOCUTIO

En el plano de la elocutio, al margen de las cuestiones que afectan al contenido y a su forma de expresarlo, suficientemente estudiadas por la Retórica tradicional, nos encontramos con la posibilidad de introducir variantes en el cuerpo del texto –efectos de transición, variación en el tipo y el cuerpo de la letra y otras muchas posibilidades-, pero también en cualquier otro formato de soporte que no sea textual o, al menos, no sea únicamente textual. En este ámbito elocutivo es donde nos encontramos con la introducción de enlaces o hipervínculos.

En otro lugar (URBINA, 2006) ya hablamos de la importancia que tiene para la narración digital el hipertexto y lo concretamos en dos cuestiones, que afectaban a lo que denominamos la “deixis hipertextual” y el “ordo hypertextualis”. En efecto, las creaciones digitales –los blogs, en este caso– tienen un campo deíctico muy especial, ya que el eje sobre el que se articula el texto no es sólo el ego-hic-nunc, sino que ese yo-aquí-ahora es un enlace a otras realidades personales, de otros momentos y otros lugares que se concitan en un hipervínculo. El mensaje sigue siendo el centro referencial, pero el hipertexto realiza una proyección deíctica hacia esas realidades que acabamos de mencionar. El texto, ahora más que nunca, se compone de otros textos y la colaboración y participación son ahora marcas identificadoras de la Web 2.0. El receptor, siguiendo los hipervínculos, ejerce un grado de autonomía receptora que le puede llevar a “escapar” del texto base y deslizarse hacia otras historias por medio de los mecanismos hipertextuales.

Por otro lado, la Retórica había estudiado con profusión, junto con la Poética, las diferencias entre el ordo naturalis y el ordo artificialis. Nosotros propusimos la denominación de ordo hypertextualis al referirnos a una variación muy particular del orden artificial en algunos textos cibernéticos. La ruptura de la linealidad que aporta el hipertexto unas categorizaciones más propias de las estructuras objetuales de la macroestructura que de la textualización lineal de la microestrura. El hipervínculo está más próximo al conocimiento por asociación que al conocimiento secuencial. Como afirmábamos en el trabajo antes citado (URBINA, 2006):

El lector, en las secuencias hipertextuales, se enfrenta a un laberinto interpretativo en el que tiene que ir avanzando con la ayuda de los hipervínculos […].Si se pierde al encontrar un hipervínculo incorrecto, tiene la posibilidad de volver hacia atrás y marcar otra secuencia lectora.

Desde un punto de vista elocutivo, pero también dispositivo, se puede optar por realizar hipervínculos cerrados o hipervínculos abiertos. Los hipervínculos cerrados son todos aquellos que hacen referencia únicamente a contenidos del blog, mientras que los hipervínculos cerrados hacen referencia a cualquier tipo de contenido externo a él. Muchos medios de comunicación tradicionales con presencia en Internet utilizan el hipervínculo cerrado como forma de que los receptores no se “escapen” hacia otros contenidos ajenos a su círculo. Otros, en cualquier caso, intentan nutrirse de contenidos comunes a su grupo empresarial. Otro fenómeno frecuente es la aparición de vínculos en los medios de comunicación tradicionales a canales cibernéticos. Ahora muchos periódicos impresos incorporan el enlace a su versión digital para ampliar informaciones. También es frecuente que las emisoras de radio o las cadenas de televisión utilicen algún canal de chat o alguna red social para interactuar con los usuarios en directo.

Sin embargo, parece que la tendencia general es la de extender los contenidos hacia el hipervínculo abierto. En el caso de los blogs, el hipervínculo cerrado aparece, de forma general, con un matiz dispositivo cuando se refiere a todas las entradas que incorporan una misma categoría o etiqueta, cuando enlaza las entradas con sus comentarios, cuando establece la lista de entradas más comentadas o cuando establece la lista de las últimas entradas publicadas, por poner sólo algunos ejemplos. En el desarrollo del contenido, los blogs con “espíritu digital” iluminan sus contenidos con referencias más o menos pertinentes empleando el hipervínculo abierto. De esta manera, enlazan a secuencias sonoras, a imágenes, a vídeos o a otros blogs, periódicos o cualquier otra página o sitio web.

LA MEMORIA

La memoria es quizá la operación retórica que más haya que adecuar a los nuevos canales de difusión. De hecho, la retórica ha ido adecuándose a esos nuevos canales. Nacida en el ámbito de lo oral, supo ajustarse a lo escrito en las artes dictaminis y, de ahí en adelante, a todo de canales teniendo en cuenta que la comunicación debía conducirse de formas distintas en cada canal. En el nacimiento de la retórica, la memoria era concebida –empleando terminología actual– como un proceso psicológico básico de fundamentación neurofisiológica. La introducción de nuevos canales y soportes (ALBALADEJO, 2001) hace de la operación de memoria algo mucho más complejo, puesto que intervienen procesos tecnológicos tanto en el procesamiento físico de la información como en su soporte. En el caso de los servicios gratuitos de Blogger o de WordPress, el depósito de la memoria final donde queda alojado el blog depende de sus servidores, mientras que en el caso de los servicios en los que el usuario tenga un dominio propio y un servicio de hosting, su nivel de “memoria” queda más controlado. En cualquiera de los dos casos, el poseedor de un blog cuenta con la posibilidad de realizar copias de seguridad, y también tiene la posibilidad de acceder a herramientas de importación y exportación de los contenidos multimediales, no siempre compatibles de unos formatos a otros. En el caso del servicio de hosting propio, el usuario tiene más organizada la memoria física de los contenidos del blog, ya que tiene un espacio virtual en el que almacenar todo tipo de contenidos multimediales de los que se servirá en diferentes .

Como hemos comentado, el hipervínculo, sea cerrado o abierto, establece una relación no lineal con otros contenidos. En el hipervínculo radica una forma muy sofisticada de memoria. En el hipervínculo cerrado, la memoria acude a elementos propios del blog y, por lo tanto, dependen del servicio con el que este se genera o del hosting o alojamiento que se tenga contratado. En el hipervínculo abierto, sin embargo, el proceso de memoria hace referencia a algo externo a él, lo que significa que está mediatizado por esa memoria externa. En el caso de que algún contenido se borre o anule, esa vinculación se pierde.

La memoria también está presente en los blogs a la hora de realizar formularios. Dependen del ordenador desde el que se escribe cuando se quieren dejar campos como el correo electrónico, el comentarista y su página o sitio web, pero también dependen del gestor del blog, puesto que éste puede decidir que el programa recuerde a los comentaristas y les permita el paso de nuevos comentarios sin necesidad de memorización. También depende de un gestor externo la introducción de una imagen o avatar con el que comentarista se identifica

LA ACTIO O PRONUNTIATIO

En los procesos de comunicación cibernética como los blogs, la operación de actio o pronuntiatio se resume en un clic para enviar la información. No obstante, también pueden darse en esta operación ciertas singularidades. La publicación de cada entrada puede ser inmediata, de no mediar algún problema en las conexiones a Internet o con el servidor, pero también es posible dejar en suspenso ciertas entradas, guardarlas como borrador, dejando el acto de composición en proceso, y, asimismo, existe también la posibilidad de programar las entradas para que aparezcan a una determinada hora de un día concreto. También existe la posibilidad de accionarla de forma remota desde dispositivos como el teléfono móvil con conexión a Internet.

También pertenece al ámbito de la actio la posibilidad de resguardar ciertas entradas restringiendo el acceso a las mismas mediante una contraseña, estableciendo, por lo tanto, diferentes niveles de “lectura”.

CONCLUSIONES

Podemos apreciar, en conclusión, que las operaciones retóricas nos ayudan a comprender con más orden y sistematicidad los elementos comunicativos propios de los blogs. Un recorrido por dichas operaciones nos ha llevado a comprender ciertos elementos peculiares de esta nueva vía de comunicación. La Retórica sigue mostrando su fecunda capacidad para ajustar y englobar en su contexto adecuado cualquier acto comunicativo. Por último, sería conveniente recordar que un blog es un recipiente en el que caben numerosos elementos creativos, divulgativos y/o comunicativos. Mediante ellos, muchos autores encuentran una forma de comunicación eficaz y alejada del complejo entramado industrial propio de las formas de creación tradicionales. Un buen reflejo del auge y eficacia del modelo la comprobamos en el hecho de que los medios de comunicación digitales incorporan desde hace ya tiempo a los blogs como uno de los vehículos por los que transitan sus formas de expresión.

NOTAS:

[1] Pese a que también hay un término en español para esta palabra inglesa, bitácora (de forma aún más precisa, un weblog sería un “cuaderno de bitácora”), empleamos la palabra inglesa, más extendida y utilizada entre los creadores que desarrollan esta actividad.

[2] De forma general, considérense los excelentes manuales de Tomás Albaladejo (ALBALADEJO, 1989) y David Pujante (PUJANTE, 2003) como punto de partida general para la bibliografía referente a la Retórica.

[3] Para la vinculación de la Retórica con la moderna teoría textual, es imprescindible consultar el trabajo de Antonio García Berrio y Tomás Albaladejo (GARCÍA BERRIO & ALBALADEJO, 1983).

Bibliografía/Referencias


  • ALBALADEJO MAYORDOMO, Tomás, 1989, Retórica, Madrid: Síntesis.

  • ALBALADEJO MAYORDOMO, Tomás, 1998, “Del texto al texto. Transformación y transferencia en la interpretación literaria”, en Estanislao RAMÓN TRIVES & Herminia PROVENCIO GARRIGÓS (eds.), 1998,  Estudios de lingüística textual: homenaje al professor Muñoz Cortés, Murcia: Universidad de Murcia, pp. 31-46.

  • ALBALADEJO MAYORDOMO, Tomás, 2001, “Retórica, tecnologías, receptores”, en Logo: Revista de retórica y teoría de la comunicación, vol. 1, pp. 9-18.

  • ALBALADEJO MAYORDOMO, Tomás & CHICO RICO, Francisco, 1998, “La Intellectio en la Serie de las Operaciones Retóricas no Constituyentes de Discurso”, en Tomás ALBALADEJO MAYORDOMO, Francisco CHICO RICO & Emilio DEL RÍO SANZ (eds.), Retórica hoy, número monográfico de Teoría/Crítica, vol. 5, pp. 339-352.

  • BRADY, Mark, 2005, “Blogging: personal participation in public knowledgebuilding”, Chimera Working Paper Number, vol. 2 . Recuperado el 2 de octubre de 2009 de http://www.essex.ac.uk/chimera/content/pubs/wps/CWP-2005-02-blogging-in-the-Knowledge-Society-MB.pdf.

  • CHICO RICO, Francisco, 1989, "La intellectio: Notas sobre una sexta operación retórica", en Castilla. Estudios de Litera­tura, vol. 14, pp. 47-55.

  • COBO ROMANÍ, Cristóbal & PARDO KUKLINSKI, Hugo, 2007, Planeta Web 2.0. Inteligencia colectiva o medios Fast food,  Barcelona & México DF: Universitat de Vic & Flacso Méxic. Recuperado el 2 de octubre de 2009 de http://www.flacso.edu.mx/planeta/blog/index.php?option=com_docman&task=doc_download&gid=12&Itemid=6,

  • DOLE?EL, Lubomír, 1986, "Semiotics of literay communication", en Strumenti Critici, nueva serie, vol. I, no. 1, pp. 5-48.

  • DOLE?EL, Lubomír, 1990, Occidental Poetics. Tradition and Progress, Lincoln: University of Nebraska Press.

  • FUMERO, Antonio & ROCA, Genís, 2007, Web 2.0, Madrid: Omán Impresores. Recuperado el 2 de octubre de 2009 en http://www.fundacionorange.es/areas/25_publicaciones/WEB_DEF_COMPLETO.pdf

  • PRENSKY, Marc, 2001, “Digital Natives, Digital Inmigrants”, en On the Horizon, vol. 9, no. 5.

  • PUJANTE, David, 2003, Manual de retórica, Madrid: Castalia, 2003.

  • URBINA FONTURBEL, Raúl, 2006,  “Pragmática de la comunicación lingüística en la narrativa digital”, en III Congreso Cibersociedad. Conocimiento abierto, sociedad libre. Recuperado el 2 de octubre de 2009 de http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/45707390980169432332679/p0000001.htm#I_0_

 

Reconocimiento - Nocomercial - CompartirIgual (CC-by-sa 3.0 o cualquier otra posterior)