IV Congreso de la CiberSociedad 2009. Crisis analógica, futuro digital

Grupo de trabajo F-34: Periodismo digital

Redes sociales y medios de comunicación

Ponente/s


Resumen

El auge del uso de las redes sociales en el mundo desarrollado ha provocado que los medios de comunicación centren su interés en ellos. En España, en el último año, los medios más importantes han creado su propia página en las redes más visitadas o bien han incluido la opción de que los usuarios compartan sus contenidos a través de las propias redes sociales. Esta nueva situación plantea no sólo un análisis básico de la repercusión que la aplicación de redes sociales puede suponer para los medios, sino también evaluar cuáles utilizan y con qué finalidad

Contenido de la comunicación

1.    Introducción

El auge del uso de las redes sociales en el mundo desarrollado ha provocado que los medios de comunicación centren su interés en ellos. En España, en el último año, los medios más importantes han creado su propia página en las redes más visitadas o bien han incluido la opción de que los usuarios compartan sus contenidos a través de las propias redes sociales. Esta nueva situación plantea no sólo un análisis básico de la repercusión que la aplicación de redes sociales puede suponer para los medios, sino también evaluar cuáles utilizan y con qué finalidad.

2.    La red social

Los apuntes y las cifras certifican el éxito de las redes sociales. Ya en 2005 un informe de Forrester Research anunciaba que los usuarios de Internet tenían como hábito cada vez mayor la visita a un blog, red social, o sindicación de contenidos (Cabrera, 2008). España es el segundo país de la Unión Europea[1], tras el Reino Unido, que más usa las redes sociales, según la Fundación Orange (2009). La magnitud de su crecimiento tiene un ejemplo en la creación de la teoría de los seis grados, según la cual toda la población con acceso a Internet está conectada en las redes sociales por no más de seis grados de separación, es decir, seis contactos, personas o enlaces  (hoytecnologia.com, 2008). No obstante, esta situación es parcial. Almirón (2006) recuerda el hecho de que la participación social dependa, en este caso, de las Nuevas Tecnologías, hace que se reduzca sólo a una minoría en comparación con la población mundial.

Las redes sociales, según Orihuela (2008), son “servicios basados en la web que permiten a sus usuarios relacionarse, compartir información, coordinar acciones y en general, mantenerse en contacto”. En todos los casos lo que predomina es la construcción de la identidad en la nueva red. Dans (2008) señala que incluso existe una equivocada aplicación del término de redes sociales, ya que en este caso se tratan más de servicios de redes sociales.  Orihuela y Salaverría coinciden en señalar que las redes sociales son una prolongación de las relaciones personales en la vida real, donde se forman comunidades como la familia, el colegio, o los compañeros de trabajo (Dupín, 2009). Es decir, esas uniones se han trasladado a la red con estas nuevas herramientas.

La web 2.0 y sus sucesoras no son “nuevas tecnologías”, sino que remiten a la “evolución” de la participación del público en la red (Cabrera, Casquero, Fernández, & Jiménez, 2007). A ello se une la mejora de los equipos domésticos, con mayores prestaciones, que permite que la gente pueda editar contenidos audiovisuales con mayor facilidad (Pestano, 1999). Por lo tanto, el sitio web tradicional ha ido evolucionando hacia otros formatos según el desarrollo tecnológico producido y el acceso de la sociedad a estos sistemas (Álvarez Marcos & López Hidalgo, 1997).  Este fenómeno corresponde a la  “era de la participación”, integrada en el Nuevo Entorno Tecnológico (NET) (Díaz Arias, 2006) y; en relación al periodismo, impulsa el concepto de Periodismo 3.0, que según Valera (2005) es “la sociabilización de la información por los ciudadanos a través de medios digitales.”

El primer paso para este estadio de interactividad comenzó hace diez años con el nacimiento de Messenger (García, 2009). Sin embargo, las redes sociales han iniciado un nuevo camino, en principio cauteloso, donde se han producido notables modificaciones. Un ejemplo  reciente demuestra un cambio en el uso de las redes sociales en los últimos años. En el caso de Flickr, los primeros usuarios en 2004 se centraban en la publicación de fotografías sólo como un espacio común para los aficionados. Para los adscritos posteriormente, su uso es plenamente social, “usando las fotos como una forma de expresar experiencias, opiniones y gustos personales” (Ortega & Aguillo, 2008 ).

3.    La redes sociales y medios de comunicación

a. Naturaleza de las redes sociales: características y diseño

El triunfo de las redes sociales puede deberse a que es una herramienta que conjuga todos los elementos que componen la naturaleza de Internet y  que acentúan su singularidad en el sistema comunicativo.

Multimedia. Las redes sociales permiten que los usuarios suban a la red contenidos multimedia, como audios, fotografías o sonidos. El multimedia, que siempre ha sido el elemento más complicado por su naturaleza tecnológica, ahora se simplifica. Se crean aplicaciones sencillas en estos espacios, que apenas ralentizan la carga de la web, y que se pueden ver u oír en la misma página, sin que remita a ventanas externas.

Hipertexto. La naturaleza de Internet se basa en los enlaces que permiten conectar las páginas entre sí. Los enlaces son el componente fundamental que dirigen hacia los contenidos cargados por el usuario. Precisamente, en el caso de los medios de comunicación, los usuarios suben los enlaces de las noticias en las redes sociales. Por lo tanto, se potencia la navegación entre hipertextos, aportando una mayor profundidad a los contenidos o comentarios publicados.

Interactividad. Las redes sociales permiten el mayor estadio de interactividad posible en la red. No sólo existe una comunicación bidireccional, sino múltiple, ya que en un mismo instante todas las personas conectadas a la red pueden escribir o comentar los contenidos que suba un determinado usuario. Para las nuevas generaciones, que rechazaban realizar comentarios en los medios de comunicación[2] (Bernal, 2009), esta opción es una oportunidad que se adapta más a sus preferencias de interactividad. Con esta nueva solución no interactúan directamente con el medio  de comunicación sino que usan una noticia del medio para interactuar con sus amigos o seguidores de una red social. A diferencia de los comentarios que un usuario puede hacer en una noticia de un medio, donde su reflexión pasa por un filtro (el del redactor) para su definitiva publicación; en las redes sociales pueden comentar las noticias que hayan enlazado otros amigos con total libertad y sin restricción alguna. En ocasiones los medios de comunicación usan aplicaciones de las redes sociales específicas para la retransmisión en directo de noticias, alcanzando la “potencialidad de instantaneidad”, es decir, “la posibilidad de ofrecer informaciones en el mismo momento en que se producen” (Cabrera, 2000)

Actualización. La actualización depende no de la propia red social, sino que al ser el usuario y los amigos asociados los creadores de sus perfiles, son ellos los que determinan el grado de renovación de los contenidos.

Al margen de la naturaleza de la red social, otra característica de su aceptación se debe a su diseño, basado en estructuras sencillas y fáciles que permitan navegar y publicar con rapidez en la web. Los rasgos definitorios más significativos se pueden concretar en los siguientes puntos:

Fondos claros que potencian el contraste con la tipografía y mejoran la lectura.

Utilización de tipografías sans serif.

Potenciación del multimedia con aplicaciones sencillas de usar y de visualización rápida.

Interactividad directa (sin intermediarios) y fácil de identificar.[3]

Mensajes breves, con un número de caracteres determinado.

Uso de navegación por pestañas, dentro de la misma página, sin abrir nuevas ventanas.

Uso adecuado del contraste del color, con tonos básicos que separan contenidos.

b. Redes sociales como nuevo modelo de distribución y marketing

La aplicación de las redes sociales en las noticias o contenidos informativos depende de dos factores. Por un lado, el público, que busca espacios o contenidos afines con su red de familiares y amigos, donde puedan participar. Por otro, los propios medios, quienes evalúan las plataformas posibles de difusión más aceptadas.

Los medios de comunicación han entendido principalmente a las redes sociales como un medio de difusión y distribución. Este añadido corresponde a un proceso natural por parte de los medios, fomentado aún más en los procesos de convergencia en las redacciones y en la distribución multiplataforma, donde predomina el enfoque de la demanda del consumidor. Ahora, las audiencias activas se caracterizan por la “fragmentación y la especialización”  (Domingo, Salaverría, Cabrera, & Aguado, 2007).

Las redes sociales no son medios de comunicación, aunque sí son un nuevo canal de distribución que permite enlazar sus contenidos en función de lo que publique la audiencia. Ahora cada usuario configura su perfil propio o bien participa en una puesta en común interactiva para crear la portada de la red. Esta opción está en línea con el concepto de self media o periódico personalizado (Cabrera, 2000), en el sentido de que pueden ver contenidos que ellos han seleccionado. Sin embargo las diferencias son notables:

Todos los amigos o seguidores de la red social a la que pertenece el usuario pueden ver la información que origine, al contrario que el diario personal, que sólo es visto por su creador. Es decir, entre usuarios comunes, se comparten  los contenidos.

En la red social aparecen exclusivamente las informaciones que los usuarios deciden publicar. No lo gestiona el medio en función a las preferencias que el usuario haya realizado, sino que el sujeto activo y creador es el usuario. La audiencia o los lectores actúan como propios gestores y distribuidores de la información.

En algunas redes sociales, los contenidos informativos que decidan publicar se unen a otros “personales” sobre los amigos, familiares o compañeros del usuario. Por lo tanto, existe un factor personal que impulsa un mayor uso de esta herramienta.

Lo más importante es que si un usuario publica una información en su perfil de la red social se produce un efecto cadena de ese contenido. Inmediatamente, esa información podrá ser vista por toda la red asociada de amigos del usuario que, a su vez, podrán también publicarlos en sus perfiles. Este efecto cadena no se produce con el diario personal.

Con estos antecedentes, los medios de comunicación han pensado introducir “formatos participativos” que repartan los contenidos del medio (Cabrera, Palomo, & Otero, 2008). Para registrarse en estas redes se pide al usuario entre cuatro y diecisiete datos personales, lo que origina una “herramienta de marketing para la segmentación y planificación”. Además, estas redes a su vez invitan a amigos a afiliarse (Campos, 2008) La rentabilidad de las redes sociales es mucho mayor tanto por la afiliación voluntaria, la colaboración por aportar contenidos, y la mayor atención que prestan a los contenidos publicitarios. Para paliar la ausencia de portabilidad del ordenador, las redes también tienen presencia en terminales portátiles como los móviles, en respuesta a una de las formas de distribución de contenidos más usada por la audiencia (Cabrera).

Parte del éxito de esta fomentación de la participación depende en gran medida del periodista y de su formación. Sólo si el periodista conoce la naturaleza del medio, sus particularidades y evalúa las opciones de interactividad podrá favorecer el desarrollo de este estadio o nuevos estadios de participación social (Cabrera, Casquero, Fernández, & Jiménez, 2007)

c. Uso de redes sociales por los medios de comunicación españoles en Internet.

La gran mayoría de los medios tradicionales presentes en Internet, y los propios medios creados en la red, han respondido a las demandas de las redes sociales.  Esta participación se canaliza por dos vías.

La primera, cuando los medios deciden crear una página en una red social a la que se agreguen usuarios[4]. El fin es el de promocionar y fidelizar a sus lectores, oyentes o a su audiencia  (Portillo, 2009). De esta forma, los medios aprovechan la oportunidad de distribuir sus contenidos entre una comunidad determinada, donde se forman grupos unidos por su interés particular en el medio.  Para Orihuela (2008), ahora los medios de comunicación consiguen tras beneficios con las redes sociales: mejorar su identidad de marca, fidelización e interactividad. Estos espacios generan una nueva necesidad en relación al mercado laboral de los periodistas.  Ahora las redacciones multimedia no sólo deben completar con contenidos sus propias páginas web, sino también las redes sociales a las que se han agregado. Dentro de esta opción hay que citar la iniciativa de Soitu, que ha creado su propia red social con un fin más periodístico, llamado Utoi.

El segundo, aún más en aquellos medios que no han decidido crear su perfil específico, radica en potenciar la red como plataforma de lanzamiento o distribución de sus contenidos. En este caso, la mayoría de los medios han añadido entre los servicios que se oferta a sus lectores la oportunidad de publicar o compartir directamente esos contenidos desde el propio medio.

Para analizar el uso de las redes sociales por los medios de comunicación se ha realizado un análisis exploratorio de esta opción en las publicaciones más visitadas en Internet según los registros de OJD[5]. Sin embargo, como en OJD no están incluidos los medios de Prisa, se decidió consultar qué medios de este grupo eran más consumidos según el registro de EGM Internet[6].

Los medios seleccionados deberían ser estrictamente nacionales, dejando al margen los de ámbito local o regional. Aunque en principio se decidió seleccionar sólo aquellos medios generalistas que tuviesen una matriz en los medios tradicionales, debido a los registros encontrados en OJD y en EGM se optó por una enfoque más amplio de estudio y más completo, en línea con la finalidad de una investigación exploratoria. Por ello se eligieron también los medios deportivos más visitados y los de prensa del corazón, cuyas visitas aparecían registradas en estos informes. Además, aunque no estaban entre los más vistos, se incluyeron también dos medios generalistas puramente digitales, como soitu.es y lainformacion.com, en la medida en que permite comprobar si estos medios aportan alguna solución más en la aplicación de las redes sociales. En conclusión, se seleccionaron 16 medios: elmundo.es (1), elpais.com (2), 20minutos.es (1 y 2), publico.es (1), soitu.es, lainformacion.com, marca.com (1 y 2), sport.es (1 y 2), as.com (2), mundodeportivo.es (1 y 2), hola.com (1), ser.es (2), los40.com (2), telecinco.es (1 y 2), rtve.es (2), y antena3tv.com (1 y 2).

Se visitaron las opciones de compartir la información de cada uno de estos medios y se contabilizaron las redes sociales con las que permitían difundir su información, en la medida en que la consideraban como una plataforma adecuada.

 

Las redes más utilizadas por los medios analizados han sido las siguientes:



Es el sitio utilizado por todos los medios de comunicación analizados como canal para compartir una noticia. Para los medios es una web natural que puede potenciar la difusión de sus informaciones si los usuarios lo desean. En ella, los usuarios registrados pueden enviar las noticias que hayan visto en medios en Internet y que consideren relevantes. De ahí pasan a un status de pendiente de publicación en la página principal de Meneame. Después, tanto por las votaciones de usuarios registrados como anónimos, las noticias van ascendiendo o descendiendo en una lista según las preferencias y valoraciones emitidas. De esta forma, si un usuario decide publicar una noticia de un determinado medio en este canal y es la más puntuada, provoca un traslado del tráfico web hacia ese medio de comunicación. Sólo los usuarios registrados pueden añadir comentarios a los enlaces. También se ofrece un servicio de chat. Esta red social puede provocar cambios en cuanto al acceso del consumo de información en los usuarios, ya que se puede convertir en una nueva fuente de información.

Al igual que Meneame, constituye otro canal de promoción de la información para los medios. Es un marcador social, un sitio donde el usuario puede aglutinar sus enlaces preferidos, de la misma forma que hasta el momento se guardaban en la sección favoritos del ordenador. Estos enlaces se pueden categorizar con etiquetas o tags que reciben el nombre de folcsonomías (tags). Del.ici.ous permite también compartir entre los usuarios registrados las páginas web guardadas, y concretar cuántos tienen el mismo enlace guardado en  sus marcadores.

Al margen de las redes previas donde sólo se publican enlaces de noticias, Facebook es la primera red social, en el sentido literal de la palabra, a la que los medios hacen más referencia como canal de distribución. Facebook es una red donde no sólo se pueden publicar noticias, sino que los usuarios registrados pueden comentar sus estados de ánimo con sus amigos. Por lo tanto, el fin social, como canal de comunicación entre personas es mayor. Surgió como una red cerrada a universitarios desde 2004, hasta que dos años más tarde se abrió al público en general (Arregocés, 2007). Esta modificación provocó un aumento potencial de registros hasta que en julio de 2009 alcanzó los 250 millones de usuarios en todo el mundo (elpais.com, 2009). Los medios también usan otras aplicaciones como Facebook Connect (que permite conectar el perfil de Facebook a otros sitios web) o Facebook Live (Portillo, 2009) que potencia la interactividad y la actualización. Parte de su éxito se debe a que es una web donde se fusionan todas las aplicaciones más usadas por los usuarios de la red, como considera Salaverría (Dupín, 2009): mensajería, correo, blog, subida de fotos, vídeos, o enlaces.

Esta página, sólo para usuarios registrados de Yahoo, permite personalizar los contenidos según las preferencias. Los medios que añaden la posibilidad de compartir los contenidos en My Yahoo se refieren a la opción que ofrece la aplicación de guardar los enlaces del usuario, además de compartirlos.

La principal diferencia de Tecnorati es que es propiamente un buscador donde sólo se indexan contenidos publicados en blogs. Por lo tanto, los propietarios de blogs que publiquen en ellos alguna noticia, puede ser encontrada en esta enorme base de datos, donde se indexan los contenidos de millones de weblogs. También se puede realizar una búsqueda temática.

Su naturaleza es muy parecida a la de Meneame. En ella se los usuarios publican de noticias que pueden ser valoradas y, en función del resultado, se sitúan en la página principal.

Es una web donde se publican las noticias que deseen los usuarios. En este caso no aparece sólo el enlace, sino que se puede leer en la misma web de Fresqui, con remite al enlace original, además de publicarse fotografías y vídeos. También se pueden votar según sus preferencias.


Es una red social bajo el concepto de microblogging. Es decir, los usuarios registrados pueden publicar sus comentarios de forma breve. Sólo pueden escribir 140 caracteres. Los mensajes escritos que genere un perfil determinado sólo serán vistos por aquellos otros usuarios que soliciten conocerlos. La raíz de su éxito reside en la brevedad y rapidez con la que se publican los mensajes. A los medios de comunicación también les aporta la posibilidad de seguir eventos. La principal diferencia con Facebook es que mientras ésta es una red más privada, Twitter es más abierta. En Facebook se puede controlar la privacidad de los mensajes en función de los amigos que se añadan. En Twitter más que el término amigos se emplea el de “seguidores” ya que es un canal preferido para publicar informaciones que deseen dar a conocer a la mayor parte del mundo. De hecho, es una plataforma muy empleada por artistas o políticos (García, 2009).

Discusión

Todos los medios analizados, que eran los más visitados, han respondido a la demanda de las redes sociales incluyendo la opción de compartir la información que generan estos espacios. Existen dos tipos de espacios entre este tipo de redes: unos espacios que actúan como marcadores y otros espacios que constituyen netamente una red social. En el primer caso, la interactividad del usuario se limita a votar determinados enlaces o a añadir comentarios. En el segundo caso, sí se constituye una red social entre amigos o compañeros y los comentarios no se ciñen sólo a enlaces de noticias, sino también a aspectos personales de los usuarios.

Como características general, se observa que en primer lugar los medios se decantan por redes especializadas en noticias que funcionen como marcadores, como Menename o Del.ici.ous, con una mayor preferencia por la primera al ser una herramienta en español, mientras que Del.ici.ous es en inglés. Estas redes permiten mejorar el posicionamiento del medio.

Después, como espacios de publicación sitúan en primer lugar redes sociales como Facebook. Llama la atención que ningún medio incluya la red Tuenti, que en España ha adelantado en audiencia a Facebook,[7] aunque quizá se deba al perfil más juvenil de esta red.

También es interesante comprobar que los medios que han sido creados en la red, que no tienen referente tradicional, ofrecen invitan en menor medida a publicar sus contenidos en las redes, con menos opciones. Sin embargo, deciden crear su propia red social, como en el caso de Souti.

Las redes más nuevas son las que más usan los medios como plataformas de distribución. Redes más clásicas, como el caso de My Space, ha perdido poder y uso entre la audiencia.

En la prensa especializada se ofrecen más alternativas de publicación, como en el deportivo as.com o en la prensa del corazón, hola.com; en comparación con la prensa generalista.
La radio generalista, que solamente se ha analizado una (ser.es) al ser la única aparecida en el registro, es la que más cauces de distribución en redes aporta, 15,  a diferencia de los40.com. Ésta, a pesar de tener un target más juvenil, sólo ofrece cinco registros, entre ellos My Space[8], red que posee un perfil más vinculado a la disciplina musical.

Conclusiones

Las redes sociales son una de las mayores expresiones de participación de los receptores, ya que no podrían existir sin la participación de la audiencia.

La finalidad de potenciar el uso de las redes desde los medios de comunicación es  multiplicar su presencia en estos otros espacios de distribución y aumentar su tráfico de visitas.

El uso más común para los medios es usar redes marcadores donde se publican noticias, y después redes sociales más privadas.

Se percibe por parte de los medios españoles más visitados un interés por la introducción de este nuevo cauce de interactividad, que además les beneficia como plataforma de distribución de sus contenidos entre las diversas redes, produciendo un efecto cadena entre los miembros de la red social y mejorando su repercusión.

*Este artículo forma parte del proyecto de I+D+i CSO2009-13713-C05-02 (subprograma SOCI), titulado “Evolución de los cibermedios españoles en el marco de la convergencia. Distribución y tecnología”, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación.


NOTAS:

[1] El uso de estas redes desde cualquier terminal está provocando que se restringa su acceso en los puestos de trabajo (Arroyo, 2009).

[2] En una entrevista cualitativa los alumnos rechazaban los espacios de comentarios de noticias porque no siempre se publicaban en el medio de comunicación y además impedía un consumo rápido del medio.

[3] En algunas redes sociales basadas en contactos entre amigos y compañeros los comentarios se acompañan de nombres y fotografías que permiten una visualización directa y rápida.

[4] Sobre este punto, como ejemplos, rtve.es tiene perfil propio en Facebook, lainformación.com (2009) tiene presencia en Facebook, Twitter, Youtube, Vimedo, My space, Delicious, y Flickr) elmundo.es está en Twitter y Facebook, y soitu.com en Twitter

[5] Usuarios únicos de junio 2009. http://www.ojdinteractiva.es/. Se identifica en el texto con el número 1

[6] Audiencia de Internet EGM. Abril - Mayo 2009 http://www.aimc.es/ Se identifica en el texto con el número 2

[7] En un año pasó de 0,6 usuarios a 5,6 millones. (García, 2009)

[8] Se trata de una red donde se alojan muchos jóvenes del ámbito universitario y artistas que quieren compartir sus creaciones. Es también una red abierta y muy popular porque de ella han salido algunas de las estrellas actuales de la música. (Consumer.es, 2008)

Bibliografía/Referencias


  • (s.f.). Obtenido de Comenta las noticias http://www.abc.es/contacto/gestion-contenidos.asp

  • Almiron, N. (2006). Los valores del periodismo en la convergencia digital: civic journalism y quinto poder. Revista Latina de Comunicación Social, 61 .

  • Álvarez Marcos, J., & López Hidalgo, A. (1997). El periodismo que viene. Sevilla: Fundación Cruzcampo.

  • Arregocés, B. (24 de julio de 2007). Facebook, tras la estela de Myspace. Recuperado el 16 de octubre de 2009, de Eroski.es: http://www.consumer.es/web/es/tecnologia/internet/2007/07/24/164800.php

  • Arroyo, R. (20 de 8 de 2009). Facebook y Twitter, prohibidos en el trabajo. Recuperado el 20 de 8 de 2009, de itespresso.es: http://www.itespresso.es/es/news/2009/08/20/facebook_y_twitter__prohibidos_en_el_trabajo

  • Azurmendi, A. (1997). Derecho de la información. Guía jurídica para profesionales de la información. Pamplona.

  • Bernal, A. I. (2009). Los nuevos medios de comunicación y los jóvenes. Aproximación a un modelo ideal de medio. Madrid: Euroeditions.

  • Cabrera, M. Á. La era de la participación y el creciente poder de las audiencias (Web 2.0 o web social y periodismo 3.0 o periodismo participativo).

  • Cabrera, M. Á. (2008). La era de la participación y el creciente poder de las audiencias (Web 2.0 o web social y periodismo 3.0 o periodismo participativo). En L. Brandao, Para entender a ciência. Salvador de Bahía: Edit. Sala de Aula.

  • Cabrera, M. Á. (2000). La prensa online. Los periódicos en la WWW. Barcelona: Edit. Cims'97.

  • Cabrera, M. Á., & alt., e. (XXXX). Nuevas fórmulas para el estudio de la convergencia digital en las redacciones de los medios de comunicación. IV Congreso Internacional Comunicación y Realidad.

  • Cabrera, M. Á., Casquero, G., Fernández, M., & Jiménez, E. (2007). El periodista como creador y diseñador independiente de contenidos informativos: blogs y nuevas formas de periodismo en la era digital. IV Congreso Internacional Comunicación y Realidad. Universidad Ramon Llull, Barcelona.

  • Cabrera, M. Á., Palomo, B., & Otero, M. (2008). Metodologías de investigación en diseño periodístico en Internet. En M. Palacios, & J. Díaz Noci, Online journalism: research methodology in comparative perspective. Bilbao: UPV.

  • Campos, F. (2008). Las redes sociales trastocan los modelos de los medios de comunicación tradicionales. Revista Latina de Comunicación Social, 63 , 287-293.

  • Consumer.es. (junio de 2008). Del patio del colegio a la Red desde la habitación. Recuperado el 9 de abril de 2009, de consumer.es: http://revista.consumer.es/web/es/20080601/internet/72607.php

  • Dans, E. (6 de 10 de 2008). ¿Pero qué diablos es una red social? Recuperado el 19 de 8 de 2009, de http://www.enriquedans.com/2008/10/%C2%BFpero-que-diablos-es-una-red-social.html

  • Díaz Arias, R. (2006). Evolución de la comunicación audiovisual: de la televisión clásica al videoblog. Recuperado el 17 de diciembre de 2007, de Congreso internacional de blogs y periodismo en la red: http://www.ucm.es/eprints/5983/

  • Domingo, D., Salaverría, R., Cabrera, M. Á., & Aguado, J. M. (2007). Convergencia de medios: dimensiones del debate sobre la disolució de los límites de los modelos periodísticos establecidos. IV Congreso Internacional de Comunicación y Realidad. Barcelona.

  • Dupín, M. E. (10 de julio de 2009). Redes sociales: ¿ciudades de vidrio? Recuperado el 15 de julio de 2009, de BBC.co.uk: http://www.bbc.co.uk/mundo/cultura_sociedad/2009/07/090528_1120_especial_redes_sociales_intro_med.shtml?s

  • elpais.com. (16 de julio de 2009). Facebook alcanza los 250 millones de usuarios. Recuperado el 17 de julio de 2009, de elpais.com: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Facebook/alcanza/250/millones/usuarios/elpepusoc/20090716elpepusoc_9/Tes

  • García, J. R. (22 de 7 de 2009). Del Messenger al Twitter, diez años de revolución comunicativa en internet. Recuperado el 19 de 8 de 2009, de rtve.es: http://www.rtve.es/noticias/20090722/del-messenger-twitter-diez-anos-revolucion-comunicativa-internet/286088.shtml

  • hoytecnologia.com. (9 de noviembre de 2008). ABC.es incorpora Facebook, MSN reporter y Mister Wong a su menú de redes sociales. Recuperado el 7 de diciembre de 2008, de hoytecnologia.com: http://www.hoytecnologia.com/noticias/ABCes-incorpora-Facebook-reporter/83779

  • lainformacion.com. (17 de julio de 2009). Nos vemos en las redes sociales. Recuperado el 2009 de agosto de 19, de blog.lainformacion.com: http://blogs.lainformacion.com/proyectoi/2009/07/nos-vemos-en-las-redes-sociales/

  • Orange, F. (2009). Informe anual sobre el desarrollo de la Sociedad de la Información en España. Madrid: Fundación Orange.

  • Orihuela, J. L. (14 de 10 de 2008). La hora de las redes sociales. Nueva Revista, nº 119 , 57-62.

  • Ortega, J. L., & Aguillo, I. F. (2008 ). Análisis estructural de una red social en línea: la red española de Flickr. El profesional de la información, Vol. 17, nº 6 , 603-610.

  • Pestano, J. M. (1999). Aportaciones de las nuevas tecnologías en el ámbito de la comunicación audiovisual en las instituciones. Revista Latina de Comunicación Social, 23 .

  • Portillo, Y. (27 de julio de 2009). Las redes sociales 'atrapan' a la televisión española. Recuperado el 2009 de julio de 27, de elmundo.es: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/27/comunicacion/1248680881.html

  • Varela, J. (octubre-diciembre de 2005). Blogs vs. MSM. Periodismo 3.0, la socialización de la información. Recuperado el 15 de junio de 2007, de Telos, nº 65: http://www.campusred.net/telos/articulocuaderno.asp?idArticulo=7&rev=65


© Todos los derechos reservados