IV Congreso de la CiberSociedad 2009. Crisis analógica, futuro digital

Grupo de trabajo F-62: Digitalidad: comunicación retórica y comunicación literaria frente a la crisis analógica

Yo, escritor fantasma. Las narraciones en la Red del grupo italiano Wu Ming

Ponente/s


Resumen

Wu Ming (nombre completo: Wu Ming Foundation) es el pseudónimo de un grupo de escritores italianos creado en el año 2000 que formaban parte de la sección boloñesa del Luther Blissett Project. Sus libros han sido considerados en Italia como parte del corpus (o "nebulosa") de la "Nueva épica italiana". El cuarteto de escritores es autor de Q, 54, y Manituana. El grupo ha publicado varias novelas colectivas bajo licencias Creative Commons en papel y en la Red, novelas, que se pueden descargar desde la página Web del grupo. La mayoría de sus libros están traducidos en varias lenguas europeas.

Contenido de la comunicación

1. La tecnología digital de la parte del narrador

En la gran escena mediática que hoy confluye en el espacio público, rediseñando sus confines y a menudo también su radio de acción, los nuevos medios asumen cada vez más un papel central. En particular, la presencia de Internet constituye un dato nuevo y relevante, cuyo sentido e influencia no son fácilmente reducibles a una lectura unívoca. En primer lugar, Internet representa un elemento de apertura y ampliación en el ámbito de la creación literaria. La Red puede convertirse en el medio a través del que se suplantan las funciones de los tradicionales difusores del saber, garantes en el pasado de un determinado orden en la creación de la literatura. La cultura de papel en su entorno tradicional de editoriales y librerías está sufriendo el envite de nuevas prácticas y escenarios de creación literaria y lectura. Por eso me pregunto, ¿Cómo están cambiando las nociones tradicionales de autor, editorial, libro y lector con la llegada de la de la Web. 2.0? ¿Qué importancia tiene el sentido comunitario para la comunicación literaria? ¿Cuáles son los nuevos modelos de creación y recepción de la literatura que nos ofrece la era digital?

Hoy en día, una de las transformaciones más interesantes de la Red, vinculada al desarrollo de la Web 2.0, consiste en la posibilidad de contactos directos y horizontales entre los usuarios, sin la mediación de un agente centralizado. La interconexión deviene potencialmente planetaria y ajena a todo control y reglamentación. En este panorama el entrecruzamiento entre público y privado se hace más complejo y da lugar a una serie de fenómenos, en parte inéditos, de compenetración entre ámbitos discursivos diversos. Las tradicionales esferas de lo público y lo privado salen de este proceso remodeladas y sujetas a una redefinición recíproca, que permanece aún hoy en gran parte incomprendida en muchas de sus múltiples y diferentes líneas de desarrollo, sean actuales o potenciales.” (VIOLI, 2008)

Es decir, Internet supone para la literatura la intensificación del sentido del autor colectivo, en la medida que permite realmente compartir de manera real e instantánea las diferentes fases de la escritura. La interactividad y el se convierten en los protagonistas de la novela colectiva, auténticamente dialógica, porque actualmente los diferentes puntos de vista son de carne y hueso, aunque se conecten entre sí con cables y bites de metal. Y efectivamente, “el discurso artístico de la novela contemporánea se asienta en la pluralidad de voces, o polifonía teorizada por Bajtin (BATJIN, 1968: 12-13).

Jenkins (JENKINS, 2006b) Pone el acento en quienes usan los nuevos medios de comunicación digitales, es decir en los receptores, para ilustrar las ocho características fundamentales de este escenario poniendo el acento en un conjunto de prácticas y perfiles culturales que retratan cómo los individuos y la sociedad se relacionan con los medios de comunicación. De estas características, tres, nos ayudarán a comprender mejor el fenómeno de las novelas colectivas en la Red.

El medio digital es interactivo, o lo que es lo mismo, la llegada de la Web 2.0. ofrece un horizonte abierto a maneras renovadas de creación, de formación de comunidades y de recepción de contenidos. La Web 2.0. significa algo más: participar, no sólo leer, sino leer y escribir, es decir interaccionar. La actuación interactiva de los receptores ha supuesto para la narrativa digital la incorporación de las contribuciones de los internautas, y está visto que la práctica de (re)apropiarse de contenidos ha traído nuevamente a la luz un magma de producciones de aficionados y creatividad difusa, formas de vida típicas de la “vieja” cultura popular como los Cantares de Gesta o las leyendas populares, y que habían sido confinadas bajo tierra con la llegada de los medios masivos de comunicación jerárquicos y unidireccionales.

Internet es participativo, es decir, hasta hace veinte años, la mayor parte del público era tan sólo audiencia, sin embargo hoy la Web 2.0. permite la difusión libre y transversal de contenidos sean estos de calidad o no.

Otro aspecto que resalta Jenkins, y que me parece crucial para entender estas nuevas prácticas literarias es que el medio es convergente, que “se habla mucho más de convergencia tecnológica, de monstruosos móviles multifunciones, que de cultura transmedial, es decir que incluye diferentes medios o canales a través de los cuales circula la información. La atención se centra en la estrategia de las multinacionales del entretenimiento, interesadas en "desplazar" sus contenidos, como caramelos de un máquina expendedora a otra” (JENKINS, 2006b) y no se habla de que Internet está creando un modelo estético, un nuevo modo de narrar, informar o divertir. Es verdad, que aquí podría hablarse de digitalidad para nombrar y explicar los rasgos propios impuestos por el canal y por maneras renovadas de crear y de compartir conocimientos. En una visión conservadora de las nuevas tecnologías la tarea de un escritor es sólo escribir una novela, un libro hecho de papel. Todo lo demás - sitios web, booktrailers, foros, contenidos extra - es visto sólo como material promocional, sin embargo es la puesta en marcha de una cultura transmedial.

Estas son las características que consideramos más representativas para definir esta nueva narrativa en relación con el medio. Las otras, subrayan que los medios digitales son: cotidianos, innovadores, globales, generacionales y desiguales, ya que no todos aquellos que tienen acceso material a la tecnología han adquirido las competencias para saber utilizarla por eso se hace cada vez más urgente impulsar una confrontación sobre las "competencias digitales" que determinan cada vez más la formación social, cultural y profesional de los personas.

2. El grupo de escritores Wu Ming

Según nos dice en La Vanguardia Ayén “Los Wu Ming son uno de los fenómenos culturales más llamativos de la era global” y su irrupción en el panorama de las Letras italianas ha contribuido a crear una industria cultural que suplanta las funciones de los difusores tradicionales del saber. Los protagonistas de este pequeño terremoto cultural en el anestesiado panorama literario italiano irrumpen como una ráfaga de viento fresco en una habitación cerrada desde hace decenios. Los Wu Ming han nacido en la fértil tierra digital bajo la licencia de copyleft, así que, el primer paso que tiene que dar quien quiera conocerlos es darse una vuelta por su página Web y descargarse todas sus novelas. Eso sí, también es posible adquirirlas en formato tradicional publicadas por Einaudi, editorial de culto en Italia que ha apostado por las nuevas formas digitales de creación literaria.

Wu Ming (nombre completo: Wu Ming Foundation) es el seudónimo de un grupo de jóvenes escritores italianos de Bolonia creado en enero del año 2000 que se han lanzado al pozo de la autoría compartida. Algo que “ha dado lugar a un nuevo fenómeno que muchos empiezan a llamar género, la wikinovela. Lo han hecho ya Hernán Casciari, Espido Freire o el más experimentado Juan José Millás” (Ruiz Mantilla, 2007). Crean historias con otra gente en la Red. Un autor lanza un argumento y el resto lo completa. Desde 1994 a 1999, los miembros de Wu Ming participaron en una de las columnas más numerosas, creativas y radicales del Luther Blissett Project, la columna boloñesa.

Contrariamente al seudónimo abierto "Luther Blissett", "Wu Ming" corresponde a un preciso grupo de personas, activo y presente en el panorama cultural a partir de enero del año 2000. Los miembros de Wu Ming convencionalmente son conocidos como "Wu Ming 1", "Wu Ming 2", "Wu Ming 3", "Wu Ming 4" y "Wu Ming 5". Sin embargo, sus nombres reales no son secretos: Roberto Bui (Wu Ming 1), Giovanni Cattabriga (Wu Ming 2), Luca Di Meo (Wu Ming 3), Federico Guglielmi (Wu Ming 4), Riccardo Pedrini (Wu Ming 5). En el año 2008, el colectivo anunció la salida de Luca Di Meo del grupo.

Los Wu Ming privilegian la importancia de la obra y no la autoría de quien la produce, lo que interesa son las historias. Es una experiencia que va acompañada de una filosofía como la del copyleft, es decir, lo contrario a los derechos de autor tal y como se conciben hoy. Esta bandera del derecho compartido la alzan desde el sitio oficial del grupo donde se pueden descargar los textos de sus obras. Mediante el copyleft, afirman: “se defiende nuestro trabajo y el trabajo del editor y, al mismo tiempo, la libertad de los lectores de disfrutar y manipular lo que nosotros escribimos”.

En chino, “wu ming” significa ya sea “anónimo” (?? en chino tradicional y ?? en chino simplificado) como “cinco nombres” (??), según como se pronuncie la primera sílaba. Por un lado, el nombre de la banda implica un tributo a los disidentes ("Wu Ming" es una firma común entre los ciudadanos chinos que exigen democracia y libertad de expresión), y por otro, un explícito rechazo hacia "la máquina de hacer celebridades" que convierte al autor en una estrella.

Esta nueva literatura digital se centra en los aspectos de participación y creación de comunidad que proporciona la Red y se abre hacia formas nuevas de cumplir con las expectativas de los lectores, en términos estéticos, emocionales e imaginarios. Los libros de Wu Ming:

exploran metódicamente una nueva frontera, donde el poder de los medios y el de los consumidores interactúan de manera sorprendente, y la creatividad popular influye y modifica la de las grandes corporaciones. En este territorio híbrido, los dos elementos indicados para maximizar el placer de la reiteración y estimular la participación activa, se combinan en un único programa: la creación de mundos, un recurso narrativo conocido desde los tiempos de Homero y de la épica griega. Historias que nunca nos cansábamos de escuchar y que animaban a imaginar otras historias, bifurcaciones, aventuras heroicas de personajes secundarios. Historias que plasmaban toda una comunidad, y no sólo por los valores que transmitían y garantizaban. Entrar en un mundo nuevo, comprender sus reglas, intervenir, profundizar, confrontarse con otros exploradores: ésa es la esencia” (WU MING 2, 2007)

3. Experimentando en la Red … o antes de ser Wu Ming Foundation

La primera novela total o “romanzo totale” en Italia fue Ti chiamerò Russell, que nació en el portal de Internet  Xaiel.com en el año 2000, como proyecto impulsado por el grupo de escritores Wu Ming, antes de configurarse como grupo, y con sólo cuatro de sus miembros. Esta primera novela colectiva italiana nace On-Line en Bolonia y se escapa de la pantalla, del cable y del teclado para pasar al papel de la mano de Bacchilega Editore en febrero del año 2003 con el título Ti chiamerò Russell. Romanzo Totale 2002.

La idea de una novela enciclopedia, cadena de conexiones, maraña de hilos y trama de múltiples voces narrativas ya fue abordada con anterioridad por escritores como Gadda, Musil, Joyce o Proust, sin olvidar a Italo Calvino quien en Le Lezioni Americane habló de la novela enciclopédica entendida como un modelo de literatura que es una narración hipertextual y multisecuencial:

Il romanzo contemporaneo come enciclopedia, come metodo di conoscenza, e soprattutto come rete di connessione tra i fatti, tra le persone, tra le cose del mondo” (CALVINO, 1986 [1995]: 717).

La grande sfida per la letteratura è il saper tessere insieme i diversi saperi e i diversi codici in una visione plurima, sfaccettata del mondo” (CALVINO, 1986 [1995]: 723).

En el vientre del portal de Internet Xaiel.com nació el pequeño Russell. Su madre es la Red y sus padres, como no podía ser menos, han sido decididos mes a mes durante los nueve que duró la gestación de la criatura. En el primer capítulo, el grupo Wu Ming diseño los trazos del embrión “Russell” y cada treinta días de “gestación” se realizaba un concurso literario en el que el capítulo ganador se convertía en el capítulo oficial. En el quinto capítulo los escritores del Wu Ming gestionan de nuevo la trama antes de que la escritura colectiva inicie de nuevo su impetuoso recorrido hasta el noveno mes en el que los Wu Ming escriben la palabra final. Aquí os copiamos el primer capítulo escrito por  Wu Ming:

Ti chiamerò Russell. Nome cazzuto, il terzo con cui battezzarono Harold Adrian Russell Kim Philby, l’agente doppiogiochista più famoso della storia. Ti chiamerò Russell perché non conosco il tuo vero nome. Come tutti, del resto.

Hai cominciato a spacciarti per un altro quando avevi sei anni e facevi credere alle maestre di essere Leonard, tuo fratello gemello. Poi ti sei lasciato prendere la mano e le cose si sono complicate.

La chiami compartimentazione, ed è uno stile di vita. Inventare scenari, vivere recitando. Il modo più interessante che conosci per esercitare il potere. Propinare a chi ti circonda l’immagine che desideri, forzarli a reagire come hai previsto. Ti odiano quando vuoi essere odioso, ti apprezzano se gli propini particolari affascinanti, ti invidiano o ti compiangono a seconda della storia che hai raccontato. (WU MING, 2002).

La historia de Russell, no tiene un único creador porque no es unívoca, la historia principal se mezcla y se desvía en itinerarios alternativos, tantos cuantos autores contiene la historia, y aún más, porque cada autor puede descubrir en la narración del otro una posibilidad que no conocía y que se concreta antes sus ojos.  

Esta experiencia de lectura - escritura, nos trae a la mente cuanto ha escrito Bajtin, sobre la novela dialógica, polifónica con una multiplicidad de voces. La descripción de Bajtin de la forma literaria polifónica presenta la novela como una forma narrativa hipertextual en la que cada voz asume la forma de lexía. La novela no se constituye como la totalidad de una sola conciencia que absorbe otras conciencias como objetos, sino como una totalidad formada por la interacción de varias conciencias, sin que ninguna de ellas se convierta del todo en objeto para las demás. (BAJTIN, 1929: 27 en FOUCES 2007).

4. Q.

La novela colectiva Q es la primera obra del grupo y fue publicada en 1999 bajo el nombre de Luther Blissett por la editorial Einaudi y llegó a vender en pocos meses más de 80.000 copias en Italia. Posteriormente, ha sido traducida con rapidez al castellano, alemán, holandés, francés, portugués brasileño, danés, griego e inglés. En esta última lengua llegó a ser uno de los diez libros más leídos en el año 2003 en el Reino Unido. Claudio López Lamadrid, editor de Random House Mondadori, sacó al mercado Q, en español y afirma que: “son un grupo que cuidan muchísimo lo que hacen. Cuidan las traducciones de manera obsesiva, por ejemplo”. (RUIZ, 2007).

Planteado sin reservas como un homenaje a los personajes secundarios de la Historia, Q cuenta desde los márgenes el proceso de quiebra que supone la Reforma en la Europa del siglo XVI, con el fin del poder absoluto del Papado y la creación de las iglesias protestantes como ejes principales. Bajo la divisa de omnia sunt communia (todo es de todos), el Magister Thomas Müntzer y sus aliados diseminan por todo el Continente las esporas de una espiritualidad que se alía con las reclamaciones políticas o simplemente éticas de príncipes y campesinos, impresores y comerciantes. El libro narra el viaje realizado por un radical anabaptista a través de Europa en la primera mitad del Siglo XVI y su participación en diversos movimientos y sublevaciones a consecuencia de la Reforma Protestante. Abarca un arco temporal de 30 años, durante los cuales es perseguido por "Q", un espía del cardenal Giovanni Pietro Carafa de la Iglesia Católica Romana.

La obra ha recibido varias interpretaciones, y entre ellas destacan las de los novelistas  Stewart Home y David Liss quienes calificaron Q de "anti-novela", aunque sus respectivos análisis llevan a conclusiones distintas. El más interesante, el de Home, hace hincapié en las referencias sociales, políticas y culturales incluidas en la trama. Andresco señala en su lúcida crítica en El ABC:

que dejando de lado su dimensión metaliteraria, esta novela cuenta con un primer caballo ganador en forma de estructura narrativa hiperdinámica, basada en la fluida alternancia de breves capítulos sólidamente construidos, de modo que la distribución del tiempo histórico real (de 1517, cuando Martín Lutero proclama sus noventa y cinco tesis contra el tráfico de indulgencias, a 1555, con la proclamación de Carafa como Papa Paulo IV) se mantiene a salvo de las alteraciones corales que proporcionan los discursos en primera persona, los excelentes diálogos, los diarios de Q. y las cartas que le envía a Gianpietro Carafa. Lo que su lectura deja fuera de toda duda es la habilidad con la que se combinan las tramas secundarias y el subyugante uso que se hace de elementales recursos líricos sin olvidar un ejemplar dominio de registros idiomáticos”. (ANDRESCO, 2000).

Sin embargo, otros autores han calificado Q como una novela de aventuras, que se inscribe en la tradición italiana de Emilio Salgari. Fernández-Savater se adscribe a esta línea de pensamiento. Siempre teniendo en cuenta una frase de los mismos autores, que describen Q como un "manual de técnicas de supervivencia", establece precisas conexiones con la realidad contemporánea y califica la obra de «western teológico» que desarrolla:

una formidable novela de aventuras emplazada a lo largo de los primeros 30 años de la Reforma, sacudidos violentamente por las grandes sublevaciones campesinas que aspiraban a realizar inmediatamente el paraíso en la tierra. Los autores confiesan haber situado la novela en esa época porque todos los elementos que constituyen nuestra modernidad están de alguna manera allí presentes, in nuce: comunicación de masas, pugnas por la libre circulación del conocimiento, éxodos masivos, capitalismo financiero, insurrecciones que expresan las significaciones que nutren el moderno proyecto de autonomía «todavía en un lenguaje religioso», etc. (FERNÁNDEZ-SAVATER, 2003).

5. 54.

54 es uno de los libros más representativos escritos por el colectivo en sus primeros años, aunque sea el que ha tenido menos reconocimiento. Fue publicada en Italia en 2002 y traducida en español tanto por Mondadori como por Ediciones de Bolsillo. Ha sido considerada una novela sumamente compleja sobre la cultura popular, los sueños destrozados de la Resistencia Italiana y la relación entre Europa y los Estados Unidos de Norteamérica.

Según han publicado los autores, las tramas fueron esbozadas durante las postrimerías de la Guerra de Kosovo. El trabajo de redacción acabó diez días después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, en vísperas de la Guerra en Afganistán. Ambas guerras están explícitamente mencionadas en la obra y están alegóricamente descritas en la nota preliminar del libro:

Las «posguerras» no existen. / Los necios llamaban «paz» al simple alejarse del frente. / Los necios defendían la paz apoyando al brazo armado del dinero. / Más allá de la primera duna, los enfrentamientos proseguían. Garras de animales quiméricos hundidas en la carne, el Cielo lleno de acero y humo, culturas enteras arrancadas de la Tierra. / Los necios combatían contra los enemigos de hoy avituallando a los de mañana. / Los necios sacaban pecho, hablaban de «libertad», «democracia», «los nuestros», mientras se comían el fruto de incursiones y saqueos. / Defendían la civilización contra sombras chinescas de dinosaurios. / Defendían el planeta de simulacros de asteroides. / Defendían la sombra chinesca de una civilización. / Defendían un simulacro de planeta.

6. Manituana

El proyecto más ambicioso de los Wu Ming en la "segunda fase" de su trayectoria literaria es la novela Manituana, publicada en Italia en el 2007. Una novela de aventuras que se desarrolla en la década de 1770 en las todavía colonias británicas en el continente americano, y los protagonista centrales son Las Seis Naciones, las tribus aborígenes que, después de haber jurado fidelidad y luchado a favor de la metrópoli en la guerra franco-británica, se encuentran en el dilema de seguir apoyando a la corona británica o a las colonias insurrectas en la guerra por la independencia. Su fidelidad al rey Jorge III les costará definitivamente su libertad y ser diezmados hasta la aniquilación por una maquinaria y una concepción de la guerra a la que no pueden hacer frente.

Manituana es el primer volumen de una trilogía que los Wu Ming denominan el "Tríptico Atlántico". La obra no es tan solo una novela, sino que es un proyecto transmedial. En la página Web oficial del libro hay colgado un trailer de la novela (una imitación de la promoción de las películas), una cronología para incrustar los acontecimientos en la historia (para los más escrupulosos) y una sección dedicada a los lugares donde discurren los hechos y que se pueden visitar gracias a Google Earth.  En el apartado, «relatos amotinados» han depositado las páginas abortadas de la impresión en papel. Los relatos y capítulos sin espacio cuentan en este rincón con sus propias posibilidades. Y, además, los visitantes pueden dejar la banda sonora que ellos creen para los diferentes pasajes de la novela.

El eje del proyecto es el sitio Web Manituana.com, que da espacio a aportaciones de los propios Wu Ming, pero sobre todo de sus lectores. El espacio más amplio para las aportaciones de los lectores es lo que los Wu Ming llaman "Nivel 2": un área del sitio a la que se accede respondiendo a una pregunta sobre el libro. Es un espacio pensado para aquellos que ya hayan leído Manituana y quieren hacer preguntas, discutir con los autores y otros lectores, contribuir con propios relatos a la construcción del mundo de Manituana, extendiéndolo, ahondándolo, y en parte, desviándolo. En palabras de los Wu Ming, el nivel 2 es el lugar para difundir la narración comunitaria a través de hibridaciones, cruzamientos, confrontaciones, perspectivas e intercambios. La publicación de Manituana en español se ha producido en mayo del 2009 de la mano de Mondadori, y ya “ha vendido en Italia 200.000 ejemplares” (Ruiz Mantilla 2007).

Así inicia la narración:

Lago George, colonia di New York, 8 settembre 1755.

I raggi del sole incalzavano il drappello, luce di sangue filtrava nel bosco.

L’uomo sulla barella strinse i denti, il fianco bruciava. Guardò in basso, gocce scarlatte stillavano dalla ferita.

Hendrick era morto e con lui molti guerrieri.

Rivide il vecchio capo bloccato sotto la mole del cavallo, i Caughnawaga che si avventavano su di lui.

Gli indiani non combattevano mai a cavallo, ma Hendrick non poteva più correre né saltare. Avevano dovuto issarlo sull’arcione. Quanti anni aveva? Gesù santo, aveva incontrato la regina Anna. Era Noè, Matusalemme.

Era morto combattendo il nemico. Una fine nobile, persino invidiabile, se solo si fosse trovato il cadavere per dargli sepoltura cristiana.

William Johnson lasciava andare i pensieri, un volare di rondini, mentre i portatori marciavano lungo il sentiero. Non voleva chiudere gli occhi, il dolore lo aiutava a stare sveglio. Pensò a John, il primogenito, ancora troppo giovane per la guerra. Suo figlio avrebbe ereditato la pace.

7. Una  nueva poética para la digitalidad

La digitalidad podría definir los nuevos modos de creación literaria y de comunidad que se establecen en la Red. Los Wu Ming concedieron una entrevista a Jenkins (JENKINS, 2006c) en la que han puesto de manifiesto su punto de vista sobre esta nueva manera de creación literaria en la Red que es la  llamada novela colectiva.

La entrevista inicia recordando un cuento de Borges como ejemplo de la autoría en la cultura contemporánea: “En el planeta Tlön, el famoso mundo imaginario inventado por Jorge Luis Borges, es raro que los libros estén firmados. No existe el concepto del plagio: se ha establecido que todas las obras son obra de un solo autor, que es intemporal y es anónimo. Y no es por azar que según una de las escuelas filosóficas de Tlön, «todos los hombres que repiten una línea de Shakespeare, son William Shakespeare». Nosotros creemos que cualquier autor es un autor colectivo. Hace ya varios años, el mundo de la literatura supo que Raymond Carver no era realmente Raymond Carver. Los originales de Carver eran mucho más largos que las versiones que se publicaban. Las partes superfluas fueron eliminadas por su editor, Gordon Lish. Los finales de Carver, en realidad, eran los finales de Lish. Además ¿cuántas veces un autor toma la idea de una persona con la que habla?” (JENKINS, 2006c).

En la novela colectiva, o escritura alógrafa, como han pretendido llamarla otros, los narradores tienen que zambullir sus manos en un mar de historias, y aceptar el hecho de que son solamente reductores de complejidad, «filtros» entre las historias y la gente. Fuera de esto no hay ninguna «originalidad», sólo puedes ser «original» en el modo con que filtras y reelaboras lo que recibes de tu comunidad. En consecuencia, las historias pertenecen a todos y deben circular libremente para fertilizar los cerebros, y acrecentar la reputación abierta de cualquier autor.

Esta nueva manera de entender la creación literaria se encuadra en el marco conceptual que describe Genette al abordar la transtextualidad. Uno de los modos en los que se relacionan dos textos es a través de la hipertextualidad, o sea “cualquier relación uniendo un texto B (hipertexto) con un texto anterior A (hipotexto), que se inserta en aquel de un modo que no sea el del comentario” (GENETTE, 1982). La literatura electrónica ve el texto literario como una unidad que se relaciona con otras unidades y se define en base a esta característica relacional.

Landow (LANDOW, 1992) es quien mejor puso de relieve en su ya clásico estudio sobre el hipertexto la descentralización del texto y la ruptura de la linealidad discursiva que traen consigo las tecnologías digitales. El hipertexto se constituye así como un sistema procesador de unidades textuales o lexías (según terminología de Barthes) relacionadas con nexos electrónicos que hacen posible múltiples trayectos de lectura y que se opone a los sistemas jerárquicos lineales y centralizados. De hecho, la literatura digital supone un salto cualitativo en la configuración de los aspectos que implican la instancia autorial, la instancia lectora, el contexto, el canal, el referente y el código, además del propio discurso o construcción textual e hipertextual, como componentes del hecho literario (FOUCES, 2007).

Lo que Landow viene a subrayar en su libro, es que durante las últimas décadas han ido convergiendo dos campos del saber, aparentemente sin conexión alguna: la teoría de la literatura y el hipertexto informático. Los especialistas en hipertexto y teoría literaria, postulan que deben abandonarse los actuales sistemas conceptuales basados en nociones como centro, margen, jerarquía y linealidad y deben ser sustituidos por otras de multilinealidad, nodos, nexos y redes. (GÓMEZ TRUEBA, 2002).

Para los Wu Ming la complejidad de la trama, la abundancia de personajes y relaciones sociales, la participación del público, la construcción de un mundo y la narración transmedia son una parte esencial de lo que consideramos "narrar historias" en siglo XXI.  Sobre esta base, una vez más, podrá decidir si emprender esta trayectoria o seguir siendo un narrador, un director de cine, un escritor clásico, estilo siglo XX. Dejando de lado el respeto por las distintas opciones, “estoy convencido de que hoy, en Italia, se necesita una generación de narradores dispuesta a experimentar estos instrumentos como elementos para plasmar historias, y no sólo para venderlas” (JENKINS, 2006c).

Los Wu Ming han postulado su relación con los lectores como si de una red de creadores se tratase: “desde los comienzos de nuestras carreras como narradores profesionales hemos exhortado a los lectores a ponerse en contacto con nosotros y convertirse en una especie de “sexto miembro” del colectivo, en ósmosis continua con el grupo. Existe una constante interacción entre los lectores y nosotros, ellos nos envían sus comentarios, sugerencias y críticas. Los personajes femeninos de las nuestras novelas fueron evolucionando gracias a las ásperas críticas de algunas lectoras. Dicho esto, pienso que la invitación más explícita para apropiarse de nuestras obras es la «declaración copyleft» incluida en todos nuestros libros, que pueden copiarse, fotocopiarse o descargarse directamente de nuestro sitio. Alentamos toda clase de intercambio, reapropiación y obras derivadas, etc…”.

Como ha sucedido diez años atrás con los escritores de género, que de algún modo han recogido y superado el desafío de la complejidad, creo que las letras patrias pueden vivir un nuevo auge, una nueva temporada, si muchos autores se empeñaran en escribir historias que también otros puedan habitar: expertos, fans, dibujantes, cineastas, gráficos y actores de teatro. Escritores capaces no sólo de hacer rodar sus dedos sobre un teclado, sino de implicar a otros en una narración abierta, ampliada, que estimule las sinapsis y las comunidades de lectores” (JENKINS, 2006c).

Pero su objetivo va más allá de la propia creación en palabras del crítico del diario El País, (RUIZ MANTILLA, 2007), pretenden replantear en el siglo XXI la figura del autor y del narrador. Con este fin han creado una lista de derechos y deberes, entre los que cabe destacar como deberes que “el narrador tiene el deber de no creerse superior a los demás, tiene el deber de no confundir la fabulación, su misión principal, con un exceso de autobiografismo obsesivo y de ostentación narcisista".

Los Wu Ming representa una tendencia con tirón sobre todo entre los jóvenes e interesa.  Dejan en evidencia lo que, según Javier Celaya, uno de los impulsores de Dosdoce, una revista cultural de la Red con mucho prestigio entre los editores y círculos del arte por sus informes sobre la utilización de la Red en la creación, cree que es una crisis de la autoría. “Las personas que se mueven por Internet en ámbitos de creación literaria ya no están obsesionadas con la firma propia. Comparten su autoría, les interesan las historias, el resto les da igual”, asegura Celaya.

De todas las maneras los diferentes miembros del grupo han escrito también obras en solitario, New Thing de Wu Ming 1, editada en Italia en 2004 es la única novela solista de un miembro del colectivo que hasta el momento ha sido traducida y publicada en castellano, aunque precisa Wu Ming 1, “los proyectos en solitario son también trabajos en grupo, experimentos cuyo desarrollo se delega en un miembro. El propósito es buscar soluciones a problemas narrativos que serán útiles a todo el colectivo” (BRAVO, 2008).

8. La ramificaciones de Wu Ming: los  proyectos de escritura colectiva Kai Zen e  iQuindici

Según declaro Wu Ming 2 en la entrevista con Jenkins (JENKINS 2006c), el resultado más importante de su primer proyecto de escritura colectiva, Ti chiamerò Russell, ha sido el nacimiento de otro colectivo de escritores, Kai Zen (en japonés significa “perfeccionamiento continuo”).

El segundo proyecto fue un experimento de “literatura open source”, como el software de código abierto. La diferencia principal entre la narración y la programación de software es que casi todos pueden trabajar en el código fuente de una historia. El código fuente de la narración es la historia en sí misma. Hemos escrito un relato titulado La ballata del Corazza y lo hemos puesto online. Pedimos a los lectores que lo elaboraran, aunque solo fuera para cambiar un adjetivo, pero también para rescribir todo un párrafo o incorporar un nuevo personaje. Recibimos versiones alternativas de la historia, hemos hecho la revisiones y pusimos el resultado a disposición.

Un par de meses después, publicaron La ballata del Corazza 2.0, que es una síntesis coherente de todas las modificaciones propuestas. En último lugar, pero no por ello menos importante, está la interacción que nace de las novelas o cuentos escritos por nuestros lectores sin relación directa con nuestras obras. Cuando comenzamos, habíamos declarado nuestra disponibilidad para leer material inédito pero recibieron tanto material que fue imposible.

Sin embargo, quince abonados respondieron y voluntariamente se ofrecieron para leer lo que enviaran otros lectores. Estas personas han formado su propio colectivo, iQuindici (LosQuince, aunque ahora son más de treinta), tienen su propio sitio Web y su propia e-zine (Inciquid), organizan lecturas en público del material más interesante que reciben, y promueven la adopción de licencias abiertas (Creative Commons, copyleft y afines) en la industria editorial italiana. Otro blog colectivo de escritores noto en Italia es Nazione Indiana, abierto en el año 2003, y que descubrió, entre otros novelistas emergentes en el panorama actual, a Roberto Saviano, célebre escritor de Gomorra.

Como conclusión podemos decir que las obras de Wu Ming son un ejemplo de lo que hemos denominado digitalidad, es decir, una nueva cultura participativa y de convergencia en la que se verifica un salto cualitativo en la configuración de los aspectos que implican la instancia autorial, la instancia lectora, el contexto, el canal, el referente y el código, además del propio discurso o construcción hipertextual. En esta nueva cultura antijerárquica, los lectores están no sólo autorizados, sino exhortados a revisitar los textos iniciados por otros en la Red para insertar escrituras que continúen la historia anterior o incluso para realizar operaciones de reinterpretación y de apropiación creativa que den lugar a otras obras en formatos diferentes.

La digitalidad, se caracteriza asímismo por la creación de obras literarias transmediales en palabras de Jenkins (2006) en las que convergen junto a la obra en papel, sitios Web, booktrailers, foros, contenidos extra ect. Manituana de Wu Ming es la realización de esta nueva novela transmedial en la que se dan cita junto al texto escrito: un trailer de la novela, la visita de los lugares gracias a Google Earth, relatos enviados por otros escritores e incluso, la banda sonora aportada por los lectores para los diferentes pasajes de la novela.

Bibliografía/Referencias


  • ALBALADEJO, Tomás, 1991, Retórica, Madrid: Síntesis.

  • AYÉN, Xavi, 2003, “El colectivo Wu Ming proclama que "otra narrativa es posible", La Vanguardia, 02/04/2003.

  • ANDRESCO, Víctor, 2000, “Los nuevos disidentes”, El ABC, Suplemento Cultural, 18/11/2000.

  • BAJTIN, Michail Michailovic, 1968, Dostoevskij. Poetica e stilistica, Turín: Einaudi, (trad. esp.), Problemas de la poética de Dostoievski, 1986, México D.F.: Fondo de Cultura Económica

  • BRAVO, Pedro, 2008, “Wu Ming, los escritores más secretos”, El País, 02/06/2008.

  • CALVINO, Italo, 1986, Lezioni americane. Sei proposte per il prossimo millennio, en Mario BARENGHI (ed.), Saggi, 1945-1985, vol. I, Milán: Mondadori, 1995.

  • COSENZA, Giovanna, 2009, “Narrazioni in Rete” en Roberto Fedi y Marco Francini, I sentieri delle parole, Zanicchelli, [en línea]  Recuperado el 29 de septiembre de 2009 de http://giovannacosenza.files.wordpress.com/2008/10/narrazioni-in-rete-di-gcosenza-per-zanichelli.pdf.

  • FERNÁNDEZ-SAVATER, Amador, 2003, “Wu Ming, las historias como hachas de guerra” prólogo a Esta revolución no tiene rostro, Acuarela: Madrid.

  • FOUCES GONZÁLEZ, Covadonga Gemma, 2005, “La comunicación persuasiva y el mercado del best seller”, Dosdoce. Revista de Comunicación, Arte y Literatura, enero, pp. 1-10, [en línea] Recuperado el 29 de septiembre de 2009 de http://www.dosdoce.com/continguts/articulosOpinion/vistaSola_cas.php?ID=32

  • FOUCES GONZÁLEZ, Covadonga Gemma, 2007, “Italo Calvino: narrar en hipertexto para la era digital”, Conocimiento Abierto, Sociedad libre. Actas del III Congreso On-line del Observatorio para la Cibersociedad. (20.11.2006 al 03.12.2006), pp. 1-14. [en línea] Recuperado el 29 de septiembre de 2009 de http://www.cibersociedad.net/congres 2006/gts/comunicacio.php?llengua=es&id=849

  • GENETTE, Gerard, 1982, Palimpsestes. La littérature au second degré, París, Editions du Seuil.

  • GÓMEZ TRUEBA, Teresa, 2002, “Creación literaria en la Red: de la narrativa posmoderna a la hiperficción en Espéculo. Revista de estudios literarios, [en línea] Universidad Complutense de Madrid. Recuperado el 29 de septiembre de 2009 de http://www.ucm.es/info/especulo/ numero22/cre_red.html

  • IQUINDICI (2002), [en línea] Recuperado el 30 de septiembre de 2009 de http://www.iquindici.org/content.php?content.18

  • JENKINS, Henry, (2006a) Convergence Culture: Where Old and New Media Collide , (trad. italiana di Vincenzo Susca y Maddalena Papacchioli), Cultura convergente Apogeo: Milan.

  • JENKINS, Henry, (2006b) “Eight Traits of the New Media Landscape”, [en línea] Recuperado el 29 de septiembre de 2009 de http://www.henryjenkins.org/2006/11/eight_traits_of_the_new_media.html

  • JENKINS Henry (2006c) “Cómo «El castañazo» inspiró una revolución cultural. Una entrevista con Wu Ming Foundation” (trad. española por Nadie Enparticular), [en línea]. Recuperado el 29 de septiembre de 2009 de http://www.wumingfoundation.com/italiano/outtakes/cultura convergente_es.htm

  • LANDOW, George P., 1992, Hipertexto. The convergence of contemporany critical theory and technology, Baltimore y Londres: The Johns Hopkins University Press.  Hipertexto. La convergencia de la teoría crítica contemporánea y la tecnología,  Barcelona: Paidós, 1995.

  • RUIZ MANTILLA, Jesús, 2007, “La era de los escritores fantasma”, El País, 17/12/2007.

  • LUTHER BLISSETT, 1999, Q, Einaudi: Turín. (trad. esp. Q. Random House Mondadori: Barcelona, 2000.

  • KAI  ZEN, 2003,  [en línea] Recuperado el 29 de septiembre de 2009 de http://www.kaizenlab.it/

  • WU MING, 2003, Ti chiamerò Russell. Romanzo Totale 2002, Bacchilega Editore: Imola, [en línea] Recuperado el 26 de septiembre de 2009 de http://www.kaizenlab.it/russell.htm,

  • WU MING, 2002, 54, Einaudi: Turín. (trad. esp). 54, Random House Mondadori, Barcelona y 54, (trad. española) de Juan Manuel Salmerón), Editorial Nuevas Ediciones de Bolsillo, 2005.

  • WU MING, 2007, “Prefacio” a la edicion italiana de Henry Jenkins, Cultura Convergente, Milán: Apogeo.

  • WU MING, 2009, [en línea] Recuperado el 26 de septiembre de 2009 de "http://es.wikipedia.org/wiki/Wu_Ming"

  • WU MING, 2007, Manituana, Einaudi: Turín, (trad. esp. por Nadie Enparticular) Manituana, Barcelona: Random House Mondadori, 2009, [en línea] Recuperado el 27 de septiembre de 2009 de "http://manituana.com/documenti/0/8114

  • WU MING 2, 2007, “Cread nuevos mundos y nutriréis el cerebro”, L'Unità, 13 de enero, (trad. española por Nadie Enparticular). Texto publicado como “El procomún o la reapropiación pública de lo público” Archipiélago nº 77-78.

  • VIOLI, Patricia, 2008,  “Espacio público y espacio privado en la era de Internet. El caso de los blogs”,  CIC Cuadernos de Información y Comunicación, vol. 13, pp. 39-59.


CC0 (Equivalente a Dominio Público)