IV Congreso de la CiberSociedad 2009. Crisis analógica, futuro digital

Eje F - Comunicación

Grupo de trabajo F-61: Comunicar emociones mediante Internet

Coordinación


Comunicaciones

Preguntas iniciales

"Tecleamos" emociones, un lenguaje especial para expresar nuestros sentimientos a los demás.

¿De verdad Internet nos acerca a los demás? ¿O evidencia más las distancias?

¿Por qué nos gustan tanto las pantallas (y hablar a través de ellas con desconocid@s)?

Estamos solos en una habitación, y lloramos o reímos delante de una pantalla... ¿no es un poco extraño?

Descripción del GT

Cada vez es más sencillo el acceso de los ciudadanos y ciudadanas a las tecnologías de la información y la comunicación, las TIC, que destacan por su presencia habitual y en alza en nuestros escenarios urbanos. Hay prácticas que suponen una elección continua y cotidiana, que tienen una función importante y esencial para la vida social y la relación con los demás: la utilización humana y social de las TIC, que nosotros entenderemos como un uso eminentemente emocional. Es por ello que en este grupo de trabajo nos interesaremos por las emociones compartidas en el uso cotidiano de las TIC.

Las emociones van cambiando en el lenguaje natural y espontáneo de la vida cotidiana. Nuevos términos entran en la arena discursiva y se van generando nuevos ámbitos, por ejemplo, en el ámbito tecnológico: sólo en los últimos años se ha comprendido que las emociones y las nuevas tecnologías tienen una relación muy estrecha. Sobre todo, en lo relativo a la afectividad, hemos tenido oportunidad de observar múltiples ejemplos, cómo: cuando una madre habla por teléfono con sus hijos y su familia, llorando, o cuando una joven inmigrada "sale de fiesta" con sus amigos en el país de origen conectados en la Red, o cuando dos jóvenes enamorados conversan mediante un chat a mil kilómetros de distancia. En definitiva, se trata de un conjunto de performances, totalmente emocionales, que suceden mediante el uso de las TIC.

Cuando nos encontramos delante de una pantalla, se generan una serie de mecanismos que hacen emerger nuestros aspectos más íntimos, y que la narrativa científica ha etiquetado con el término de "disclosure". La "disclosure" nos ayuda a explicar la fascinación, actualmente tan extendida, por hablar con personas desconocidas y conocidas a través de una pantalla, que nos permite decirles cosas que nunca diríamos cara a cara. Sobre todo cosas relativas a la esfera íntima y privada, en definitiva: expresar nuestras emociones. Por otro lado, esto nos permite entender el éxito que tiene el uso de estas tecnologías en diferentes aspectos de la vida. Fenómenos como el Facebook, garantizan justamente eso, contactar con alguien que ya conocemos, pero entrar en una dimensión más intima, donde es posible expresar nuestras emociones menos públicas o llevar nuestras relaciones a otro nivel, y todo ello a través del lenguaje. Este razonamiento nos permite repensar en otros términos las relaciones afectivas, el aspecto íntimo en las nuevas tecnologías y las emociones que nos encontramos cuando estamos delante de una pantalla.