Usuario:
Clave:
  [Recordar datos]
Próxima fecha clave
16.11.2004: Sesión de clausura presencial del Congreso ONLINE. 19'30h en el Ayuntamiento de Barcelona (+ info)

Comunicaciones
La organización del congreso garantiza la traducción automática de todas las comunicaciones y los foros entre el catalán, castellano e inglés en todas las direcciones, gracias a Comprendium. Por este motivo animamos a usar la lengua catalana a quien la tenga como propia

Licencias Creative Commons
Los materiales, obras y contenidos de presentación, difusión, invitación y explicación de los diferentes Grupos de Trabajo que componen este 'II Congreso Online 2004' están gobernadas por la siguiente Licencia de Creative Commons:


Licencia de Reconocimiento-NoComercial

Más información sobre la aplicación de la licencia al Congreso

Inscripción Cerrada
Cerrada la fase de inscripción, finalmente somos 4183 congresistas. Si quieres obtener las Actas electrónicas del Congreso y el/los certificado(s) de participación en el mismo, PINCHA AQUÍ

Usuarios simultáneos
Identificados:
Sin identificar:

Socios organizadores

Generalitat de Catalunya

Diputació de Barcelona

Cornellà


GT-60. Arte DigitalSupraGrupo
¿Hacia una nueva cultura?
Coordinación:
· Pau Alsina
· Joan Campàs
· Jordi Alberich

Arte con mucho artificio. (Subasta de la máquina podrida de Brian Mackern).
Autor/-a/-s/-as:
  · Raquel Herrera Ferrer

Idioma original:
  · castellano
Palabras clave:
 · agitador/dinamizador socio-tecnológico
 · análisis del discurso
 · arte/bellas artes
 · comunicación
 · net.art


Artículo mostrado 29829 veces Texto más pequeño
Texto más grande

ABSTRACT
La descripción del proyecto de subasta de “la máquina podrida”, el viejo ordenador del artista digital Brian Mackern, supone un interesante punto de partida para realizar un análisis del discurso. Este punto de partida permite no solamente analizar la performance de subasta organizada por el artista, sino también reflexionar sobre el papel de los soportes informáticos en el sistema de validación del arte contemporáneo “tradicional”, y sobre los nuevas estructuras de validación necesarias ante la introducción artística de los componentes informáticos y el arte del software. Asimismo, este proyecto enfatiza las dificultades para reformular las nociones de objeto artístico y autoría en relación a las nuevas formas de arte en la red y a la variabilidad de acepciones de emisor y receptor en ellas.

1. PRESENTACIÓN

LeLE & casares aka _los machín_ aka _latinolovers_, con el consentimiento y aprobación del net.artista propietario de la *máquina podrida* aka *la desdentada*, inicia la subasta del ordenador de Brian Mackern, artista que ha contribuido al net.art desde el lejano 1994 cuando trabajaba en lo que él llamaba *ambientes en red*.

Es un artista, en este sentido, fundacional, aunque como es ajeno a los ámbitos europeo y norteamericano, dada su nacionalidad uruguaya, no posee el lustre de los siete magníficos, a pesar de anticiparse en el uso de la herramienta Flash y los recursos sonoros.

Fundador de los directorios online [ http://www.internet.com.uy/vibri/ ] y netart_latino database [ http://netart.org.uy/latino/index.html ]. Es, además, desarrollador de interfaces sonoras offline/online.

Su currículum vitae puede ser consultado en http://netart.org.uy/brian.html, y sus sitios de referencia son http://netart.org.uy , http://no-content.net y http://34s56w.org.


Casares presenta a Mackern como un artista “fundacional” en arte digital.
Si tenemos en cuenta que la antigüedad del arte digital funciona en gran medida como la vida de un perro o gato, Mackern se puede considerar un pionero. Casares nos referencia los datos curriculares de Mackern en Internet para a continuación presentar la subasta. ¿De qué? ¿De un ordenador viejo? Hay mucho más que eso: se trata de un ordenador/ taller de artista/ obra que constituirá a la vez sujeto y objeto, proceso y resultado artístico (como a continuación veremos).


2. SE ABRE LA PUJA

El precio de salida de este ordenador/taller_de_artista/obra es de 4.000 € [euros].

Debemos insistir en que estamos ofreciendo el ordenador completo y lleno de todos los datos contenidos hasta el momento en que se ha decidido su venta, día 08.05.2004:

No un cedé con la imagen de una sección del disco, caso de joshua davis (1).

Es decir, que a diferencia de la propuesta de Davis, la máquina podrida no es una reproducción parcial de sí misma.

Ni el ordenador que sólo aloja un virus que arranca, ejecuta el virus, lo contrataca, se muere y reinicia, caso del grupo artístico europeo 0100101110101101.ORG (2).

Asimismo, la máquina podrida no es una máquina suicida que juguetea con las estrategias de contaminación y modificación “maligna” de los sistemas informáticos (y con el valor del código como lenguaje-objeto y de la máquina como vehículo de software art).

Ni tampoco un bello portátil apple que recoge una abstracción geométrica facilitada por la cibernética expuesto como si de un cuadro se tratara, caso de john f. simon jr (3).

Contrariamente a las creaciones de John F.Simon Jr, la máquina podrida no pretende tampoco realzar valores estéticos de la computación ejerciendo en cierta medida de mero soporte videoescultórico.

Ni mucho menos un ordenador personalizado exteriormente como una intervención a la moda.
Siguiendo la línea esteticista, tampoco desea hacerse partícipe de los juegos de customización actuales, donde cuadros, zapatos, camisetas (o elementos de hardware) pueden adquirir valor artístico por el simple hecho de haber sido modificados “uno a uno” y de manera específica.

Como tampoco un viejo ordenador al que se le deja rastros de una pieza para que puedas disponer de algo del trabajo de su propietario.
De otro modo, la máquina podrida tampoco debe interpretarse como un agente activo del “cementerio de elefantes” del arte, donde reciclaje y feísmo pueden ir de la mano.

Según nos indican estos cinco puntos de crítica, la estrategia inicial empleada para definir los rasgos de la máquina podrida consiste en hablar de todo lo que la máquina podrida “no es”. Gracias a ello, podemos conocer de qué vicios de conversión a lo artístico “se ha librado” la máquina, y poseer una descripción precisa de los mismos.

Estos cinco puntos permiten reflexionar acerca de determinados aspectos destacables de la creación digital en general, así como de manera muy significativa sobre la elaboración de estrategias persuasivas en el arte contemporáneo, de marketing artístico transmitido a través de:




3. HAGAN SUS APUESTAS

No.

Ofrecemos el instrumento de trabajo (el taller, en términos clásicos) que ha acompañado a Brian Mackern durante los últimos años, tanto en sus trabajos personales, como en sus encargos para otros artistas, o en sus net jamm con los miembros del grupo OFFLINE [http://offline.area3.net], [entre otros], aparte de sus trabajos como VideoJockey [VJ], conferencias y workshops.

En fin, su herramienta.

Completo de información e historia, además de todas las penalidades sufridas por la máquina de un artista que pertenece a un país no desarrollado, donde el low-tech no es un recurso estético sino la única salida para continuar trabajando.

Una herramienta que puede ser adquirida para ser vampirizada y continuar su obra o bien exponerla para la posteridad cuando el desarrollo de hardware y software nos impida ver muchas de las piezas hospedadas en su ordenador, algo que ya sucede.

Aquí empieza la descripción de las propiedades o valores de las cuales la máquina podrida sí desea hacerse partícipe:
  • El valor del ordenador de Mackern como herramienta, taller móvil, tanto para “ejecutar” su arte como para realizar proyectos en grupo y por encargo. En este caso se vuelve a reiterar la particular unicidad de la “máquina podrida” de Mackern más allá de eventuales modas y/o procesos de conversión artística a la moda. Máquina y persona se recargan de especificidad más allá de consideraciones estrictamente estéticas (un poco a la manera del proceso de deificación del DJ llevado a cabo en los últimos años)

  • Un taller móvil cuyo estado deplorable queda justificado, además de por los múltiples viajes, por la tan manida precariedad de medios de artistas latinoamericanos como el propio Mackern. Dice “el low tech no es un recurso estético”, frase donde ironiza sobre el gusto europeo/ norteamericano por el feísmo y la precariedad, ensalzando al mismo tiempo el tópico de “creatividad burbujeante” de los países menos favorecidos a falta de poder basar la creación en un despliegue de recursos económicos. Este comentario conecta con las consideraciones actuales sobre las geopolíticas del arte contemporáneo, y en principio debería hacerse extensible a la situación países desarrollados/ en desarrollo y la llamada “brecha digital” (pese a las sospechas que puedan despertar los constantes viajes de Mackern, poco habituales para un artista de sus orígenes, alrededor del mundo).

  • Una herramienta cuyos valores (operatividad como herramienta-orquesta más allá de la mera funcionalidad del procesador informático, sentimiento entrañable y empático hacia el desgaste y la depauperación del aparato) se trasladan del propietario/ artista Mackern a las posibilidades de apropiación que pueda conjugar el nuevo propietario. De esta manera se reelabora en términos artístico-tecnológicos el traspaso de poderes del mundo de las subastas, pues no sólo se es propietario sino eventual programador/ comisario/ artista de la máquina podrida, o de lo que quede o pueda conservarse con el tiempo de ella. Se adquiere la máquina, pero eventualmente lo que en verdad se adquiere son más los valores afines a la máquina podrida que la propia máquina y su valor específicamente patrimonial.


    4. ¿QUIÉN DA MÁS?

    la subasta de su ordenador, un viejo portátil pecé de 1999, seguirá el siguiente procedimiento:

    1.- en el día 08.05.2004 el ordenador ha sido congelado para preservar toda la información que contiene ya que su estado es sumamente delicado y corre riesgo de perder una valiosa información que no se limita a la propia obra del propietario, quien en su faceta de arqueólogo digital posee información acumulada de la historia del net.art desde sus inicios.

    Y sin embargo, la necesidad de desarrollar este experimento de comunicación entre el mundo artístico de las subastas y la exaltación del computer art hace que el equipo de Casares y Mackern ponga en funcionamiento un conjunto de mecanismos para garantizar el proceso de conservación patrimonial de la máquina podrida, o al menos su supervivencia como archivo temporal de obras cuyo valor no es sólo el de pertenecer a Mackern , sino también a la breve pero intensa historia del arte digital. Que muchos artistas digitales hayan optado por no conservar gran parte de sus obras para responder a la lógica desechable de la nueva cultura no es algo que haya que considerar en esta ocasión.
    Mackern ha querido romper esa lógica para homenajear aspectos del arte contemporáneo que en cambio tienden a descartarse en la vertiente del arte digital, y que precisamente impiden en muchas ocasiones la comprensión entre los dos mundos.

    2.- Existe documentación fotográfica que demuestra la *congelación*
    del ordenador en el día indicado y que toda su información ha sido
    traspasada a un kit de restauración formado por cuatro DVDs copia
    espejo del disco duro. La documentación fotográfica sigue las pautas
    clásicas de la petición de un rescate por secuestro, se fotografía al
    congelado junto al diario del día de su congelación.

    El registro visual de la congelación mantiene el carácter lúdico e irónico de esta performance de venta. El rigor con el que se informa del sistema de almacenamiento ideado para salvaguardar los contenidos de la máquina podrida más allá de la vida de ésta queda trastocado por las fotografías donde se nos presenta la máquina secuestrada. Esta personificación de la máquina choca de pleno con el fetichismo de las subastas tradicionales, aunque más allá de la crítica a la obsesión por los objetos (validados como) artísticos se transmite la consideración de que la continuidad vital de la máquina no será posible mientras no haya un nuevo propietario que la encienda y teclee en ella. Esta consideración vuelve a poner de manifiesto el carácter dual de la máquina podrida: su utilidad (mayor o menor, pero evidente), de modo que el destinatario del ordenador es un (mero) usuario; y su complejo valor artístico añadido, lo que hace que el destinatario sea múltiple.

    3.- Esta copia espejo del disco duro en soporte DVD garantiza al
    comprador la presentación del ordenador en todo tipo de exposiciones
    para, si alguien *deforma* el disco duro, poderlo restaurar desde la
    copia espejo que proveemos en esta serie de DVDs autoejecutable.
    Este destinatario múltiple podrá mantener una relación polifacética con la máquina si así lo desea, es decir, podrá ejercer de “artista” o “nuevo Brian Mackern” en sus distintas facetas:

    ¿Qué relación guarda la copia espejo del disco duro con el disco duro en sí?
    La capacidad reproductora potencialmente infinita del ordenador y sus componentes como elementos fabricados en serie no permitirían personificar la máquina podrida.
    Asimismo, hemos comentado la especial “aura” que otorga a la máquina podrida su eventual carácter artístico través de la subasta en línea de su disco duro congelado, convirtiendo en obra/estatua, contenedor-contenido a máquina y disco duro a partes iguales.

    O eso podríamos afirmar en un principio…

    Porque la paradoja de simultaneidad entre reproducción y aura funciona como un proceso reversible constante:

    4.- La subasta se inicia con la exhibición del ordenador durante el
    _pescara electronic artists meeting 2004_ [ PEAM2004 ]
    [ http://www.artificialia.com/peam2004/ ] entre el 19.05.2004 y el
    23.05.2004, en cuya inauguración, día 19.05.2004, quedará abierta en
    EUROBID
    [ http://www.eurobid.com/console.cfm?item=AT0020520002&cat=AT002 ].

    5.- Acompaña al ordenador y a los DVDs de restauración, la
    mochila para su transporte y el monstruo verde sin el cual el artista
    no podía realizar su trabajo. Ambos elementos, mochila y monstruo
    verde, forman parte inseparable de este taller del artista del que
    ahora se desprende.

    6.- El ordenador se vende sellado y junto con la copia espejo del
    disco duro, también en caja sellada, se facturará al domicilio del
    comprador que pasa a ser su legítimo propietario pudiendo mostrarlo
    en futuras exposiciones de arqueología del net.art o curiosear por su
    disco duro para poder descubrir la fuente de las obras de Brian
    Mackern, a la vez que dispone de un excelente repositorio de obras
    antiguas del net.art.

    7.- Como información complementaria para esta subasta el artista,
    Brian Mackern, cuelga a disposición de los internautas un interactivo
    que permitirá acceder a sus instrucciones de uso al posible comprador
    y conocer las anécdotas que han rodeado la vida de *la desdentada*
    de la que se ve obligado a desprenderse por su incapacidad
    para continuar siendo una herramienta fiable de trabajo.

    Los últimos comentarios sobre la máquina podrida son variopintos, pero remiten mayoritariamente a los aspectos eminentemente prácticos: datos sobre el festival donde se exhibirá la máquina, URL de la subasta, datos sobre el “paquete completo” que recibirá el futuro propietario. De todos ellos podemos extraer los siguientes comentarios para complementar lo dicho hasta el momento:


    5. ARTE SIN ADJUCACIÓN: REFLEXIONES DESPUÉS DE LA SUBASTA

    Podría pensarse que todas las reflexiones realizadas entorno a la máquina podrida han caído en saco roto si tenemos en cuenta que no hubo puja ni adjudicaciones en la subasta colgada en Eurobid.

    Así fue: la subasta como tal, la legitimación de la máquina podrida en el circuito neoartístico de las subastas en línea no se ha producido, pero no por ello deja de servirnos para realizar reflexiones relevantes sobre la especificidad y problemática del arte digital.

    5b. Dos apuestas y un (posible) comprador

    A la de una...

    En una época de preeminencia de los valores de inmaterialidad y reformulación espacio-temporal con la popularización de la red de redes y ese oscuro objeto de deseo llamado “ lo virtual”, la polisemia con que se describe a la máquina podrida nos sirve para poner de manifiesto no sólo los problemas para reconocer y aceptar artísticamente los valores que al parecer son propios de estas nuevas manifestaciones artísticas, sino también las dificultades para desprenderse del sistema de validación del arte contemporáneo al que (al menos parcialmente) es afín.

    El carácter de transición de la máquina podrida, a mitad de camino entre los presupuestos ideológicos de la influencia virtualizadora y los rasgos que inevitablemente entroncan con otros experimentos de carácter vanguardista (el urinario y la pipa-que-no-es-tal no quedan tal lejos), no hace sino ampliar las miras e interrogantes sobre qué llamamos arte digital y qué concepción(es) del arte aplicamos para validar las creaciones digitales.

    A la de dos...


    Asimismo, el juego polisémico operado por la máquina podrida pone el dedo en la llaga en la ya muy denostada figura del autor.
    No ha hecho falta que se hablara con la etiqueta de “arte digital” para fulminar la noción de autoría, pero sí es cierto que las estrategias planteadas por Mackern y su máquina han servido para volver a poner en primer plano el debate que cuestiona la vigencia de establecer distinciones entre los roles de artista, usuario, consumidor, cliente...

    En este sentido, el proyecto de subasta de la máquina podrida no es ciertamente un elogio de DIY (Do-it-yourself), como si el “traspaso de poderes” de artista (Mackern) al eventual propietario de la máquina le diera las habilidades mágicas para poseer todos esos roles en uno (y no tuviera que ser un “artista congénito” para considerarse como tal, sino tan sólo poseyendo las herramientas adecuadas). Más bien se trata de una problematización de tal supuesto traspaso, no sólo ante las dificultades para legitimar y lograr la venta, sino de modo muy significativo ante el juego de espejos efectuado por la generación de copias del disco duro.


    ¿Adjudicad@?

    Las inestabilidades y contradicciones para describir obra y autor en el marco de la performance de Mackern y la máquina podrida no impiden sin embargo que este experimento haya logrado parcelar un ámbito de discurso propio digno de reseñarse en la última de estas consideraciones.

    La presentación mediante descripción escrita y audiovisual en página web, el envío del proyecto a múltiples listas de correo vinculadas al arte digital y su colocación en el sistema de subastas en línea significan no sólo que el proyecto se haya presentado en la red, sino que se puede monitorizar su desarrollo a través de ella.

    El valor singular de este hecho radica no solamente en la validación del circuito de difusión en línea (pues una difusión de tales características podría realizarse para cualquier obra física), sino en cómo el planteamiento, la puesta en escena si queremos llamarla así de este proyecto resta importancia a la existencia física de la máquina podrida y su eventual presentación el festival PEAM.

    Todo el discurso puesto en marcha para hablar de la máquina podrida nos permite realizar un seguimiento y análisis de ella sin ni siquiera haberla visto. Esta nueva forma de análisis puede ser algo más que poco rigurosa, sino novedosa por cuanto resalta el valor procesual y conceptual de experimentos como esta subasta, y permite otorgar el valor y la fiabilidad al intento, a la convocatoria, a la llamada más allá de sus eventuales consecuencias.

    Que no exista, al parecer, actualmente, un público dispuesto a comulgar con las intenciones de venta de la máquina podrida no significa necesariamente que no pueda llegar a existir. El incremento masivo de la importancia del arte digital en las nuevas parcelas de comunicación, difusión y existencia que está generando abre la veda para un nuevo tipo de público tan familiarizado con la realidad tecnológica de nuestra época como con el linaje histórico del arte y su consideración social en (ciertas) esferas. El acelerado devenir del arte digital acabará seguramente dando pie a este tipo de debates.

    Éste debe ser, creeemos, el auténtico valor de la máquina podrida para alentar un debate intelectual sobre la cibersociedad y los roles y estatutos artísticos del arte digital en este nuevo panorama cultural.


    BIBLIOGRAFÍA
    (El texto de difusión de la subasta de la máquina podrida se ha reproducido íntegramente y respetando el orden con el que apareció).

  • BENJAMIN, Walter; La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica (1936), Editorial Taurus, Madrid, 1973.
    http://inicia.es/de/m_cabot/la_obra_de_arte_en_la_epoca_de_su.htm
  • LA MÁQUINA PODRIDA Brian Mackern SUBASTA 2004.
    Información sobre la máquina podrida y la subasta:
    http://netart.org.uy/subasta/
  • Información sobre el momento de la congelación:
    http://netart.org.uy/subasta/congelacion.htm
  • Información sobre cómo cuidar la máquina podrida para el futuro propietario:
    http://netart.org.uy/subasta/info.htm
    Software art International Conference (2003)
  • Mesa de debate Software Art: A curatorial fiction or a new perspective?
    http://www.softwareart.net/
    (Última fecha de consulta: 27 de septiembre de 20004).


    NOTAS
  • [1] - http://www.eastgate.com/catalog/Praystation.html
  • [2] - http://0100101110101101.org/home.biennale_py/story.html
  • [3] - http://www.numeral.com/panels/panels.html
  • [4] - Y sin embargo, las siguientes informaciones sobre el proceso de subasta pondrán de manifiesto las contradicciones de esta crítica, pues el ordenador de Mackern posee otros atributos o cualidades de customización más allá de los exclusivamente referidos al hardware.
  • [5] - Más bien las instituciones artísticas han ejercido fuerte presión para lograr una conservación parcial del arte digital pensando en su eventual rentabilización, enfatizándose en este debate no sólo las dificultades para “almacenar lo inmaterial” sino asimismo el carácter potencialmente utópico y periférico de las prácticas artistas de “arte digital” versus la institucionalización a la que se han visto mayoritariamente sometidas no sólo las artistas plásticos (esto no es ninguna novedad) sino asimismo las artes mediáticas anteriores a la digitalización masiva (pensemos en la presencia actual del videoarte en los museos). La presión socioeconómica de los grandes grupos multimedia no ha hecho mella suficiente para erradicar cierto carácter resistente en el arte generado por ordenador.
    Artículo mostrado 29829 veces Texto más pequeño
    Texto más grande