IV Congreso de la CiberSociedad 2009. Crisis analógica, futuro digital

Grupo de trabajo A-2: Comunidades de práctica

Ecosistema y transformación en las comunidades de práctica y de aprendizaje

Ponente/s


Resumen

Las comunidades de prácticas y las de aprendizaje se han ido transformando a lo largo de esta década. Gracias a las tecnologías, como medios sociales y redes sociales, se ha hecho posible que haya una polinización en las estructuras originarias de J. Seely Brown y P. Duguid junto con E. Wenger enmarcándolo dentro de la teoría social del aprendizaje. Las redes de práctica se encontraron con estructuras de redes y se fueron incorporando en grandes corporaciones de manera informal hasta tener un peso específico en la gestión del conocimiento. Elementos de las redes como el no estar cara a cara, la participación voluntaria, lo difuso de sus fronteras hacen que la transformación y la hibridación se este llevándose a cabo sin una definición clara en la conceptualización de las diferentes comunidades.

Contenido de la comunicación

Introducción

En el entorno digital en el que nos encontramos mucha de la terminología utilizada termina por difuminar los “contornos” o lindes; por esta razón se encuentran términos que se usan, términos sin una definición clara: comunidades virtuales, comunidades de aprendizaje, comunidades de práctica, redes sociales en aulas o facultades.

Se esta rodeado a lo largo del día de muchas comunidades en el ámbito real. Hay muchos tipos de comunidades definidas y acotadas según la focalización creada (por lo geográfico, por el interés de reunirse, por las formas de interacción,…). Según Illera (2008) “las comunidades, virtuales o no, son siempre organizaciones temporales, cohesionadas pero multinivel, tanto por los intereses individuales, en torno al que gira la comunidad, como por el marco institucional y social en el que se dan. Depende, en cualquier caso, de considerar que una comunidad es una entidad que puede ser descrita, con características reconocibles, y que su aspecto estructural es determinante, o bien que tiene un valor simbólico, de establecimiento de límites, y por tanto intensional, teniendo que ser descrita desde dentro de la experiencia de sus participantes”.

El modelo estructural de las comunidades de práctica la desarrolló E. Wenger (Wenger, 2006; Wenger, et al., 2002) sobre tres dimensiones:

  1. Un compromiso mutuo. La práctica reside en una comunidad de personas y en las relaciones de participación mutua. El conocimiento individual es el que le da valor dentro de la comunidad.

  2. Una empresa conjunta. Aquí entran aspectos de negociación dentro de una comunidad. La propia negociación de significados entre todos los participantes.

  3. Un repertorio compartido. Este repertorio incluye rutinas, palabras, instrumentos, maneras de hacer, relatos, gestos, símbolos entre otros elementos que hacen posible una cosificación y participación.

Estas tres dimensiones estructuran una comunidad de práctica en una combinación única de tres elementos fundamentales: un dominio del conocimiento, que define un conjunto de cuestiones, una comunidad de personas que se preocupan por este dominio y la práctica compartida que están desarrollando para ser eficaces en su dominio.

Más allá de las originarias comunidades de práctica: las redes de práctica

Hay un concepto como “Networks of Practice”1 que se ha ido desarrollando durante esta década confluyendo con conceptos del análisis de redes sociales como Eli Hustad (2006) en su intento de ver la problemática que surge en NoPs distribuidas.

John Seely Brown y P. Duguid (2002: 141-143)2 describen las NoPs como una comunidad extendida más allá de un dominio o conocimiento entre pares y teniendo prácticas diferentes. Para ello ponen el ejemplo de crear una red de prácticas entre médicos y enfermeras. En cierta medida pueden separar las personas que tienen diferentes prácticas. Ello no creen que se dividan por la diferente información, sino más bien por la disposición y actitud ante la práctica. Estos autores muestran por primera vez la posibilidad de reunir diferentes comunidades de práctica puras y sin contaminar a partir de una infraestructura tecnológica de comunicación. En aquella época mediante intranets e incipientes herramientas en la web como foros, listservs, gophers etc.

Uno de los factores que hace evolucionar es la no presencia física y la capacidad de poder mantener comunicación y afecto entre las diversas redes. La distancia geográfica (Vaast, 2004: 218-219) hace que un miembro de una NoP no pueda interactuar directamente. A pesar de ello, en el contexto de esos años, comparten actividades diarias y una identidad profesional y ocupacional específica. Las relaciones entre los miembros de una NoP son mucho menos estrictas y densas que las que caracteriza a las CoPs. Esta autora dice que las NoPs pueden ser vistas como un dibujo conjunto de diferentes CoPs, con el fin de combinar el conocimiento de nuevas formas a través del compromiso mutuo de sus miembros para alcanzar algún objetivo común. Proporcionan puntos de acceso para las diferentes personas de la comunidad, comprometiéndolas con la red y estableciendo una identidad local dentro de una organización más grande. Pensando desde la tecnología de la Intranet como una oportunidad llena de beneficios y su infraestructura para establecer la relación entre CoPs y NoPs.

Otros autores de esta época (Teigland & Wasko, 2004: 232-234) explicitan la comunicación mediada por ordenador (CMO) mediante ENoPs3. Son similares a las CoPs ya que ambas son espacios sociales en las que se trabaja en asuntos similares y se auto-organizan para ayudarse mútuamente y comparten puntos de vista similares de su práctica. Sin embargo, a diferencia de una CoP, en las ENoPs ese compromiso mutuo se produce a través de la comunicación mediada por ordenador (CMO), lo cual afecta profundamente al intercambio de conocimiento de varias maneras, resumido por los autores en estos puntos:

  • De forma similar a las CoPs, en las ENoPs el conocimiento se intercambia a través de un compromiso mutuo en la práctica. Así, una característica definitoria es que los participantes en una ENoP interactúan entre sí para ayudarse mútuamente a resolver los problemas.

  • El conocimiento en una ENoP se intercambia de forma asíncrona. No hay una comunicación cara a cara y la tecnología, para estos autores, crea un vínculo estructural débil entre individuos afines que están físicamente dispersos. Se puede también eliminar la restricción del número de participantes. Como resultado, los buscadores de conocimiento no se limitan a hacer preguntas sólo a los expertos, sino fuera de la limitación de la comunidad se puede hacer uso y contactar con personas que no están en esa delimitación comunitaria o que quieran ayudar. Las respuestas y soluciones en las ENoPs suele ser archivadas en una base del conocimiento y disponibles para todos los participantes.

  • La participación está abierta a cualquier persona con el deseo de participar e interactuar con los otros miembros. Los enlaces (links) que permiten comunicarse entre ellos son prácticamente ubicuos. Con todo ello los límites se diluyen ya que la membresía está abierta en muchos casos en este tipo de comunidades, lo cual dificulta la creación y cumplimiento de los límites.

  • Los participantes en una ENoP deciden por ellos mismos cómo, cuándo y con qué participar. Esta contribución es voluntaria y requiere por su parte un compromiso débil.

  • Por último, los participantes en una ENoP no se suelen conocer, son extraños el uno para el otro. El intercambio de conocimientos en un ENoP se produce entre las personas independientes de su conocimiento personal, la familiaridad o localización. Además, porque la participación es voluntaria, los solicitantes de algún conocimiento o dato puntual no tienen ningún control sobre quién responde a sus preguntas. Esto contrasta, según estos autores, con una CoP, donde la gente normalmente se conocen entre sí e interactúan con el tiempo, creando expectativas de la obligación y la reciprocidad que son ejecutables a través de sanciones sociales.

Esto puntos hace que pensemos en lo que vendrá en años posteriores con la interinfluencia de determinado software social y de las redes sociales en concreto.

Las NoPs (ENoPs) son el punto de partida para un nuevo paradigma de comunidad en red. A medida que surgió el debate a principios de los 90 sobre la naturaleza de lo “virtual” en las CoPs, se fue acelerando la difusión de las tecnologías basadas en redes, con esto se fue creando un nuevo ecosistema de comunidades. Dentro del mundo de las organizaciones, Internet y las Intranets de aquella época ofrecen una plataforma cómoda y flexible para apoyar a grupos y redes en grupos dentro de comunidades más amplias. Hay que reconocer que los estándares de Internet son abiertos y públicos para generar estructuras abiertas, delimitaciones más borrosas y conexiones débiles.

Comunidades de aprendizaje

Dentro de este concepto se encuentran muchas perspectivas y variantes. En el ámbito académico español a nivel teórico y práctico se pueden apreciarse dos visiones distintas:

  • Una visión social dentro de estructuras de aprendizaje dialógico (Alcalde & Buitrago, et al., 2006; Flecha & Larena, 2008) donde se trabaja el diálogo como negociación, la transformación de los centros en lugar de la adaptación, la transformación del entorno para mejorar el aprendizaje, la inclusión social, la igualdad de diferencias en lugar de la diversidad. El enfoque teórico de este tipo de comunidades de aprendizaje contempla aspectos educativos, psicológicos y sociológicos con autores como Bruner, Freire, Mead y Habermas que conforman el corpus teórico de este tipo de experiencias educativas. Un ejemplo de experiencias inclusivas es el Centre Especial de Recerca en Teories y Pràctiques Superadores de Desigualtats, conocido por CREA.

  • Comunidades de aprendizaje dentro de una visión cognitiva, donde el conocimiento fluye y se distribuye en la plataforma creada y anidada con las herramientas adecuadas. Mediante el aprendizaje situado y el concepto de cognición distribuida se enmarcan este tipo de comunidades en las que las tecnologías contribuyen de una forma importante a la descentralización de las formas de aprendizaje y a la construcción del conocimiento (Gros, 2008: 68-69). Esta concepción es la que más similitud tiene con las comunidades de práctica. Begoña Gros cree que es un concepto muy diverso bajo el concepto de cognición situada, “que van desde la consideración del aula como comunidad de aprendizaje hasta el concepto de comunidad virtual [...]. Se utilizan mucho términos de comunidad de aprendizaje, comunidad de práctica, círculos de aprendizaje, comunidades de conocimiento, comunidades de aprendices, organizaciones que aprenden, etc. En todos los casos, se enfatiza la idea del aprendizaje como construcción social. Sin embargo, existen diferencias entre los diferentes términos citados”.

Las visión e influencia de este tipo de comunidades (Alburquerque & Peralta, 2008: 29) es formada desde aspectos del constructivismo social, aprendizaje situado, cognición distribuida, web 2.0 y el propio aprendizaje en red desde una vertiente “virtual”. La matriz de estos autores así lo demuestra:

En esta visión cognitiva de las comunidades de aprendizaje se establece una diferenciación de los distintos “focos” de actuación en el aprendizaje según M. Riel y L. Polin (2004: 48) en las que están centradas en una actividad o tarea, las que tienen el desempeño de una práctica y las centradas en la producción del conocimiento. Estas últimas son las que posiblemente evolucionen a “redes de conocimiento” (Anklam, 2007: 18) en un estadio distribuido4.

Para que tengan cierto éxito las comunidades de aprendizaje existen seis puntos críticos (de importancia descritos) por Rena M. Palloff y Keith Pratt (2007: 145-148):

  • Para que los participantes se conecten entre ellos, es necesario un sentido de seguridad y confianza. Tienen que sentirse cómodos con que los demás sean quienes dicen ser y que escribirán algo que proporcione feedback abierto y honesto. O sea, honradez y sinceridad.

  • Una comunidad de aprendizaje online, simplemente, no puede existir, a no ser que los miembros reaccionen mútuamente. El instructor debe contestar rápidamente a los participantes e implicarse en el intercambio. Debe haber sensibilidad y un grado de reacción.

  • Relacionar la materia con experiencias de la vida cotidiana y estimular la búsqueda fuera y compartir ejemplos que lo ilustren solo enriquece los resultados de aprendizaje. Esta práctica también empieza a promover una sensación de “ser experto” cuando proviene de resultados de aprendizaje. Relevancia y conexión con su “mundo”.

  • Para unirse como comunidad de aprendizaje, los miembros necesitan sentir que se les respeta como personas. Esto empieza con una bienvenida inicial al grupo y continúa acusando recibo respetuoso de sus aportaciones y del feedback constructivo y expansivo sobre el material que presentan. Los estudiantes han de sentirse como si fueran participantes iguales en el proceso de aprendizaje.

  • Aunque relacionado con el tópico de la honestidad, la sinceridad se relaciona más con el entorno creado dentro del grupo y es un producto de la capacidad de ser sincero con y respetar a los demás. En un clima de sinceridad los estudiantes se pueden sentir libres para compartir sus pensamientos y sentimientos sin miedo a desquite. Sinceridad en sus pensamientos y argumentos.

  • Una sensación de empoderamiento5 es a la vez un elemento crucial y un resultado de participación deseado en una comunidad de aprendizaje online. En un entorno centrado en el aprendiz, éste es verdaderamente el experto cuando logra un propio aprendizaje. En consecuencia, los participantes toman nuevos roles y responsabilidades en el proceso de aprendizaje, y se les animará a buscar el conocimiento en cualquier parte que puedan. Se les debe empoderar y fortalecer con autonomía del aprendizaje.

Estimular la participación en comunidades de aprendizaje

Las comunidades de aprendizaje profesional pueden ser excelentes para que los profesores se desarrollen, aprendan y colaboren. Las comunidades que se reúnen presencialmente con regularidad tienen esta habilidad de estimular la participación dentro de ellas, pero creo que puede ser algo complicado en el caso de comunidades online. Algunos consejos (Solomon&Schrum, 2007: 105-106) para mantener a una comunidad activamente colaborativa y próspera mediante la participación de los miembros:

  • Crear un clima de confianza

Implicar a todos los miembros en el desarrollo de los objetivos de la comunidad.

  • Eliminar la confusión y el desconcierto

Asegurarse de que entienden el propósito de la comunidad, qué conseguirán a través de la participación. Y también de que tienen claro cómo funciona la comunidad, lo contrario explicaría la frustración de los miembros, lo que podría llevar a perder la participación.

  • Crear diálogo productivo/construir aprendizaje interactivo

Si la comunidad es local, intentar tener algunas reuniones presenciales con el grupo, de modo que puedan verse en persona.

Tener una vía para que los miembros escriban biografías cortas, sus intereses, ideas curriculares, perfiles del entorno profesional y tal vez una foto.

Disponer de un lugar para que los profesores planteen preguntas, ideas o pensamientos o para colaborar entre ellos.

Si se trata de una comunidad remota usar foros o chats en vivo o montar listas para que los miembros de la comunidad se comuniquen de manera regular.

Crear un espacio en el que los profesores puedan compartir recursos y discutir acerca de cómo los han usado.

  • Hacer que los profesores compartan lo que están haciendo regularmente

Darles la oportunidad de plantearse preguntas mútuamente. Permitir sesiones de brainstorming con la comunidad de participantes. Tener un show-and-tell (ejercicio escolar en que un alumno lleva a la clase un objeto de su elección y habla sobre él) sobre proyectos o estrategias de aprendizaje exitosos que hayan tenido con sus estudiantes o en sus centros.

  • Proporcionar feedback constructivo y apoyo como facilitador

Asegurarse de que hay alguna vía para que los miembros de la comunidad reciban feedback y estímulo, si esto se hace constructivamente, puede llevar a una amplia manera para mantener a los miembros felices e implicados.

Nuevos ecosistemas y formas de comunidades en la sociedad-red.

El encuentro de las redes sociales y más concretamente el análisis de redes sociales retroalimenta el concepto de comunidad.

Nos adentramos en las gestión de múltiples comunidades por individuo donde quizá los contactos/nodos (débiles) no sea lo más importante, sino la capacidad de activar y gestionar interacciones en distintos multiprocesos comunitarios. Según Wellman (Wellman, 1999; Wellman, 2001) este nuevo individualismo le llama individualismo en red (networked individualism) o red personalizada. El triunfo de la personalización hace posible que la comunidad se encuentre en las redes, no en los grupos. Esta sociedad-red en la que nos encontramos posee fronteras y delimitaciones permeables (posibles hibridaciones); las interacciones son diversas (mayor dispersión y control del individuo en la manera de interoperar, por ejemplo a la hora de buscar se han ampliado las formas y maneras sociales e individuales en la búsqueda de información), las relaciones personales “saltan” de unas redes a otras, esto unido a la portabilidad y movilidad de las conexiones hace posible que ese compromiso en la comunidad se diluya y forme parte de la “debilidad de los vínculos”. Wellman (2001) comenta que “las fronteras son permeables, las interacciones con los demás son diversas, la conectividad hace cambiar entre múltiples redes y jerarquías planas y puede ser de carácter recursivo. El cambio de los grupos a las redes se pueden ver en muchos niveles. [...] La mayor parte de las personas opera en comunidades múltiples, débilmente conectadas y parciales, mientras se relaciona con conocidos, vecinos, amigos, colegas y vínculos institucionales. Por eso, en lugar de encajar en el mismo grupo que les rodean, cada persona tiene su propia comunidad de personas”.

Hay que diferenciar como lo hace Stephen Downes (2006). En esta tabla se ha resumido la dicotomía entre grupos y redes:

Por eso se habla de comunidad cognitiva (Yus, 2007: 128-129) cuando los mecanismos explicados en este artículo hace “que la comunidad sólo pueda ser sentida por el individuo [...] En este estadio de individualización de la comunidad hay, según algunos analistas, un precio que pagar. Por ejemplo se ha sugerido que esta visión atomizada de las comunidades”. Otro elemento a analizar por este autor es ver el individuo como nodo en la hibridación. Visión totalmente opuesta con respecto a la visión de la inteligencia conectiva o inteligencia colectiva propiciada por diferentes actitudes y herramientas sociales.

Por ello Tom Atlee percibe que la inteligencia colectiva puede ser fomentada para superar el pensamiento de grupo y los sesgos cognitivos individuales para permitir a un colectivo cooperar en un proceso mientras alcanza un rendimiento intelectual mejorado6.

Asimismo, en un reciente libro (Wenger&White&Smith, 2009) plantean los autores en el capítulo 11 un futuro más distribuido con las herramientas que inundan el entorno web. Algunos de los puntos tratados son el aumento de la conectividad a través del espacio y tiempo (hiperconectividad) enmarcado en estadios de conectividad ubicua y presencia virtual. El espacio se está convirtiendo en una mezcla dinámica de relaciones físicas y virtuales, de conexiones sincrónicas y asincrónicas, donde nuestra unión es pasajera, al mismo tiempo, ya que se está convirtiendo en un always on. Una gama de experiencias diferentes de espacio y tiempo se convierte en un parte integrante de nuestros hábitats digitales.

Encontramos nuevos modos de participación para la interacción y la publicación que lo enmarcan en una autoexpresión generalizada, una colaboración en masa y una reapropiación creativa. Las nuevas modalidades de participación están borrando la distinción entre el concepto de interacción y publicación, a veces con ciclos rápidos de las interacciones y las publicaciones, a veces con modalidades que combinan, por ejemplo con wikis.

Nuevas geografías cambiantes de comunidad e identidad, donde hay un mayor énfasis en el individuo que puede trabajar a través de las redes resultantes, y las nuevas posibilidades para los grupos que se pueden formar dentro de ellos. Hay movimientos rápidos en la periferia de la participación. La combinación de homesteading7, la individualización de acceso, y las relaciones dinámicas conforman un paisaje que cambia constantemente. La "forma" de un dominio se vuelve a configurar como un nuevo lugar y personas que se comprometen con él, por ejemplo, un nuevo blog, una serie de observaciones etc. Esto hace que sea más fácil participar en la periferia tomando “pedazos” de aquí y allá, pero también es más difícil ver la forma en su conjunto.

Las consecuencias individuales de estos acontecimientos es que el potencial de multimembership ha crecido a medida que son capaces de "pertenecer a" comunidades más de lo que realmente pueden manejar las comunidades que están en un flujo. Una vez más, más posibilidades pueden dar lugar a una menor atención al tratar de lidiar con un amplio volumen de información.

Conclusiones

Teniendo en cuenta lo tratado en este artículo hay una diferencia entre las clásicas comunidades de práctica (y las llamadas de aprendizaje) y las comunidades más extensas y con un desarrollo “virtual” de las interacciones entre sus miembros, veáse las NoPs o ENoPs. La literatura al respecto es amplia desde una visión restrictiva de lo que es comunidad de práctica frente a otras cuasi-comunidades (Hung, 2002) frente a la visión amplia de comunidades en la que una página web o blog es en potencia una comunidad (Shirky, 2008). Lo que si se puede constatar es que muchas de ellas se pueden estudiar dentro del marco de la teoría social del aprendizaje en su amplia extensión y el encuentro con el Análisis de las redes sociales, analizando el ecosistema con tipos de conexiones en objetos limitáneos y corredurías, superposiciones, periferias, nexos de multiafiliación, trayectorias e identidades (Teigland & Wasko, 2004)(Wenger, 2001: 136-195). La hibridación de diferentes disciplinas sociales y estructura para generar conocimiento de práctica en el ámbito de KM (Knowledge Management) hacen factible nuevos estadios comunitarios, no tan fuertes en sus vínculos pero de mayor peso para generar redes de conocimiento libres y espontáneos en algunos casos. El m-learning dará un paso al frente en establecer la importancia en la gestión de nodos de conocimiento más que en la creación de vínculos humanos, generando multiidentidades ocasionales y periféricas en las posibles redes sociales de conocimiento.

NOTAS:

1 Concepto que surge con de J. Seely Brown y P. Duguid en el libro The social life of Information y algún paper más junto a Allan Collins. Lo abreviaremos en su idioma de origen como NoPs.

2 Originalmente publicado en marzo del año 2000. Esta es una reimpresión con nueva introducción.

3 Redes de práctica electrónicas dentro de la concepciones de comunicación mediada por ordenador y del análisis formal de las redes sociales mediante “vinculaciones débiles”.

4 Knowledge Networks es una extensión KM (Knowledge Mangement) en la era digital del conocimiento.

5 El empoderamiento es un proceso multidimensional de carácter social en donde el liderazgo, la comunicación y los grupos autodirigidos reemplazan la estructura piramidal mecanicista por una estructura más horizontal en donde la participación de todos y cada uno de los individuos dentro de un sistema forman parte activa del control del mismo con el fin de fomentar la riqueza y el potencial del capital humano que posteriormente se verá reflejado no solo en el individuo sino también en la comunidad en la cual se desempeña. Ve´se también estructura heterárquica.

6 Extraído de http://en.wikipedia.org/wiki/Collective_intelligence y que ha desarrollado en su libro “The Tao of Democracy”.

7 Se aplica a cualquier persona que sea miembro del movimiento “regreso a la tierra y que decide vivir en un modo sostenible, el estilo de vida auto-suficiente. Veáse http://en.wikipedia.org/wiki/Homesteading

Bibliografía/Referencias


  • ALBUQUERQUE COSTA, F., & PERALTA, H. (2008). Comunidades virtuales de aprendizaje. El punto de vista de los participantes. En: J. L. Rodriguez Illera (Ed.), Comunidades virtuales de práctica y de aprendizaje (pp. 25-56). Barcelona: Universitat de Barcelona.

  • ALCALDE, A., BUITAGO, M., CASTANYS, M., et al. (2006). Transformando la escuela : las comunidades de aprendizaje. Barcelona: Grao.

  • ANKLAM, P. (2007). Net work : a practical guide to creating and sustaining networks at work and in the world. Amsterdam ; Boston ; London: Elsevier/Butterworth-Heinemann.

  • BROWN, J. S., & DUGUID, P. (2002). The social life of information. Boston, Mass.: Harvard Business School.

  • DOWNES, S. (2006). [Differences between networks and groups]: Google video. En: http://video.google.com/videoplay?docid=-4126240905912531540&hl=en#

  • FLECHA, R., & LARENA, R. (2008). Comunidades de aprendizaje. Sevilla: Fundación ECOEM.

  • GROS SALVAT, B. (2008). Aprendizaje, conexión y artefactos: la producción colaborativa del conocimiento. Barcelona: Gedisa.

  • HUNG, D. (2002). Differentiating between Communities of Practices (CoPs) and Quasi-Communities: Can CoPs exist Online? International Journal on E-Learning, 1(3), 23-23.

  • HUSTAD, E. (2006). Mediated Communication Behavior in Distributed Networks of Practice. Paper presented at the Proceeding of the 2006 conference on Cooperative Systems Design: Seamless Integration of Artifacts and Conversations -- Enhanced Concepts of Infrastructure for Communication.

  • PALLOFF, R. M., & PRATT, K. (2007). Building Online Learning Communities: Effective Strategies for the Virtual Classroom (2ª ed.). San Francisco: Jossey-Bass.

  • RIEL, M., & POLIN, L. G. (2004). Online Learning Communities: common ground and critical diferences in designing technical environments. En: S. A. Barab, R. Kling & J. H. Gray (Eds.), Designing virtual communities in the service of learning (pp. 16-20). New York: Cambridge University Press.

  • RODRÍGUEZ ILLERA, J. L. (2008). Comunidades virtuales, práctica y apendizaje: elementos para una problemática Comunidades virtuales de práctica y de aprendizaje (pp. 11-23). Barcelona: Universitat de Barcelona.

  • SHIRKY, C. (2008). Here comes everybody : the power of organizing without organizations. New York: The Penguin Press.

  • SOLOMON, G., & SCHRUM, L. (2007). Web 2.0: new tools, new schools. Eugene, Oregon: ISTE.

  • TEIGLAND, R., & WASKO, M. M. (2004). Extending richness with reach: participation and knowledge exchange in Electronic Networks of Practice. En: P. Hildreth & C. Kimble (Eds.), Knowledge Networks: innovation through communities of practice (pp. 230-242). Hershey: Idea Group Publishing.

  • VAAST, E. (2004). The use of Intranets: the missing link between communities of practice and Networks of Practice. En: P. Hildreth & C. Kimble (Eds.), Knowledge Networks: innovation through communities of practice (pp. 216-228). Hershey: Idea Group Publishing.

  • WELLMAN, B. (1999). Networks in the Global Village: Life in Contemporary Communities: {Westview Press}.

  • WELLMAN, B. (2001). Physical Place and CyberPlace: The Rise of Personalized Networking. International Journal of Urban and Regional Research, 25(2), 227-252.

  • WENGER, E. (2001). Comunidades de práctica : aprendizaje, significado e identidad: Paidos.

  • WENGER, E. (2006). Communities of practice: a brief introduction Recuperado el 26-09-2009, en http://www.ewenger.com/theory/

  • WENGER, E., MCDERMOTT, R., & SNYDER, W. (2002). Cultivating communities of practice : a guide to managing knowledge: Harvard Business School Press.

  • WENGER, E., WHITE, N., & SMITH, J. D. (2009). Digital Habitats: stewarding technology for communities: Cpsquare.

  • YUS, F. (2007). Virtualidades reales: nuevas formas de comunidad en la era de Internet. Alicante: Publicaciones de la Universidad de Alicante.


Reconocimiento - Nocomercial - SinObraDerivada (CC-by-nc-nd 3.0 o cualquier otra posterior)