IV Congreso de la CiberSociedad 2009. Crisis analógica, futuro digital

Grupo de trabajo D-52: Música: creación, distribución, paisaje

Presente digital en la distribución musical

Ponente/s


Resumen

De los Peer to Peer a las redes sociales, todos los aspectos positivos que aportan las nuevas herramientas y tecnologías a la creación y distribución musical así como la capacidad de crear comunidades de fans alrededor de determinados estilos musicales con la ayuda de estas herramientas..

Contenido de la comunicación

Presente digital en la creación y distribución musical

No hay duda de que con la crisis tanto política como económica y los cambios que hay en la sociedad, en la actualidad podemos decir que se ha acabado el siglo XX. Es a partir de ahora que podemos decir que estamos inmersos mas que nunca en la Era de la Información.

La distribución digital de música en la red

Todo empieza a finales de los 80 y por casualidad, el mp3 se inventa como sistema de compresión de sonido para vídeo y se presenta en sociedad a principios de los 90 en una feria especializada (El Midem). Sus inventores no podían imaginarse la revolución que representaría este formato. En el momento en que aparece, internet todavía no es la red de redes, las conexiones son lentas y caras y todavía no son muchos los usuarios conectados. Todavía tendría que pasar algún tiempo

A finales de los 90 aparece Napster, no es un invento nuevo, desde hacía años se compartían archivos en la red, pero ahora las condiciones de conexión a internet permiten que este sistema de servidor-cliente avanzado reúna todas las condiciones para que sea un éxito. Descargarse música de internet parecía magia. No hay duda de que esta posibilidad hizo que las ventas de ordenadores se dispararan así como el número de hogares en los que se instalaba una conexión a internet. Podemos decir que la música ha hecho mucho por la informática y la tecnología. Por que la gente quería experimentar la magia de tener toda la música a su alcance, se subieron los anchos de banda, aparecieron las conexiones de tarifa plana, el tamaño de los discos duros creció y creció y se inventaron unos cacharrítos para llevarse la música a cuestas.

De no ser por la música, nada de esto hubiera sucedido. A partir de ahí los diferentes sistemas de compartir archivos evolucionaron, unos cerraron, otros aparecieron y la variedad de musica que podia compartirse por la red fue cada vez mas y mas variada. También aparecieron las controversias, y la industria discográfica entró en crisis... quizás para bien. No vamos a discutir sobre piratería, ni sobre licencias copyleft, ni de derechos de autor. Vamos a observar todos los fenómenos positivos que son posibles gracias a que podemos compartir y distribuir música en internet y crear comunidades alrededor de la música con espíritus afines al nuestro.

Razones por las que los sistemas Peer to Peer son buenos para la música

La industria discográfica tiene sus tiempos, sus calendarios y agendas, que muy a menudo van en detrimento del ritmo creativo de los artistas. Hay artistas que tienen tal incontinencia creativa que sus discográficas no dan a basto a su ritmo de producción. Por ejemplo Prince o Frank Zappa. El primero, una de las grandes estrellas de los 80, facturaba a un ritmo de un album por año, que probablemente se le quedaba corto. Su compañía de discos (Warner) incluso le nombró vicepresidente, para ver si así dejaba de quejarse. El ritmo de publicación medio para cualquier artista en los 70, 80 y 90 era de un año y medio. De cada álbum se extraían una serie de singles que servían para promocionarlo en la radio y en la MTV. Frank Zappa es conocido por tener sus desacuerdos con su compañía de discos por querer producir a un ritmo mayor y publicar formatos mas difíciles de vender como los álbumes dobles.

La industria discográfica una vez a explotado el ciclo de venta de un álbum suceden dos cosas: O en el caso de ser un clásico se vaya reeditando por sécula seculorum o bien, deje de imprimirse para desaparecer casi del mapa, relegándolo al mercado de segunda mano o de coleccionista, haciéndose así mas difícil de conseguir para la mayoría de aficionados a la música. Son muchos los melómanos que durante años grababan estas canciones difíciles de encontrar en la radio o conseguían alguna copia en cassette, que les proporcionaba algún amable amigo.

Es escalofriante imaginar cuanta música ha podido desaparecer por que los discos han dejado de editarse. Música que supone un patrimonio cultural, artístico y educativo al que todo el mundo debería tener derecho a acceder a él. Con los Peer to Peer podemos tener todos esos discos raros que dejaron de editarse, las ediciones limitadísimas, las grabaciones piratas en directo, los eps que eran un formato difícil de vender al alcance de nuestros oídos por que siempre habrá alguien que los tendrá en su carpeta compartida. Esta música ya no va a perderse jamas, al contrario, va a llegar cada día a mas gente, habrá más oídos que la van a descubrir como una novedad, aunque lleve 50 años en el mundo y aunque no la programen en los 40 principales o en la MTV. Nuestra carpeta compartida forma parte de un patrimonio cultural muy importante, compartido por todos los que estamos conectados a la red. Hay que tratarla con cariño, tenerla ordenada, habrá siempre algún usuario que será feliz cuando se encuentre con el contenido de nuestra carpeta.

Como los Netlabels y la distribución web liberan al artista

Volvamos a Prince y a Frank Zappa... e introduzcamos el factor Netlabel. Frank Zappa grabó discos con sonidos distintos, jugó a ser heavy, disco, funky , folkie, experimental o simplemente raro. La industria nunca ha sido amiga de que sus artistas experimenten o jueguen con estilos de música distintos. De ellos se espera que entreguen una y otra vez el mismo tipo de sonido, este que representa que les diferencia del resto y que es un poco “la marca de la casa”. Tampoco le solía gustar mucho a la industria que sus artistas tuvieran proyectos paralelos con otro nombre y que publicaran discos con otras compañías, sobretodo si se trataba de una estrella.

Ahora los artistas tienen la oportunidad de prescindir de las compañías de discos, tienen la oportunidad de hacer un disco de electrónica ahora y uno de folk luego si les da la gana, editarlo con el nombre que les dé la gana y aprovechando el entorno web para presentarlo de una manera tan atractiva como si el disco tuviera un formato físico la mar de bonito, con su foto de portada y su folleto interior con las letras. El entorno web como envoltorio o acompañamiento de un lanzamiento musical digital todavía no se ha explotado... ya va siendo hora.

Hay que tener en cuenta ademas que aunque podamos descargarnos las canciones una a una, eligiendo solamente aquellas que nos gustan, la mayoría de artistas que distribuyen exclusivamente en digital cuidan sus lanzamientos como si se tratara de un disco de vinilo o un cd. Se cuida el número de canciones, dándole la forma de ep o de lp, se le diseña la portada y el booklet interior, por si algún melómano fetichista quiere plancharlo en un cd e incluso se acompaña de videoclips y creaciones audiovisuales. Aunque un lp en digital nunca vea la luz fuera de un disco duro, está concebido con todo el cariño.

El hecho de distribuir exclusivamente a través de la red tiene otra ventaja que hace que se preserve la calidad musical. Las canciones pueden colgarse en la red de una manera muy rápida, no hay esperas por tener que fabricar e imprimir nada, eso se traduce en que el artista lanza un material muy fresco, recién hecho, publicado en un momento creativo muy determinado. El artista muestra su momento creativo casi en tiempo real, las canciones que muestra al público son las que le apetece hacer en un determinado momento creativo.

El hecho de publicar solamente en digital y de una manera muy rápida, sin que pase mucho tiempo entre la creación de una colección de piezas musicales hasta su presentación en público, hace que se revalorice la dimensión conceptual de las colecciones de canciones. La indústria solamente valoraba el Lp, el álbum de larga duración, que era el producto que se vendía a mayor precio que los otros (los singles y los maxis) el ep, que es un formato que se editaba en discos de 10 pulgadas está reviviendo una segunda juventud conceptualmente. Los eps tenian 4-5 canciones y eran un formato que a parte de algunos grupos punk, mods y algun otro, había caído en desuso en las últimas décadas. Es muchísimo más fácil hacer un disco conceptual con 4 canciones que con 10, y así podemos observar como el e.p es un formato habitual en el catalogo de múltiples netlabels.

El hecho de poder publicar al gusto también va a acabar con los lps en los que había 4 canciones brillantes (las que se lanzaban como single) y el resto canciones de relleno, menos brillantes, menos trabajadas y que la mayoría de las veces actuaban de eso: de relleno. No hay otra palabra para definirlo. A partir de ahora estos lanzamientos conceptuales tienen muchísima mas calidad, y como la industria no nos dice que tenemos que editar un álbum de 10 canciones un año si y un año no, pues gozamos de la libertad de publicar 2 o 3 eps de 4 canciones en un año. Es decir, que quizás producimos lo mismo, pero está mas cuidado, tiene mas calidad y se edita en el momento creativamente mas oportuno.

Distribución musical independiente: de las indies a los netlabels

La distribución digital no tan solo es buena para los artistas, que pueden prescindir de las compañías de discos si así lo desean, sino que también es bueno para las discográficas, y no precisamente las majors, sino los netlabels. Estas plataformas de distribución musical via web son las herederas de las compañías de discos independientes, que siempre jugaron en una liga propia. Las discográficas independientes sean del tamaño que sean han hecho siempre gala de ejercer una especie de comisariado de música.

La mayoría de “indies” se reconocen por su sonido, por que sus artistas tienen rasgos afines, por que representan “un sonido”, están ligadas a movimientos culturales concretos, y a estéticas concretas y uno de sus rasgos mas importantes es la especialización. Nadie como una discográfica especializada puede saber que es lo mejor para sus artistas.

Hay discográficas independientes que tienen incluso mas fans que muchos de sus artistas. El nombre de muchas de ellas es sinónimo de calidad, una garantía añadida a un producto musical.

A parte de la especialización, las indies han jugado siempre como decíamos en una liga propia, con un circuito de salas de conciertos, publicaciones, programas de radio y tiendas de discos muy concreto.

Los netlabels de hoy en día no son mas que la forma natural, adecuada a la era en que vivimos de una compañía discográfica independiente. La mayoría de netlabels están especializados en un tipo de sonido y los aficionados a este tipo de sonido ya saben a quien hay que recurrir en la red para encontrar música de su gusto. Así encontramos sellos de música electrónica de calidad como Thinner o Miga. El hecho de que hoy en día existen programas informáticos que permiten pinchar y mezclar archivos de áudio, han favorecido la aparición de centenares de estos sellos especializados, a parte de que la música electrónica, que siempre ha tenido un circuito de distribución, promoción propio encuentra en este tipo de sellos su forma de distribución natural... pero eso es otra historia que explicamos a continuación.

En la era del pop y del rock para hacer música se necesitaba que un grupo tuviera al menos 2 miembros, y la mayoría de las veces por lo menos 3: bajo, guitarra y batería.

En la música electrónica es muy frecuente que la muchos proyectos solamente cuenten con una persona, y no es extraño.

Para empezar, muchos de estos creadores aprenden a usar los programas de informática musical solos, peleándose con los manuales, preguntando en foros de internet y creando al mismo tiempo en que van incorporando las nuevas herramientas que aparecen en este campo de la creación musical digital. Durante los 90 y sobretodo en la última década apareció una generación de músicos “de dormitorio” de creadores que producen su música en sus “home studios”. La música está creada por un ordenador (si, a veces puede que también intervengan otros instrumentos y hardware, pero eso es otra historia) este mismo ordenador en el que e produce la música, la encodea en su formato mas adecuado, pongamos que en mp3, y la sube al servidor de su netlabel o al ftp asociado a su pagina web. Los usuarios se conectan a ese servidor, a esa web o a ese ftp y descargan la música, que escuchan gracias a su lector de mp3, y quizás después la copien en un reproductor portátil. Es una manera de cerrar el circulo, es el medio natural de la música electrónica y digital: se genera por ordenador, se distribuye por ordenador y un usuario también la va a escuchar en un ordenador. Muchos músicos electrónicos no van a estar de acuerdo conmigo, me van a decir que el medio natural de la música electrónica es el vinilo... pero esto también sería otra historia.

Durante años ha habido otros sistemas alternativos de distribución musical que se han visto beneficiados del hecho de poder distribuir a través de la red. Hay la música independiente de la música independiente. Sellos amateur especializadísimos, que editaban en “flexidisc” (un disco de vinilo flexible) en los 70, en cassette en los 80 y en CDR en los 90... ahora directamente publican en la web. Muchos de esos sellos no son una discográfica al uso, sino que se trata de “fanzines” de publicaciones especializadas autoeditadas y autofinanciadas que han puesto en circulación aquellos artistas y estilos de música mas “periféricos” por llamarlos de algún modo, y así también se han encontrado con su publico. Hoy en dia la mayoría de “fanzines” son “ezines” se publican exclusivamente en la red, y así consiguen ampliar su radio de abasto. Muchas de estas publicaciones en los 70 y en los 80 se distribuian por correo y su abasto era muy local. Hoy en día su comunidad ya no es local, es global y por tanto mas grande. Todos ganamos.

Continuando con la distribución: Hay mas proyectos musicales que se benefician de la red. Sellos como el venezolano “Microbio Records”. Editaba música electrónica de corte experimental de América del Sur, es un sello con una ya larga trayectoria. La mayoría de música electrónica, durante los años 90 se editaba en Vinilo, por que es una herramienta utilizada por los Disc Jockeys. Con el auge del CD conseguir publicar vinilos se convirtió en una tarea difícil, muchas editoras donde se hacían vinilos cerraron y otras tenían unos precios prohibitivos. Muchos músicos mandaban los vinilos a imprimir a Europa del este.

Microbio records se encontraba con muchos creadores que tenían música que quizás nunca vería la luz fuera del disco duro, mandar hacer vinilos en Europa salía carísimo, enviarlos a Venezuela todavía mas caro, y ponerlos en circulación en Latinoamerica, Los Estados Unidos y Europa hacía que un producto que no está creado para las masas fuera mas caro todavía. Entre 2001 y 2008 Microbio records ( y muchos otros) han podido dar a conocer a creadores de música electrónica que lo hubieran tenido muy difícil sin esta plataforma.

Las comunidades de fans

Napster apareció en el 1999, estamos en el 2009 han pasado 10 años y muchas cosas. Tenemos ordenadores mas rápidos, conexiones a internet mejores, ya no tan solo compartimos música, también compartimos películas a través de la red. Hemos visto aparecer y desaparecer multiples servicios y redes de P2P que a parte de proporcionarnos toda la música que deseamos casi al momento han contribuido a crear comunidades de espíritus afines. Hemos visto explotar la escena de los netlabels hasta la dimensión de fenómeno, hay críticos que dicen que en los últimos años no ha aparecido nada nuevo en la música, tal vez sea cierto, pero de vez en cuando emerge alguna escena excitante. Como la escena del Dubstep, que sin internet, tampoco hubiera tenido la dimensión que está teniendo. Pariente cercano del Drum and Bass, e Dubstep aparece en Londres y empieza a despertar atención popular alrededor del 2006. La mayoría de artistas de Dubstep a mitad de esta década eran underground, editaban casi exclusivamente en vinilo, ya que el Dubstep es un sonido de Club y es usado por los Disc Jockeys. Por tanto las tiradas de estas ediciones son cortas y su distribución es limitada. En 2006 un jovencísimo dj y productor croata Dubway, crea el Dubstep Forum, la comunidad de referencia de este estilo de música. Gracias al Dubstep forum este estilo de música ha ganado una buena legión fans alrededor del mundo. Dubway creó el forum para conectar con otros fans de la musica que a él le gusta, por que en Croacia le resultaba muy dificil de encontrar (por no decir imposible). Mi pregunta es: ¿No creen que sin la posibilidad de compartir archivos un muchacho Croata hubiera entrado en contacto con este estilo de música y con su dedicación ha favorecido la creación de toda una comunidad? En los foros también se comparten archivos, mixtapes y grabaciones de sesiones. Las comunidades de aficionados a un estilo de música trascienden lo local. En una ciudad puede haber 100 aficionados pongamos por ejemplo al Doom Metal, pero si sumamos 80 de aquí mas 100 de allá mas 500 de mas allá, la comunidad es muy grande, y los foros, los blogs, las paginas de Myspace y Facebook y también por supuesto los P2P se convierten en el punto de encuentro de fans que comparten experiencias y también archivos. Y aquí también ganamos todos: En un mundo donde la promoción de artistas en los medios de comunicación se ciñe únicamente a unos cuantos de la esfera “comercial”, los puntos de encuentro entre fans y aficionados se hacen imprescindibles, para la que la comunidad de culto alrededor de un artista o una escena crezca mas allá del ámbito local, y que este artista pueda salir de gira por todo el mundo con la certeza de que en cada ciudad que visita se va a encontrar con parte de esta comunidad de fans.

Mas sobre las redes sociales

No vamos a poner en duda de que las redes sociales como Myspace son el campo de maniobras de promoción de las discográficas multinacionales de sus distintos productos.

No estamos aquí para hablar de las cosas negativas, sólo de las positivas. Myspace (y otras redes como Facebook) son una buena herramienta para poner en contacto a los artistas no tan solo con sus fans o su público potencial sino también con otros artistas afínes, así hay discográficas como la recién aparecida “American Typewriter” que desde su base de operaciones en Lleida eligió como artista para su estreno a un norteamericano, que su creador Pep Gaya, se encontró en Myspace. Ahora Matt Sheehy puede estar orgulloso de que su CD ya fuera de imprenta Tigerphobia esté editado en una cuidadísima edición en vinilo. En Myspace todo el mundo es igual. Los artistas estan al mismo nivel que los fans, y las grandes estrellas al mismo nivel que los amateurs. Todos disponen del mismo tipo de página y el mismo tipo de usuario. Myspace tendrá sus bugs, por supuesto, no olvidemos que pertenece a un gran magnate de la comunicación, pero es en la superficie una plataforma horizontal donde fans y artistas, profesionales y amateurs están en un mismo nivel. Podríamos hablar del lado oscuro de Myspace, pero esto ya sería otra historia.

Para terminar: Empezabamos diciendo que el siglo XX acaba de terminar, en los últimos 10 años han pasado muchas cosas, siguen pasando, la revolución digital es excitante, tanto a nivel de creación como a nivel de distribución musical. Hace 20 años nos imaginábamos que en el futuro conduciríamos coches que vuelan. No le damos importancia pero si hace 20 años nos hubieran dicho que tendríamos toda la música que queremos a nuestro alcance, y que podriamos llevar en nuestros reproductores portátiles mas discos que los que podemos llegar a escuchar entonces si que habríamos alucinado.

Creo que fué David Bowie que dijo que en el futuro abriríamos el grifo y saldría música. Mas o menos, tenía razón.

Bibliografía/Referencias



Reconocimiento - CompartirIgual (CC-by-sa 3.0 o cualquier otra posterior)