IV Congreso de la CiberSociedad 2009. Crisis analógica, futuro digital

Grupo de trabajo A-6: Recursos educativos abiertos

Recursos educativos en abierto, una realidad

Ponente/s


Resumen

La inclusión imparable de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), desde finales del pasado siglo XX, ha adquirido un papel protagonista dentro del desarrollo de las sociedades. Uno de los principales detonantes de esta expansión tecnológica ha sido su adaptación a los diferentes escenarios de actividades humanas.

En el ámbito educativo, el progresivo trasvase de componentes y procesos asociados a las TIC, afectando indistintamente a las diversas etapas, ciclos y niveles del sistema, permiten conocer e innovar, gracias a estas herramientas, obligando a buscar los medios más adecuados para llegar a obtener el mejor provecho de las mismas.

Desde el empleo por primera vez en 2002, del término "Recursos Educativos Abiertos" (REA, del inglés 'Open Educational Resources', OER) en la Conferencia de la UNESCO sobre el "Impacto de la iniciativa 'Open Courseware' en el Desarrollo de la Educación Superior en Países en Vías de Desarrollo", muchas han sido sus denominaciones y definiciones. En esta comunicación recogemos algunas de ellas y aportamos diferentes visiones de las ventajas que ofrecen dichos recursos, sin olvidar sus inconvenientes para intentar encontrar las mejoras.

La relevancia e interés específico del tema atiende a la estructura facilitadora que genera en el proceso de enseñanza-aprendizaje, la creación de materiales educativos cada vez más novedosos, y acordes a una sociedad que necesita de estas herramientas.

Instituciones educativas de todo el mundo ya apuestan por esta iniciativa del conocimiento colaborativo, liberando sus contenidos y permitiendo el acceso libre, como modelos educativos que implican tecnología, liberación de contenidos o compartición de los mismos, ofreciendo una riqueza mayor, gracias a la heterogeneidad educativa y cultural.

Es preocupación de los implicados en educación y de diferentes ámbitos, impulsar esta iniciativa, que va más allá de las plataformas de e-learning, por su pretensión de creación del conocimiento social. La evolución de un modelo educativo hacia la implicación tecnológica y que como pasos previos, ha supuesto, la liberación u "opentización" de recursos educativos, es una iniciativa ambiciosa que introduce conceptos emergentes que no sólo implican contenido y tecnología, sino también a las personas.
Palabras clave: Recursos, educación, abierto, libre, conocimiento, código.

Contenido de la comunicación

El término Tecnologías de la Información y la Comunicación es uno de los que más se ha popularizado en las últimas décadas, estas a grandes rasgos, se definen como un conjunto de recursos y herramientas tecnológicas que se utiliza para comunicar, crear, almacenar, y gestionar información, incluyéndose los ordenadores, Internet, tecnologías de audio y video, y la telefonía.

Este crecimiento ha generado un gran interés por estudiar cómo las tecnologías pueden complementarse para obtener una educación de calidad en todos los niveles y en cualquier tipo de escenario. Porque las TIC no son las primeras ni las únicas tecnologías en ser empleadas como herramientas necesarias para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Tecnologías como la televisión, la radio y los medios impresos, cuentan con mayor historia y han sido utilizadas durante décadas para la instrucción, siendo un soporte eficaz tanto para la educación abierta como a distancia. (Tinio, 2007).

Así, en la actualidad, diferentes tecnologías están siendo aplicadas en combinación para soportar y enriquecer el aprendizaje en lugar de utilizar una como único canal de comunicación.

La tecnología ha ido adquiriendo, desde finales del pasado siglo XX, un papel protagonista dentro del desarrollo de las sociedades. Uno de los principales detonantes de esta expansión tecnológica ha sido su adaptación a los diferentes escenarios de actividades humanas.

El progreso de las tecnologías de información y su repercusión en el comportamiento de las sociedades, ha obligado a estas a buscar los medios más adecuados para llegar a obtener el mejor provecho de las mismas.

Desde las últimas décadas del siglo pasado y hasta nuestros días, el cambio de lo analógico a lo digital simboliza la última revolución tecnológica que ha tenido lugar en los países desarrollados y en buena parte de los países en vías de desarrollo. Ambos componen una parte central de la transformación científica y social.

Los autores que han abordado la temática de la revolución tecnológica se multiplican. Entre otros, los enfoques de Nora y Minc (1978), Dizard (1982), Pérez (1983), Kranzberg (1985), Forester (1985), Darbon y Robin (1987), Stourdze (1987), Dosi (1988), Bishop y Waldholz (1990), Salomon (1992), Petrella (1993), Rheingold (1994), Negroponte (1995) y Castells (1998), permiten abarcar esta temática con profundidad. Todos ellos interpretan el fenómeno como un intervalo de la historia “salpicados (…) por acontecimientos importantes que suceden con gran rapidez y ayudan a establecer la siguiente etapa estable” (Gould, 1980, p.226). Es decir, como una revolución tecnológica, un auténtico hito cuya magnitud es comparable con la que protagonizaron en anteriores revoluciones la invención de la imprenta, el avance de las técnicas médicas, entre otros. Esas innovaciones han supuesto un lugar central en la evolución de aquellas regiones que pudieron disfrutar de ellas gracias a su utilización adecuada.

En la década de los setenta, tiene lugar la era digital que supone, el comienzo de la revolución de las tecnologías de la información. A grandes rasgos podemos señalar que se basa en la digitalización masiva de todo tipo de datos, tanto para su almacenamiento y procesamiento informático como para la transmisión de los mismos.

Esta primera revolución de la tecnología de la información se situó por tanto en la década de los setenta en los Estados Unidos, y en buena medida en California.

Su inducción inicial fue tecnológica y su desarrollo fue moldeado de forma decisiva por el contexto histórico en el que se expandió. La evolución del sistema económico por entonces se basaba en las nuevas posibilidades de las telecomunicaciones y la transferencia de datos entre equipos informáticos. Por un lado, la rápida apropiación social se ha debido a que la mayoría de innovaciones se destinan a la mejora de procesos de la vida cotidiana, así como al bajo coste que suponen en relación a la calidad. A finales de los noventa, se proyecta a la sociedad una tecnología convergente que surge de combinar los nuevos desarrollos en telecomunicaciones e informática. Si bien Internet había sido inventada mucho tiempo atrás, en ese momento surgen las aplicaciones comerciales que generan demandas sociales que se proyectan sobre casi todos los ámbitos de actividad humana.

El paradigma informacional se sustenta en las mediaciones que posibilitan una serie de herramientas comunicativas y de la información. A través de ellas los sujetos pueden establecer múltiples conexiones en distintos niveles de la estructura social: un nivel vertical, entre el ciudadano y las administraciones, y viceversa; horizontal, entre individuos o grupos sociales; y también transversal, creando comunidades virtuales al margen de contingencias espacio-temporales con capacidad de intervenir, al tiempo, en múltiples procesos sociales. Esta capacidad de intervención y participación de los actores sociales está directamente relacionada con los rasgos distintivos de las tecnologías digitales. Erkki Liikanen (2003) destaca la importancia de dos de esos rasgos como garantes del uso comunitario masivo de los servicios en línea. (1) Acceso  multiplataforma, es decir, acceso a Internet a través de diversas modalidades de interacción y de presentación del servicio. El enfoque multiplataforma garantiza entrar en la Red utilizando diversos dispositivos como el ordenador personal (PersonalComputer, PC), la televisión digital, los terminales de telefonía móvil, etcétera. (2) Interoperatividad, que actúa de manera contraria a la fragmentación. La integración de aplicaciones en dispositivos convergentes es uno de los avances asociados a la digitalización de los componentes de uso cotidiano. La interoperatividad afecta a los niveles organizativo y tecnológico. Es en este contexto que presentamos una serie de tecnologías para transferir informaciones y actuar sobre ellas. En palabras de Robin Mansell (2003), en La revolución de la comunicación:

“Esta perspectiva de la mediación de lo social y lo técnico es el fundamento para estudiar cómo las nuevas pautas de interacción social y técnica producen nuevas interpretaciones por parte de los actores sociales y, potencialmente, nuevas dinámicas en las relaciones de poder” (Mansell 2003,  p.270).

Las esperanzas depositadas en las tecnologías también se proyectan automáticamente sobre la educación, vinculando su correcta implementación en los escenarios formativos con incrementos notables en la calidad del servicio y la mejora de las técnicas de instrucción. Sin embargo, no podemos olvidar que también nacen  críticas que tratan de objetivizar las interpretaciones más optimistas. La era de la tecnología irrumpe en nuestras vidas desde el siglo XX. Desde el campo educativo comienza a prestarse atención a la formación de docentes y estudiantes en el dominio y comprensión de los mensajes que resultan de los medios (Sevillano, 2003). Al mismo tiempo, comienza la apropiación de las nuevas tecnologías audiovisuales en los procesos de enseñanza-aprendizaje, pero esta intrusión no obtuvo resultados muy positivos  debido a que los medios analógicos audiovisuales se asientan en un sistema de interacción unidireccional. El mensaje es emitido al espectador, quien ejerce una actitud pasiva, ya que no puede intervenir -dialogar- con el medio.

Con la revolución de las tecnologías de la información llega un nuevo pensamiento aplicado al uso educativo de los medios. Buena parte del esfuerzo se centra en integrar el potencial de los nuevos medios en la enseñanza. Los rasgos que distinguen a las tecnologías digitales de sus precedentes se asientan en la lógica de la interactividad, tanto del usuario con los aparatos, como de los usuarios entre sí -participación activa del receptor (discente) y del emisor (docente)-, mediante sistemas de telecomunicación bidireccionales.

Por tanto, desde la educación se llevan a cabo estrategias de introducción de las tecnologías digitales lo que conlleva a adaptar los procedimientos didácticos implementados con las tecnologías analógicas. Esa adaptación es transversal e implica a todos los niveles.

Las redes de comunicación y el ordenador son las tecnologías centrales de la sociedad de la información. Tras introducir los aparatos analógicos, la enseñanza viene tratando de utilizar ambos componentes de manera plena en el proceso de enseñanza-aprendizaje. De hecho, las instituciones formativas han sido pioneras en hacer uso de los ordenadores en los años cincuenta del pasado siglo.

Las principales causas de pérdida de contenidos digitales son: la sucesión de las generaciones de ordenadores, que puede hacer ilegibles los archivos; la sucesión y la obsolescencia rápida de los programas informáticos y la duración de vida limitada de los dispositivos de almacenamiento como, por ejemplo, los CD-ROM. Pero estos problemas comienzan a desvanecerse desde la gestación de los Recursos Educativos en Abierto, que permiten un código común.

En el Sexto Informe de Seguimiento de la UNESCO de la Educación para Todos (EPT) (2008), se remarca principalmente la evolución hasta el presente del compromiso que adoptaron 164  gobiernos y organizaciones asociadas del mundo entero, consistente en aumentar en proporciones espectaculares, hasta 2015, las posibilidades de educación ofrecidas a los niños, jóvenes y adultos. Los participantes en el Foro Mundial sobre la Educación de Dakar (Senegal), hicieron suya una visión global de la educación, arraigada en los derechos humanos, y reiteraron la importancia que reviste el aprendizaje en todas las etapas de la vida, haciendo hincapié en la necesidad de adoptar medidas especiales para llevar la educación a los grupos sociales más pobres, vulnerables y desfavorecidos. Destacando al mismo tiempo entre sus estrategias de actuación: “el aprovechamiento de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para lograr los objetivos de la EPT”.

“Aprovechar las nuevas tecnologías de la información y la comunicación para contribuir al logro de los objetivos de la Educación para Todos. Es preciso aprovechar el potencial de las TIC para mejorar el acopio y el análisis de datos, fortalecer los sistemas de gestión, mejorar el acceso a la educación en las comunidades desfavorecidas o asentadas en zonas apartadas, y apoyar la formación profesional, tanto inicial como permanente, de los docentes.” (Sexto Informe de Seguimiento de la UNESCO de la Educación para Todos (EPT) (2008)) 

El término “Recursos Educativos Abiertos” (REA, del inglés ‘Open Educational Resources’, OER) se empleó por primera vez en 2002, en la Conferencia de la UNESCO sobre el “Impacto de la iniciativa ‘Open Courseware’ en el Desarrollo de la Educación Superior en Países en Vías de Desarrollo”. Los participantes en la conferencia definieron los REA como:

Del mismo modo, nos“El suministro abierto de recursos educativos a través de tecnologías de la información y la comunicación, para ser consultados, empleados y adaptados por una comunidad de usuarios con fines no-comerciales” (UNESCO, 2002, p.24).

 señalan que el concepto subyacente en los REA no es del todo nuevo en el contexto de la educación. Debido a que los docentes, vienen compartiendo sus materiales con compañeros y si nos detenemos más a fondo, tanto el método científico, como las revisiones por pares se basan en fundamentos similares a la colaboración abierta. Entonces cabe señalar que la novedad de este movimiento radica en la facilidad con la que, gracias a las TIC, los REA pueden generarse, distribuirse a la población masivamente a través de Internet y ofrecer seguridad que proporcionan las licencias gratuitas y de contenido abierto a autores y usuarios.

La UNESCO ha dedicado también gran cantidad de espacios a las OER, entre los que destacamos.

  • OER historias: Propuesto por los miembros de la comunidad como un recurso para la sensibilización en esta temática. Estas historias relacionan a los miembros. Cada uno expresa sus experiencias en OER sus creaciones, su utilización... Contar historias es un poderoso medio de transmisión de información. Dieciséis historias se encuentran actualmente en desarrollo (2008).
  • OER presentaciones: Un espacio para los miembros de la comunidad que invita a añadir enlaces a presentaciones de diapositivas que se han dado sobre OER la comunidad puede adaptarlas y utilizarlas ellos mismos o trasladarlas a otros.
  • Comunidad flyer (PDF): Diseñado para aumentar la sensibilización acerca de la propia comunidad, este documento puede ser descargado, impreso y distribuido en conferencias, talleres y otros eventos.
  • El wiki y la lista de correo: Este wiki fue creado en marzo de 2006, a petición de la comunidad para un trabajo de colaboración en línea. Los principales debates tienen lugar a través de la lista de correo de la comunidad. La comunidad cuenta actualmente con más de 700 miembros de 105 países, de los cuales 72 son países en desarrollo (2008). Muchos miembros participan activamente en la creación y uso de OER. Algunos de ellos han inspirado a otros a participar.

Otra de las actividades a destacar por la UNESCO es el Foro de Debate organizado en noviembre de 2006, centrado en los resultados y conclusiones del estudio de la OCDE & CERI (2007) en OER, titulado: Giving Knowledge for Free. The emergence of open educational resources. (Paris). Este estudio de la OCDE, llevado a cabo por su Centro para la Innovación e Investigación en la Educación (CERI), sobre el fenómeno del movimiento mundial de los recursos educativos abiertos (OER) señala que el desarrollo de la sociedad de la información y la difusión de las tecnologías de la información han creado nuevas oportunidades para el aprendizaje.  Éstas suponen un reto para las prácticas conocidas de organización y desarrollo de la enseñanza/aprendizaje.  El estudio reconoce que esta tendencia de publicar materiales didácticos en abierto tiene una proyección extraordinaria. Cada vez más instituciones e individuos comparten sus recursos de aprendizaje de forma abierta y gratuita a través de Internet. 

A la pregunta de por qué las instituciones y los individuos utilizan, producen y comparten recursos educativos de forma gratuita, el estudio señala que los motivos pueden responder a factores tecnológicos, económicos, sociales y legales.

Entre los factores tecnológicos y económicos se identifica la disminución de costes de infraestructura, hardware y software, así como un interfaz más amigable, de las tecnologías de la información. Por otra parte, resulta más fácil y más barato producir contenidos que, al ser compartidos, tienden a reducir aún más los costes.  Están surgiendo nuevos modelos económicos para la distribución de contenidos gratuitos. 

Centrándonos en aspectos legales se han creado nuevas licencias -como Creative Commons-, que permiten a los autores ceder sus obras bajo ciertas restricciones, facilitando así la libre utilización de contenidos.  Por último, la creciente voluntad de compartir con terceros constituye uno de los más reseñables factores de carácter social.

Atendiendo a los aspectos políticos, el estudio indica varios motivos por los cuales les puede interesar a los gobiernos apoyar este tipo de proyectos: por una parte, se facilita el acceso a materiales de aprendizaje a toda la sociedad pero de forma particular a grupos de estudiantes no tradicionales permitiendo ampliar la proporción de ciudadanos que accedan a la educación superior; y, por otra parte, supone una manera eficiente de promover el aprendizaje a lo largo de la vida, estrechando, en definitiva, la brecha entre la educación formal y no formal, y el autoaprendizaje.

Para el profesorado y los investigadores se perciben incentivos tales como la motivación altruista de compartir sus conocimientos; la recompensa no monetaria, como publicidad y reconocimiento entre los miembros de la comunidad abierta; o bien por motivos económicos y comerciales, como una manera de darse a conocer más rápidamente en el mercado.

Una definición amplia de recursos educativos abiertos podría incluir, además de contenidos didácticos y las licencias bajo las cuales se publican dichos contenidos, las herramientas de distribución -como plataformas de gestión de contenidos o plataformas de e-learning-. 

No obstante, el estudio de la OCDE precisa que por recursos educativos abiertos se entiende: “materiales digitales ofrecidos de forma abierta y gratuita para educadores, estudiantes y autodidactas para ser utilizados y reutilizados para la enseñanza, aprendizaje e investigación”. Esta es la gran diferencia con otros recursos educativos que se ofrecen en la red.

En septiembre de 2007 surge la Declaración de Educación Abierta una reunión  desarrollada en la Ciudad del Cabo, Sudáfrica, con el objetivo de acelerar los esfuerzos para promover los recursos abiertos, la tecnología y las prácticas pedagógicas en la educación. Se reunieron treinta líderes de Educación Abierta. Los participantes identificaron estrategias claves para desarrollar la Educación Abierta. 

La Declaración de Educación Abierta de Ciudad del Cabo, lanzada en enero forma parte de un esfuerzo dinámico de hacer disponibles en línea recursos didácticos y de aprendizaje, sin importar el nivel de ingresos o la ubicación geográfica. Alentando cada vez más a docentes y a estudiantes alrededor del mundo a unirse a un movimiento creciente que utiliza la red para compartir, reutilizar y traducir recursos permitiendo que la educación sea más accesible, efectiva, y flexible, ayudando a docentes, estudiantes y comunidades a beneficiarse de estos contenidos, si editores y gobiernos facilitan el acceso en línea.

En octubre de 2007, todos los temas en referencia a OER se centraron en el Sector de Educación de la UNESCO. En el sector de la educación se plantea de una manera más amplia sirviendo de apoyo al objetivo de una educación de calidad para todos y se ha comprometido a incluir cada vez más, acciones y actividades relacionadas con las TIC en la educación.

La definición más usada para referirse a los REA es la de “materiales digitalizados ofrecidos libre y abiertamente a educadores, estudiantes y otros agentes educativos para su uso y reutilización en la enseñanza, el aprendizaje y la investigación” (Hylén, 2005, p.1). Para una mejor comprensión, esa definición incluye: (i) contenidos de aprendizaje: cursos completos, materiales de cursos, módulos, objetos de aprendizaje, artículos de revistas; (ii) herramientas: ‘software’ para apoyar el desarrollo, entrega, uso y reutilización del contenido de aprendizaje abierto, incluyendo la búsqueda y organización de contenido, plataformas de aprendizaje ‘online’ (‘Learning Management System’, LMS, en sus siglas en inglés), herramientas de desarrollo de contenidos y comunidades de aprendizaje en línea; y (iii) recursos de implementación: licencias de propiedad intelectual que promuevan la publicación abierta de materiales, principios de diseño de buenas prácticas y localización de contenidos.

Este crecimiento de Recursos Educativos en Abierto sigue en aumento hasta tal punto que el Instituto Internacional de Planificación de la Educación de la UNESCO ha hablado sobre esta temática con más de 600 personas de 98 países, la Fundación Hewlett ha invertido millones de dólares en darle apoyo.

Dado el permanente avance de nuevas propuestas y formatos, no es posible estimar el número creciente de iniciativas de REA en todo el mundo. Cabe destacar que los REA han ido evolucionando con el trascurso de los años. Si comenzaron por aplicarse en el ámbito no formal, la tendencia es que vayan cada vez más introduciéndose en el ámbito formal, como una herramienta eficaz y no sólo en la enseñanza a distancia, rigiéndose por sus principios, sino llegando a la enseñanza presencial, siendo moneda de cambio entre los contenidos tradicionales y los contenidos on-line.

Ventajas e inconvenientes de los REA:

El término Open Source, o código abierto en español, es el término con el que se conoce al software distribuido y desarrollado libremente. Fue utilizado por primera vez en 1998. En la actualidad open source es utilizado para definir un movimiento reciente de software (la Open Source Initiative), que permite, según sus palabras, que los programadores en internet puedan leer, modificar y redistribuir el código fuente de un programa, así este evoluciona, se desarrolla y mejora. Los usuarios lo adaptan a sus necesidades, corrigen sus errores, a mayor velocidad que la aplicada en el desarrollo de software convencional o cerrado, dando como resultado la producción de un mejor software. Este movimiento recoge entre sus principios el por qué de elegir herramientas de Código Abierto en educación. Así entran a detallar los siguientes puntos comenzando por definir el concepto de dichas herramientas.

"El código abierto describe los principios y metodologías que promueven el acceso abierto a la creación y diseño de diversos bienes, productos y recursos. La expresión suele aplicarse al código fuente de software disponible para el público en general con unas restricciones sobre propiedad intelectual muy flexibles o inexistentes. Esto permite a los usuarios crear contenidos de software generados por ellos mismos a través de  aportaciones individuales o de colaboración." (Wikipedia "open source", 2007)

"El código abierto promueve la fiabilidad y calidad del software al permitir las revisiones independientes de los colaboradores y una rápida evolución del código fuente. Para obtener la certificación OSI (Open Source Initative) el software debe distribuirse bajo una licencia que garantice el derecho a leerlo, redistribuirlo, modificarlo y usarlo libremente" (Opensource.org, 2007)

Así el software de código abierto se basa en y usa formatos abiertos, por ello está predestinado a la creación de contenidos educativos abiertos. Hay que diferenciar los programas open source, que dan a los usuarios la libertad de mejorarlos, de los programas que simplemente tienen el código fuente disponible, posiblemente con fuertes restricciones sobre el uso de dicho código. Por tanto cualquier software que tenga el código fuente disponible no tiene porque ser open source, aunque se pueda manipular, porque no da a sus usuarios la libertad de distribuir sus modificaciones, restringe el uso comercial, o los derechos de los usuarios.

El movimiento open source presenta en el siguiente Cuadro Nº 1 el decálogo que debe cumplir un código para poder recibir esta nomenclatura.

Cuadro Nº 1: Decálogo Open Source. Código para recibir la nomenclatura de Código abierto.

Del mismo modo esta iniciativa open source, nos ofrece una lista con las ventajas e inconvenientes para los usuarios que tengan intención de utilizar código abierto en educación:

Ventajas

  • Coste: El software es gratuito. Las licencias son sencillas. Bien utilizado, puede ahorrar dinero.
  • Calidad: Muchos de los programas están ya lo suficientemente probados (el código abierto no es un modelo nuevo y gran parte del software se ha mejorado con los años)
  • Independencia: No se puede obligar a las escuelas a actualizar el software. Las soluciones de código abierto son modulares y pueden personalizarse.
  • Apoyo de la comunidad: Existe una comunidad online de educadores muy floreciente.

Inconvenientes

  • Aplicaciones Legacy: Muchos programas usados en escuelas no son compatibles.
  • Aplicaciones específicas: Software específico del currículo puede no estar disponible para los profesores.
  • Migración: Los cambios pueden ser muy drásticos. Usar nuevo software requiere nuevos soportes y formación para una eficaz integración.
  • Futuro incierto: Muchos programas y empresas siguen creciendo, por lo que el coste a largo plazo podría ser alto. (Opensource.org)

CONCLUSIONES:

La revolución tecnológica de las últimas décadas ha proyectado innovaciones y adaptaciones en la interacción social, convirtiéndose en tecnologías sociales. La sociedad se adueña de ellas, dándole usos concretos adecuados a sus intereses y a las posibilidades que ofrecen las mismas.

La introducción de ordenadores en la enseñanza, culmina con los Recursos Educativos en Abierto. Este cambio de paradigma educativo, presenta nuevas relaciones no sólo entre el docente y el discente sino entre diversas sociedades. 

La unión estrecha entre factores tecnológicos, políticos, económicos, sociales y legales, para enfrentarse conjuntamente a los retos de este cambio, y el análisis de las ventajas e inconvenientes de los REA, se consideran la base indispensable para sustentar uno de los pilares fundamentales del desarrollo: el conocimiento colaborativo.

Bibliografía/Referencias


  • BISHOP, J. E. y WALDHOLZ, M., 1990, Genome. Nueva York: Simon & Schuster.
  • CASTELLS, M., 1998, La era de la información. Vol. II El poder de la identidad. Madrid: Alianza Editorial.
  • DARBON, P. y ROBIN, J., 1987, Le Jaillissement des biotechnologies. París: Fayard-Fondation Diderot.
  • DIZARD, W. P., 1982, The Coming Information Age. Nueva York: Longman.
  • DOSI, G.; FREEMAN, C.; NELSON, R.; SILVERBERG, G. y SOETE, L., 1988, Technical Change and Economy Theory. Londres: Pinter.
  • FORESTER, T., 1985, The Information Technology Revolution. Oxford: Blackwell.
  • KRANZBERG, M., 1985, The information age: evolution or revolution? En GUILE, B. R. (Ed.): Information Technologies and Social Transformation.
  • LIIKANEN, E., 2003, La administración electrónica para los servicios públicos europeos del futuro. En, Lección inaugural del curso académico 2003-2004 de la UOC. Barcelona, UOC, [en línea]. Recuperado el 25 de agosto de 2009, de http://www.uoc.edu/dt/20334/index.html
  • MANSELL, R., 2003, La revolución de la comunicación. Modelos de interacción social y técnica. Madrid: Alianza Editorial.
  • NEGROPONTE, N., 1995, El mundo digital. Barcelona: Ediciones B.
  • NORA, S. y MINC, A., 1978, L’Informatisation de la société. París: La Documentation Française.
  • PÉREZ, C., 1983, “Structural change and the assimilation of new technologies in the economy and social systems”, en Futures, 15, pp. 357-375.
  • PETRELLA, R., 1993, Un techno-monde en construction. Synthèse des résultats et des recommandations FAST 1989-1992/93. Bruselas: Comisión Europea, Programa Fast.
  • RHEINGOLD, H., 1994, The Virtual community. Homesteading in the electronic frontier. Nueva York: Harper Perennial.
  • SALOMON, J., 1992, Le Destin technologique. París: Editions Balland.
  • SEVILLANO GARCIA, M. L., 2004, Estrategias innovadoras para una enseñanza de calidad. Madrid, Pearson.
  • STOURDZE, Y., 1987, Pour une poignée d’électrons. París: Fayard.

Reconocimiento - CompartirIgual (CC-by-sa 3.0 o cualquier otra posterior)